¿Locomotora recalentada?

Abril 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Al menor valor del oro se suma la disminución en el precio internacional del petróleo, que registra un retroceso de 9,6% en lo corrido del 2013. Aunque se vuelve a hacer presente el descenso de la demanda de China y Europa, la razón principal es el aumento en las reservas en los Estados Unidos. Un cuadro preocupante para nuestro país, cuyo crecimiento está basado en el auge de la minería y el petróleo".

El 2013 no ha sido un buen año para el mercado de los metales y no pinta mejor para el de los hidrocarburos. La caída en el precio del oro sacudió esta semana la economía mundial que ha tenido en el mineral un refugio exento de los vaivenes de las crisis financieras, mientras la expectativa está puesta sobre el petróleo que sigue con tendencia a la baja.Luego de 12 años de alzas permanentes, el oro tuvo su mayor retroceso en tres décadas y cayó un 12,6% en apenas dos jornadas. Del precio máximo de US$1.923 registrado en el 2011, la onza bajó a US$1.385 en los últimos 8 días lo que generó pánico en mercados bursátiles y puso a tambalear a bancos centrales, inversionistas privados y empresas mineras. Las pérdidas se calculan en US$720.000 millones, cifra lo suficientemente grande como para asustar los mercados. La estabilidad del oro frente a monedas como el dólar lo convirtió en refugio para protegerse de las crisis financieras y las sorpresas. La mayoría de bancos centrales, como el de la República en Colombia, tienen parte de sus reservas invertidas en él, además de que su valorización lo convirtió en alternativa para la baja rentabilidad de los títulos de deuda de los Estados Unidos. Así mismo la tendencia alcista que lo llevó a precios jamás alcanzados lo puso en el centro de la especulación.Ahora la burbuja se desinfla, según los expertos por la menor expectativa de crecimiento económico en China, el mayor comprador de metales del mundo. También por la venta de reservas de oro a la que se ha visto obligada la banca estatal, en especial en Europa, por la crisis financiera y por la moderación de la inflación en la mayoría de naciones.La incertidumbre por el oro afectó esta semana los mercados bursátiles que cayeron entre 1% y 2,38%. Y frente a la posibilidad de que la tendencia continúe, inversionistas y banca han salido a negociar sus activos en oro. En Colombia se resentirán las reservas del Banco de la República y se desacelerará la industria aurífera que produce 66 toneladas anuales del metal. Al menor valor del oro se suma la disminución en el precio internacional del petróleo, que registra un retroceso de 9,6% en lo corrido del 2013. Aunque se vuelve a hacer presente el descenso de la demanda de China y Europa, la razón principal es el aumento en las reservas en los Estados Unidos. Un cuadro preocupante para nuestro país, cuyo crecimiento está basado en el auge de la minería y el petróleo. De seguir la tendencia, la damnificada será la ‘locomotora’ mineroenergética que representa una porción importante del Producto Interno Bruto. Y aunque parezca extraño, la parte buena de la caída estará en el desestímulo a la minería ilegal que destruye el ecosistema y financia grupos de violencia como las Farc y las Bandas Criminales.Así son las consecuencias de depender de un solo reglón para impulsar el progreso. Lo cual lleva a reclamar que se controle el gasto público que subsidia sin crear riqueza, a insistir en la necesidad de acelerar la inversión en infraestructura y en reactivar la industria y la agricultura como generadores de empleo estable.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad