Un tesoro en peligro

Julio 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Y es que el proceso para incluir la Estrella del Inírida entre las protegidas es el resultado de un debate entre los Ministerios de Ambiente y de Minas que durante más de una década discutieron si era más importante preservar su medio ambiente o permitir la explotación de las grandes reservas de oro y coltán que allí existen.

La Estrella Fluvial del Inírida en uno de los parajes colombianos que concentra mayor riqueza biológica. En sus 283.000 hectáreas de selva, ríos y humedales, conviven 903 especies de plantas, 476 de peces, 40 de anfibios, 60 de reptiles, 324 de aves y 200 de mamíferos.El increíble paraje está ubicado en el departamento de Guainía en límites de Colombia con Venezuela y donde se cruzan los ríos Inírida, Guaviare, Atabapo y Orinoco. Ahora se pretende incluirlo en el Convenio de Ramsar como área protegida de interés mundial, una de las mejores noticias que en asuntos de medio ambiente podía recibir Colombia.El Convenio de Ramsar fue firmado en 1971 en la ciudad del mismo nombre de Irán y comenzó a regir cuatro años después. Su filosofía gira en torno al concepto de “uso racional”, definido como “el mantenimiento de las características ecológicas, logrado mediante la implementación de enfoques por ecosistemas, dentro del contexto del desarrollo sostenible”.Para el año 2011, un total de 160 estados del mundo se habían sumado a dicho acuerdo, protegiendo 1950 humedales, con una superficie total de 190 millones de hectáreas. Cada tres años los países miembros se reunen para evaluar los progresos y compartir experiencias.Pese a ello, la Estrella está en peligro. “Por lo que representa para la vida, para el agua, no vale la pena poner una mina en la Estrella Fluvial. No podemos aceptar de ninguna manera el cianuro y las grandes dragas en esta zona”, advirtió el presidente Juan Manuel Santos, durante su visita a la zona para firmar el decreto que define a la región como una zona Ramsar.Está claro que la declaración de territorio protegido no parece suficiente para preservar la biodiversidad de este complejo donde, además de la fauna y la flora, conviven una veintena de comunidades indígenas que también deben ser protegidas, amén de las especies biológicas que en su mayoría son únicas en Colombia y el mundo. Y es que el proceso para incluir la Estrella del Inírida entre las protegidas es el resultado de un debate entre los Ministerios de Ambiente y de Minas que durante más de una década discutieron si era más importante preservar su medio ambiente o permitir la explotación de las grandes reservas de oro y coltán que allí existen.Por ahora el pulso sobre qué hacer con este tesoro de la biodiversidad lo van ganando los protectores del ecosistema, aunque el mismo presidente Santos reconoció la dificultad que padecen cientos de habitantes de la región que subsisten a través de la minería artesanal.¿Será suficiente este anuncio, que compromete a Colombia con la comunidad internacional para salvar la Estrella Fluvial o, como piden voces expertas, que se acompañe de la declaración como Parque Natural para que las entidades del Estado responsables puedan incluirlo en sus presupuestos y además les sea posible apoyar a sus habitantes?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad