Los cambios del proceso

Los cambios del proceso

Julio 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Hay pues una modificación que podría considerarse dramática. Según informaron el jefe de la delegación oficial y el Alto Comisionado de Paz, se pasará de los ciclos de once días que se acordaron en un principio y los cuales no parecen ya eficaces para el avance de la negociación, a la concentración en los temas que faltan por definir, los más cruciales del proceso.

De nuevo, la situación del proceso con las Farc se toma la primera plana de las noticias en Colombia. Esta vez son los cambios que han debido adoptar las partes para darle un vuelco al procedimiento y tratar de recuperar la confianza que se ha ido perdiendo en tres años de una negociación estancada.Cuatro meses es el plazo que ha fijado el presidente Juan Manuel Santos para lograr progresos, so pena de tener que suspender el proceso que inició con decisión y generosidad. Las palabras del Primer Mandatario el pasado domingo sucedieron al comunicado desde La Habana, en el cual se informa de un cambio en la metodología, además de una ampliación de la tregua unilateral que anunciaron las Farc.Hay pues una modificación que podría considerarse dramática. Según informaron el jefe de la delegación oficial y el Alto Comisionado de Paz, se pasará de los ciclos de once días que se acordaron en un principio y los cuales no parecen ya eficaces para el avance de la negociación, a la concentración en los temas que faltan por definir, los más cruciales del proceso. Lo cual significa que la discusión será permanente, se concentrará en la justicia y las garantías, así como la dejación de armas y el cese bilateral de fuegos.La novedad es el inicio en forma oficial de los procesos para llegar al cese el fuego bilateral. Según lo expresado por el presidente Santos, lo que se busca es empezar a definir la manera en que será aplicado y la forma en que se hará la verificación nacional e internacional, sin que ello signifique aplicarlo antes de que se logre el acuerdo definitivo. Mientras tanto, el objetivo será adelantar en la definición de la justicia que se aplicará a las Farc y el resarcimiento que les dará a las víctimas.De los anuncios conocidos ayer también se deduce que mientras las Farc mantienen su cese el fuego unilateral, aún no se conoce si ello incluye detener el narcotráfico, el reclutamiento de menores o la extorsión a los campesinos. Por su parte el Gobierno procurará desescalar el conflicto, lo que implica reducir la actividad de la Fuerza Pública.Sin duda, los cambios son consecuencia del rechazo que los colombianos están expresando a una negociación que si bien respaldó en sus inicios, ahora muestra sus reparos, de acuerdo con las encuestas conocidas. Todo indica que se está convirtiendo en otra frustración, debido a la reticencia de las Farc y a su recurrencia al terrorismo y la violencia. Lo que estaba sucediendo era que el Gobierno aportaba todo mientras el grupo armado ilegal usaba el terrorismo y la más variada gama de recursos para amenazar la Nación, mientras desplegaba toda su retórica para desinformar sobre lo que estaba sucediendo.Se produjo así un remezón de importancia en la negociación. Es de esperar que sirva para destrabarla, para devolverle la confianza y ponerle un límite en el tiempo. Todo lo cual dependerá de que las Farc demuestren una verdadera voluntad de paz, y dejen de usar el deseo de la Nación y del Gobierno para engañar a los colombianos. Es decir, para que no repitan la historia.

VER COMENTARIOS
Columnistas