Las maniobras contra la libertad

Enero 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Es lo que está pasando precisamente en Ecuador, Venezuela o Argentina, donde se pretende silenciar la crítica de la prensa libre mediante la expedición de leyes que pretenden darle carácter constitucional a la censura. O con maniobras como echar mano de la Justicia que es incondicional al régimen para imponer sanciones que en la práctica significan el silencio de la prensa y la expropiación de las empresas de comunicación.

Cuando el próximo miércoles se inicien las sesiones del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, OEA, sus integrantes recibirán el informe sobre la Relatoría Especial Para la Libertad de Expresión, encargada de velar por que se mantenga ese derecho fundamental en el continente. Entonces se sabrá si el propósito de imponer la verdad oficial y de callar la crítica prevalece sobre el derecho de los ciudadanos a estar bien informados y a criticar los actos de los gobiernos. “Toda persona tiene el derecho a buscar, recibir y difundir información y opiniones libremente en los términos que estipula el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Todas las personas deben contar con igualdad de oportunidades para recibir, buscar e impartir información por cualquier medio de comunicación sin discriminación, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.Esos principios son los que informan la Relatoría, creada en 1997. Aunque es parte de una organización formada por los Gobiernos de la región, la entidad ha logrado gestionar con éxito recursos externos como aportes de la Unión Europea. Dineros que son destinados a vigilar porque la libertad de expresión no se vea sometida al abuso de los gobernantes de turno que han elevado esas libertades a la categoría de enemigos.Es lo que está pasando precisamente en Ecuador, Venezuela o Argentina, donde se pretende silenciar la crítica de la prensa libre mediante la expedición de leyes que pretenden darle carácter constitucional a la censura. O con maniobras como echar mano de la Justicia que es incondicional al régimen para imponer sanciones que en la práctica significan el silencio de la prensa y la expropiación de las empresas de comunicación. El siguiente paso es callar a la entidad que desde la OEA denuncia las maniobras de entidades y personas públicas o privadas contra la libertad de expresión. Por eso, el presidente del Ecuador, Rafael Correa, y su colega de Venexuela, Hugo Chávez, han encabezado la creación de una Comisión para revisar las actuaciones de la Relatoría. Su propósito está consignado en las recomendaciones que recibirá el Consejo Permanente de la OEA: que los informes de la Relatoría no sean independientes, con lo cual lograrán que no se traten a profundidad los abusos de los gobiernos; lograr que no reciban dineros distintos a los proporcionados por la escuálida organización americana, con lo cual tratarán de asfixiarla; e implantar un “código de conducta” a sus integrantes, el paso para someter la relatoría a los intereses de los gobernantes que son criticados. Por fortuna para las libertades, gobiernos como los de Colombia, Perú y los Estados Unidos se opondrán a la maniobra que trata de silenciar la crítica al abuso del totalitarismo. Sin embargo, la reunión del próximo 25 de enero en Washington no dejará de ser un nuevo intento de los países del Alba por limitar la libertad de expresión y silenciar a sus contradictores.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad