Escuchar este artículo

¿Es un rompecorazones? Michael Rangel, delantero de América de Cali, se confesó con El País

Septiembre 14, 2019 - 11:55 p. m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
michael rangel america de cali

Michael Rangel, delantero de América de Cali.

José Luis Guzmán / El País

A Michael Rangel le dicen el ‘rompecorazones’ desde octubre del 2015, cuando dos mujeres se pelearon por él. El goleador había terminado una relación en Medellín —cuando jugaba en Atlético Nacional— y se encontraba saliendo con una chica en Bogotá luego de haber firmado por Millonarios, situación originaria de un largo cruce de dardos entre ambas por las redes sociales.

Siguiendo con sigilo los disparos de 140 caracteres por Twitter estuvo el conocido narrador Eduardo Luis, quien no aguantó la tentación de ‘bautizarlo’ con ese apodo en una transmisión. Ahora, todos los periodistas y los hinchas le dicen el ‘Rompecorazones’ cuando sale figura y marca goles.

“Al final no me quedé con ninguna”, dijo Rangel para zanjar el tema de la disputa entre esas dos chicas finalmente despechadas. Hoy en día, el delantero está casado y tiene dos hijos.

El jueves pasado, en la sede de Cascajal, Rangel —figura del pasado clásico vallecaucano al marcarle dos tantos de cabeza al Cali— habló sobre el fútbol, su vida y el amor. Diálogo táctico-romántico con el goleador americano.

¿Le molesta ese apodo que le puso Eduardo Luis?
Soy parcero de Eduardo Luis y no me molesta. Vivo tranquilo con mi esposa, a la que le conté esa historia y hoy en día soy muy feliz con ella.

¿Se considera un rompecorazones?
Nunca, siempre he sido una persona tranquila y de buenas relaciones. Ahora a lo único que me dedico es a romper redes (risas).

¿Alguna vez le rompieron el corazón?
Sí. Cuando estaba ‘pelao’, como a los 17 años, tuve una novia y bueno, pasaron cosas que no me esperaba y terminé ‘entuzado’.

¿Cómo lo superó?
En ese momento estaba muy joven y los amigos que tenía me ayudaron con palabras y consejos, ya que habían tenido más relaciones. Recuerdo mucho que me dijeron que estuviera tranquilo y confiara en Dios, porque de seguro iba a llegar una mujer que me iba a hacer feliz.

¿Cómo conquistaba a las chicas en el colegio?
Uy, era un loquito (risas). Mantenía soltero, entonces uno se cree lo mejor en el colegio, Molestaba a todas las peladas y a veces coronaba, pero a otras sí no podía robarles los besitos (risas).

¿Cómo es su estilo?
Siempre he sido directo, de ir al grano y hablar serio, con sinceridad.

¿Cómo conoció a la que hoy en día es su esposa?
A raíz de esa discusión de las otras dos muchachas, decidí quedarme soltero, y allí en Millonarios conocí a la que iba a ser mi esposa por medio de Henry Rojas (volante). Ya llevamos tres años de casados.

¿Se considera romántico?
Sí. Lo que pasa es que soy malo para recordar las fechas especiales, pero considero que no tengo que esperar una fecha para tener un detalle o hacerle una invitación a cenar a mi esposa. Todos los días son importantes y uno tiene que aprovecharlos al máximo.

¿Cree que el fútbol se parece al amor?
En esto del fútbol hay que vivir cada momento y aprovechar, y así es con mi esposa y mi familia. Sé que debo valorar cada momento que tenga con ellos, entonces esa frase tiene lógica.

Hablando de vivir el momento, su presente en América es muy bueno. Conquistó a los hinchas con esos dos goles en el clásico. ¿Cómo vivió eso?
Fue algo muy lindo. Todavía veo los goles, los recuerdo y me siento muy feliz. Además, fue especial porque mis papás y mi esposa estaban en la tribuna. Por otro lado, para nadie es un secreto que tener el estadio lleno es algo que lo motiva a uno como futbolista, escuchar a toda esa gente apoyando no tiene precio.

¿A qué le apunta con este América?
Desde que llegué me puse mis metas, a corto y largo plazo. Estoy tranquilo, contento y con los pies en la tierra. He tenido la confianza del ‘profe’ y de los compañeros, y eso es positivo. Además, tenemos un gran grupo, muy sano y ganador. Sé que tengo también que retribuirles a los directivos ese esfuerzo que hicieron para traerme.
Mi objetivo principal es ser el goleador del equipo, pero ahora solo tengo en mente el partido de este domingo contra Jaguares. Tenemos que ganar para seguir arriba en la tabla.

¿Cuál es la clave para estar siempre con los pies sobre la tierra?
Tener siempre presente a Dios por encima de todo. Considero que soy una persona fuerte espiritualmente y me refugio en él. Cuando a uno le salen bien las cosas todos te aplauden, pero cuando no, empiezas a recibir críticas. Entonces, en el caso mío, no me creo más cuando me elogian ni menos cuando me putean.

¿Cuál es el técnico que más lo ha marcado?
Rubén Israel (uruguayo). Lo tuve en Millonarios y me ayudó a crecer mucho en todos los aspectos, tanto en lo futbolístico como en la parte personal. Siento que por eso hice una gran cantidad de goles allá. También recuerdo a Flabio Torres, con quien compartí en Bucaramanga, es una gran persona.

¿Y un compañero?
Sherman Cárdenas. Hemos compartido muy buenos momentos. Somos parceros y seguimos mucho en contacto.

¿Qué lección le ha dejado el fútbol?
Que hay que trabajar día a día, ser responsable y darlo todo cuando estés entrenando. Así las cosas te van a salir siempre de la mejor manera. Además, en el fútbol aprendes algo nuevo todos los días.

En detalle
Rangel ha jugado en equipos importantes de Colombia: Santa Fe, Millonarios, Nacional, Junior y ahora América. También estuvo en el fútbol de Turquía en el 2017.

Su música favorita es la cumbia. Baila cada que marca gol.
‘La Casa de Papel’ y ‘Vikingos’ son sus series favoritas.

Su ídolo en el fútbol es Hugo Rodallega, delantero colombiano que milita en el fútbol de Turquía.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS