América de Cali: La fuerza de un gigante (opinión)

La fuerza de un gigante (opinión)

Marzo 27, 2019 - 01:32 p.m. Por:
Liz Frías Maestre - Columnista invitada
america de cali jaguares

Imagen de un compromiso entre América de Cali y Jaguares por la jornada 11 de la Liga Águila I-2019.

Oswaldo Páez - El País

No, no soy de las que vivió el glorioso antaño de mi equipo. Pertenezco a la impulsiva y desmemoriada hinchada joven de ahora. Tampoco soy caleña, ni vengo de una familia de tradición americana.

Que me convirtiera en hincha escarlata era una remota posibilidad que, al darse, solo refleja que América, mi América, es una fuerza visible que hala, que no discrimina, que traspasa todo tipo de fronteras y por eso nunca morirá.

Nací y crecí en tierra guajira, entre la sal y el carbón, en la punta de Colombia. Allá, al último rincón, llegó la ‘Mecha’, nos sedujo y se quedó.

Lea también: América de Cali: "Es un honor que mi gol lo comparen con los de Messi", Luis Sánchez

Oía hablar de un diablo que parecía un rito wayú, un pueblo que entre su culto también aprendió a rendirle honor al rojo de Colombia. Y en los tiempos del ‘Pitufo’, Rincón, el ‘Tigre’ Castillo y Jersson era imposible que solo en Cali se escuchara del diablo, pues su grandeza era noticia, incluso internacional.

Veían mis ojos el imponente diablo y comenzó mi colección, estampas, revistas y amuletos que conservo como un invaluable tesoro, así como la foto del ‘Bambino’ Otálvaro, mi primer amor desde niña. Con los títulos de los años 2000 el equipo era imbatible, incomparable, y en cada fecha sentía cómo palpitaba fuerte el corazón. Comprendí que nacía, señores, una fiel americana que le juró amor y lealtad eternamente.

Llegó la etapa universitaria y fui a estudiar a tierra paisa, la que hace once años me adoptó. El sentimiento parecía no escabullirse y volvía la teoría que el rojo hace presencia en cualquier lugar del país.

¡En Antioquia también existe el diablo! Estaba destinada: con una magia indescriptible, la tercera hinchada antioqueña me atrapó en Medellín. Vino un domingo a jugar el ‘Rojo’ y por primera vez ya no vi a mis negros frente a la pantalla. Los tenía en frente, cerca. Lloré.

Es que hablar de América de Cali es de emociones indescriptibles, como la vez que conocí el Pascual entre lágrimas interminables. Es referirse a un campeón que batalla vestido de rojo, que vivió y venció el infierno porque lleva el escudo de un diablo que no se toca, que se jacta con orgullo de una hinchada fiel que acompaña sin importar la cancha, que exige porque siente a flor de piel los triunfos y las derrotas (que no es otra cosa que pasión).

Una hinchada que se levanta y orgullosa sigue porque está a la altura de un grande. Los que prenden la caldera, los del fuego en el corazón. El domingo pasado volví al Pascual y lo sentí. Me emocioné con ese poema de gol que nos regaló Luis Sánchez frente a Jaguares. Regresé feliz a Medellín.

América es la memoria de sus ídolos en el Pascual, es tradición pura, es el fenómeno de una historia que revive cuando nace un escarlata y que se renueva cuando gritamos un gol.

Aquel 19 por siempre, inmortal en nuestros corazones. No se equivocó el destino, me hizo hincha del imparable pentacampeón, el de 13 estrellas que conmemoran casi un siglo de la inagotable fuerza de sus jugadores, del aliento y la esperanza de los hinchas, del cariño de quienes se han ido y, no en vano, profesan a voces que el América es el club de sus amores, el equipo que exige entrega y personalidad a quien porta la camiseta, que pueda entender que son cosas del corazón.

Hoy, que saboreamos el triunfo, que vuelve la sonrisa típica de un clásico ganado o de un golazo como el de Sánchez y se ven las familias coloreando de rojo las tribunas. Hoy, que tenemos uno de los goleadores del campeonato y estamos en la cima de la Liga, en el lugar que nos corresponde. Hoy, que vislumbramos unión, mentalidad fuerte y un buen momento, más que nunca, ante el mundo y contra el viento, vamos orgullosos los escarlatas. Constantes y firmes alardeamos que nos une la fuerza de un gigante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad