Responsabilidad compartida

Responsabilidad compartida

Noviembre 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Si bien Colombia está entre los países con menor aporte a la polución, debe preocupar que haya pasado de representar el 0,37% de la emisión total mundial en la década de los años 90, a aportar actualmente el 0,42%. Más grave aún es que el 36% esos gases se produzcan en el sector forestal como consecuencia directa de la deforestación a la que se ha sometido al país.

Colombia deberá reducir su emisión de gases de efecto invernadero, como se comprometió al firmar el Acuerdo de París sobre cambio climático. El Valle juega un papel principal, al ser uno de los departamentos que genera más carga contaminante.Esta semana se dio a conocer el estudio sobre el comportamiento que presentan en el país el dióxido de carbono y otros gases que aceleran el calentamiento global. El Inventario Nacional de Emisiones de Gases Efecto Invernadero realizado por el Ideam, muestra cómo en las últimas dos décadas esas emanaciones se han incrementado en un 15%. Ello quiere decir que las políticas estatales, los programas y en general las acciones para proteger el medio ambiente no están dando los resultados esperados. Si bien el Acuerdo de París apenas entró en vigor ayer, luego de ser ratificado por un número de países que suman el 55% de las emisiones totales en el planeta, Colombia comenzó a trabajar de tiempo atrás para reducir en un 20%, antes del año 2030, el CO2 y otros gases letales para el medio ambiente.Uno de los aportes importantes del Inventario es que por primera vez se conoce cuál es la contribución de las regiones en la emanación de esas sustancias que se acumulan en la atmósfera, dañan la capa de ozono y han acelerado el aumento de la temperatura. Con un 12,10% de las emisiones totales, el Valle se ubica en el cuarto lugar, luego de Antioquia, Meta y Caquetá, así como por encima de Bogotá y Cundinamarca. La industria y el transporte son los dos sectores que más generan gases de efecto invernadero en la región.Si bien Colombia está entre los países con menor aporte a la polución, debe preocupar que haya pasado de representar el 0,37% de la emisión total mundial en la década de los años 90, a aportar actualmente el 0,42%. Más grave aún es que el 36% esos gases se produzcan en el sector forestal como consecuencia directa de la deforestación a la que se ha sometido al país. O que no se hayan enfilado baterías hacia actividades como las agropecuarias, tan importantes para la economía nacional y que representa el 26% de esas emisiones.Conocido ese panorama y ante la inmediatez que demanda los compromisos hechos para desacelerar el calentamiento global, es urgente que la Nación revise sus frentes de trabajo, refuerce las acciones para cumplir, por ejemplo, con su propósito de bajar a cero la deforestación en los próximos cuatro años, y endurezca sus políticas medio ambientales. Al Valle también le cabe responsabilidad sobre un asunto en el que ha hecho adelantos pero no logra aún un cambio sustancial. La industria es motor de desarrollo para la región y debe comprometerse con producciones limpias y sostenibles, como lo deben hacer el sector del transporte, el comercio y los vallecaucanos, a quienes se debe educar para ser amigables con su entorno natural.La hoja de ruta se puede trazar con la información disponible y garantizar que se cumpla por el bien del Planeta. Como dijo el Viceministro del Medio Ambiente, “cuando se hace un gran diagnóstico, se puede hacer un buen tratamiento”.

VER COMENTARIOS
Columnistas