"Hay que tener el coraje para dar pasos": Juan Cruz Real, técnico del América de Cali

Escuchar este artículo

"Hay que tener el coraje para dar pasos": Juan Cruz Real, técnico del América de Cali

Agosto 01, 2020 - 11:55 p. m. Por:
Daniel Molina Durango - reportero de El País
Juan Cruz Real América de Cali

Juan Cruz Real, técnico de América.

Prensa América de Cali

“De la duda no hay retorno”. Corría el año 1996 y esa frase, dicha por el reconocido entrenador César Luis Menotti —campeón del mundo con la Selección Argentina en 1978— caló en el pensamiento de un entonces joven Juan Cruz Real, quien estaba viviendo sus primeros meses como jugador profesional en el Independiente de Avellaneda, siendo dirigido por esa leyenda del fútbol.

Años después de esa charla técnica, sería acertado definir la vida del nuevo técnico del América de Cali con esa oración tan sencilla como contundente.

“Lo que eso quiere decir es que no se puede ser tibio y hay que tomar decisiones”, cuenta el estratega argentino, quien a los 14 años abandonó su natal Tandil para irse a la gigante Buenos Aires a cumplir el sueño de todo niño cuando patea un balón: ser profesional.

Fueron tres intentos los que hizo Cruz Real para quedarse en las divisiones menores de Independiente, el equipo de sus amores, porque en las dos primeras ocasiones lo devolvieron a casa.

Hace unas décadas, en ese país en donde el fútbol está a la altura de la religión, las pruebas a las que se enfrentaban los niños par poder tener la oportunidad de formarse en alguno de los grandes equipos, eran, ante todo, exámenes de selección natural.

“En el predio de Independiente veías a más o menos unos mil niños de todo el país con esa ilusión de quedar. Las pruebas duraban tres días y cuando te tocaba el turno, solo tenías 20 minutos para mostrar tus condiciones”, relata Cruz, que luego de ser aceptado por el histórico club rojo fue respaldado por sus padres para mudarse a la capital y comenzar su historia en el fútbol, esa que lo llevaría a diferentes clubes de Argentina, Colombia —en 1998 jugó en Millonarios y fue dirigido por Jorge Luis Pinto— y Canadá, donde se retiró por una lesión crónica de tendón de Aquiles.

Cruz Real decidió dejar el fútbol y empezar a trabajar en escuelas formativas durante diez años, para finalmente dar el salto como técnico profesional en el Belén de Costa Rica (2015) y el Estudiantes de Mérida de Venezuela (2017).

A Colombia llegó como entrenador a dirigir a Alianza Petrolera en el 2017 y a Jaguares en el 2019, acumulando en total 15 victorias, 10 empates y 26 derrotas, una estadística que hoy en día genera recelo en la hincha del América, que en diciembre vio cómo su equipo logró el título de la mando de Alexandre Guimaraes, quien no pudo continuar en el club por la crisis económica que trajo la pandemia.

En diálogo con El País, Cruz Real habló sobre lo que piensa de esas estadísticas —que considera que son buenas teniendo en cuenta el contexto donde las consiguió— y sobre lo que pretende hacer como timonel del campeón del fútbol colombiano.

¿Cómo califica sus experiencias como técnico en Costa Rica, Venezuela y Colombia?
Para mí, todas las experiencias son positivas. En las dos primeras me terminé alejando por diferentes razones, pero me dejaron cosas importantes. Y luego en Alianza y Jaguares aprendí mucho de este campeonato en el cual sigo y que es muy particular por la geografía en la que se disputa.
En Colombia las experiencias han sido buenas en lo personal, teniendo en cuenta para lo que me contrataron porque logré los objetivos.
En algún punto de la elección por mí, América hizo un análisis de lo que yo he realizado mucho más profundo que los números.

¿Cómo analiza el pensamiento de los hinchas, que lógicamente se quedan con unos números que no son tan positivos?
Es que tampoco es que no sean positivos, en mi humilde opinión. Llegué a Alianza y estuve en los últimos partidos del 2017 y en parte del 2018 con el objetivo de salvar al equipo del descenso, y cuando me fui estábamos con diez puntos de ventaja sobre los equipos más complicados y a cuatro de meternos al octogonal. Me fui por una decisión en conjunto con el presidente, con quien tengo una muy buena relación hoy en día y me recomienda.
Y en Jaguares fue una situación igual, donde yo llego a cinco partidos de que se acabe el año para salvarnos del descenso, tal y como ocurrió. Entonces, los resultados fueron los esperados teniendo en cuenta el contexto en el que estaba. Los hinchas, lógico, no tienen por qué hacer este análisis, pero yo lo hago para fundamentar lo que estoy diciendo.

El respaldo del América, entonces, tiene que ver más con su idea de juego.
Pienso que cuando un club como América toma una decisión es por algo. Me parece que cuando hay una gestión como la actual, que logró el ascenso del equipo y a los tres años lo sacó campeón y lo metió a la Copa Libertadores, es poco respetuoso cuestionar su método. Yo estoy orgulloso y agradecido de que me hayan elegido.

¿Cómo va a jugar su equipo y qué tanto distará del América modelo Guimaraes?
Considero que lo logrado por el profesor Guimaraes y los futbolistas fue muy bueno, y lo que consiguieron habla por sí solo, pero cada cuerpo técnico tiene su estilo y su manera de ver el fútbol.
Yo le voy a apostar a un equipo que sea protagonista en todas las canchas y que por medio del control del juego genere volumen ofensivo y bastantes situaciones de gol. Queremos ganar, pero que el juego sea agradable desde lo estético para el hincha.
Lo que no quiero hacer es entrar en comparaciones, lo que se logró en el pasado fue muy bueno, pero yo vengo a escribir mi propia historia y a implantar algo que estamos convencidos de que va a funcionar con los jugadores que tenemos.

Hablando de eso y de las ausencias que tendrá el equipo —Michael Rangel, Matías Pisano y quizá Duván Vergara—, ¿cuáles serán los objetivos de América tras la reanudación del fútbol?
Nosotros sabemos dónde estamos y con los jugadores tenemos súper claro que América debe rendir al máximo en donde sea. A pesar de las ausencias, considero que el equipo tiene una nómina competitiva para el medio local. Quizá no es tan extensa como la que había antes de la pandemia, pero confío en que el plantel que quedó le puede seguir dando alegrías a los hinchas.
A nivel internacional sabemos que no es fácil por un montón de cosas, como que estamos terceros en el grupo y los dos equipos brasileños (Inter y Gremio) están arriba, pero vamos a ir con mentalidad ganadora a representar al América como se debe.

¿Cómo han sido sus primeros días al frente del equipo?
Muy buenos, contento con el trabajo de los jugadores, que han estado entrenando con muy buena disposición. Veo a un grupo de futbolistas motivados y con ganas de seguir mejorando lo que ya han hecho bien y expectantes con cumplir los objetivos del semestre.
Y en lo personal, estoy agradecido por el recibimiento de los jugadores y de toda la gente que trabaja dentro del club. Se ha logrado una gran empatía y nos encanta trabajar así.

¿Qué tan difícil se ha hecho entrenar con los exigentes protocolos de bioseguridad?
No ha sido fácil porque el fútbol es un deporte de colaboración / oposición, y entrenar de manera individual sin que haya ese contacto entre el que ataca y el que defiende es antinatural.
Pero lo más importante de todo es que desde el pasado 15 de julio se pudieron arrancar los entrenos en la sede, eso mentalmente les ha venido muy bien a los jugadores. Ahora esperamos que podamos comenzar los entrenos colectivos para que nos podamos preparar como lo exige este deporte.

¿Se ha imaginado dirigiendo su primer partido como técnico de América?
Uno siempre quiere competir y se prepara para eso. Día a día estamos ocupados pensando en ese primer día, que llegaría en la última semana de agosto. Para mí seguramente será un momento muy importante y nos seguiremos preparando bien para mostrar mentalidad ganadora y hambre competitiva desde el primer partido.

De la duda no hay retorno...
Esa frase me ha servido para muchas situaciones en mi vida, en donde he tenido que tomar decisiones importantes. Uno tiene que hacer las cosas y no quedarse con la duda de qué hubiera pasado por miedo a equivocarse. Hay que tener el coraje para dar pasos.

La apuesta roja
Sin duda alguna, los directivos del América de Cali se han mostrado muy confiados en su apuesta por Juan Cruz Real.

Tulio Gómez, el máximo accionista del equipo sostuvo hace unas semanas: “Viene un cuerpo técnico bueno al América. A Guimaraes también lo criticaron cuando llegó, así que yo creo que hemos hecho una muy buena elección. Si nos equivocamos, eso lo dirá el tiempo”.

En esa misma sintonía está Álvaro Rius, el director deportivo del equipo escarlata: :“Las estadísticas, es cierto, no apoyaban la contratación de este cuerpo técnico, pero hay que analizar en qué contexto se dieron. No es lo mismo unos números siendo uno técnico del Barcelona, que siendo DT de equipos que peleaban el descenso”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS