El desesperante juego del América de Cali (Opinión)

Escuchar este artículo

El desesperante juego del América de Cali (Opinión)

Abril 11, 2021 - 09:01 a. m. Por:
César Polanía - Editor de Afición
yesus cabrera america de cali

Yesus Cabrera, volante de América.

Cortesía: Dimayor

Cada partido es la prolongación de una severa agonía. Desespera ver jugar este América. Inclusive antes de saltar a la cancha. Porque apenas publica el equipo la alineación titular, empieza el sufrimiento. Desde el banco, el técnico Juan Cruz comienza dándoles ventaja a los rivales.

Pablo Ortiz no es lateral, pero el argentino insiste con ubicarlo por el costado izquierdo y eso significa darles vía libre a los delanteros contrarios. Además, restarle proyección a su propio equipo, porque nunca, profesor Cruz, nunca va a ver a Ortiz emprendiendo un carrerón por la izquierda, dejando rivales en la cancha y enviando un centro o anotando gol. Si en Cascajal hace eso, pues nos lo estamos perdiendo en los partidos, porque no lo hemos visto. Entiendo que alguna vez ubicarlo como lateral izquierdo haya sido una estrategia para contrarrestar el ataque de determinado rival, pero no puede ser la constante, cuando en el banco hay jugadores naturales en esa posición como Nicolás Giraldo, Héctor Quiñones y Daniel Quiñones.

Pero Ortiz y su mala ubicación no son la única razón del desesperante juego del América, que viene de ser bicampeón de la Liga, así no lo parezca. No voy a decir que el equipo de Guimaraes y el del propio Cruz que alzaron la copa en el 2019 y el 2020 eran maravillosos, pero sí le sacaban amplias diferencias al América de esta temporada.

El del 2021 es un equipo lento, predecible, sin ímpetu, sin empaque de campeón, sin variantes ofensivas, muchas veces soso, carente de ideas y sin libreto de juego, más allá de lo que pueda surgir de una individualidad.

Pero hasta la genialidad de sus jugadores se ha perdido. Es malo el nivel de Yesus, que terminó la campaña pasada como uno de los artífices del título. Es malo el nivel de Vergara, que no sé si ya puso su cabeza en otro lado, pero cada vez está más lejano de su fútbol. Es malo el nivel de Lucumí, que hace rato, inclusive cuando estuvo en Nacional, embolató ese juego desbordante y peligroso que alguna vez mostró. Y es malo el nivel de Carrascal, que suele verse incómodo en la cancha y ya no saca al equipo desde el fondo.

Hay jugadores que no caben en esa misma bolsa. Santiago Moreno es uno de ellos. Ha jugado como extremo, como 9 y hasta de 10, como contra Jaguares, en algunos tramos. Y tiene actitud defensiva, recupera balones. Adrián Ramos es otro. Su ausencia se nota y las lesiones han jugado en su contra. Graterol ha sido un salvador. Por momentos comete errores, pero son más los goles que evita. Marlon Torres puede ser otro. Batallador siempre, inclusive corrigiendo errores de su compañero de saga. Y tampoco meteré en la misma bolsa a Luis Paz, a quien han dejado solo, absolutamente solo, en la marca.

Hay que mencionar que falta ver más a Cambindo, a quien Cruz ya no le da más chance, como sí lo hizo con un Aldaír que no es 9.

Y no podría ignorar que, en mi concepto, al técnico le falta leer mejor los partidos cuando se trata de corregir. Sus cambios resultan lejanos de mi comprensión.

Esta campaña solo le vi un buen partido al América. Fue contra el Cali en Palmaseca. Ese día jugó fútbol, creó opciones, fue dinámico, exploró todos los terrenos e hizo dos goles. Los demás juegos han sido una repetición del mismo América que fecha tras fecha refleja una agonía severa. Será Tolima quien lo sepulte o lo reviva.

@cjotapolania

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS