Visita incómoda

editorial: Visita incómoda

"En el plan de mejorar su relación con Colombia y después de su rápido periplo por Uruguay, Argentina y Bolivia, el presidente Hugo Chávez llega hoy a Cartagena".

Visita incómoda

Abril 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"En el plan de mejorar su relación con Colombia y después de su rápido periplo por Uruguay, Argentina y Bolivia, el presidente Hugo Chávez llega hoy a Cartagena".

En el plan de mejorar su relación con Colombia y después de su rápido periplo por Uruguay, Argentina y Bolivia, el presidente Hugo Chávez llega hoy a Cartagena. Una visita incómoda, pese a los esfuerzos del Gobierno Nacional por dar a entender que las cosas han cambiado en forma radical con el régimen bolivariano.Chávez llegará de su encuentro con Evo Morales, en el cual ratificó su mandato de “fortalecer el eje Venezuela-Bolivia”. Arribará sin resolver aún los graves inconvenientes que padecen los exportadores colombianos que de buena fe hicieron negocios en el país vecino y hoy sufren las trabas y los inconvenientes que todavía les atraviesa la burocracia chavista. A pesar de los anuncios sobre una normalización en esos pagos, lo cierto es que los empresarios colombianos han debido asumir costosas pérdidas y extorsiones para satisfacer sus acreencias.En ese orden de ideas, es posible que en su encuentro con el presidente Juan Manuel Santos, Chávez se refiera a la posibilidad de negociar un tratado de comercio con nuestro país, que reemplace el Pacto Andino firmado en 1968 y transformado en Comunidad Andina de Naciones. Ese era el marco que regía las relaciones colombo venezolanas, infortunadamente destruido por el retiro del vecino a causa de las persistentes violaciones y de las prevenidas y poco claras intenciones políticas con respecto a la libre empresa.Por todos esos inconvenientes, y pese a las afirmaciones de los cancilleres sobre un “relanzamiento” de la relación entre los dos países, no parece factible que los empresarios colombianos se muestren interesados en realizar negocios que impliquen la intervención del gobierno venezolano. Y se despiertan temores explicables sobre la posibilidad de que Colombia se pliegue a los caprichos del mandatario que representa la revolución bolivariana. En la cita también se pasará revista a las actuaciones y los resultados que han tenido las comisiones bilaterales creadas después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Para nuestro país, lo más importante es sin duda lo referente a su seguridad, amenazada por el refugio que el gobierno de Chávez le otorga a varios de los más connotados cabecillas de las Farc y del ELN. Aunque es verdad que algunos miembros de esos grupos, todos de tercer nivel, han sido capturados, es innegable que el territorio venezolano sigue siendo amparo seguro de quienes han usado el terrorismo en Colombia para evadir la acción de las autoridades. Con esas inquietudes como telón de fondo, se espera que la cumbre de Santos y Chávez produzca declaraciones formales acompañadas de abrazos efusivos dirigidos a demostrar lo bien que marchan las relaciones entre sus gobiernos. Pueda ser que esas expresiones se conviertan en los hechos reales que esperan los pueblos de Colombia y Venezuela para impedir la interferencia de los violentos y las trabas que crean las ideologías, obstaculizando el trabajo armónico y de beneficio mutuo que durante dos siglos unió a los países liberados por Simón Bolívar.

VER COMENTARIOS
Columnistas