La reelección de Correa

La reelección de Correa

Febrero 18, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"En realidad Correa, pese a su talante autoritario y su enemistad con la prensa libre, ha tejido con paciencia el respaldo del que disfruta. No obstante su afinidad con el populismo de izquierda que preconiza Hugo Chávez en el ‘socialismo del Siglo XXI’, Correa ha sido prudente y pragmático en el manejo de la riqueza petrolera de su país"

Ayer con una masiva afluencia a las urnas los ecuatorianos eligieron a su Presidente y a su Congreso, en un ambiente festivo y democrático dominado por el mayoritario respaldo al actual presidente Rafael Correa. Un resultado previsible porque el candidato, con una favorabilidad del 80%, era también amplio preferido para ganar la reelección en primera vuelta.Así Correa se convertirá en el mandatario que más continuidad ha tenido en la Presidencia del país. Máxime cuando la oposición a su gobierno se presentó fraccionada, sin propósitos comunes y sin una propuesta que seduzca a la ciudadanía.En realidad Correa, pese a su talante autoritario y su enemistad con la prensa libre, ha tejido con paciencia el respaldo del que disfruta. No obstante su afinidad con el populismo de izquierda que preconiza Hugo Chávez en el ‘socialismo del Siglo XXI’, Correa ha sido prudente y pragmático en el manejo de la riqueza petrolera de su país.La verdad es que la inversión estatal se ve en Ecuador. La construcción de infraestructura es notable, lo mismo que la mejoría del sistema educativo, la disminución de la pobreza y el manejo macroeconómico ortodoxo. Ecuador presenta buenos índices de crecimiento, aumento del empleo, baja inflación y crecimiento de la producción industrial. Tal vez el único lunar sea la baja inversión extranjera, afectada con la renegociación de las explotaciones petroleras. Además, Correa es un comunicador notable que se ha conectado con el pueblo de su país. Su programa radial de los sábados en la mañana es el de más alta sintonía en Ecuador. A ello hay que agregarle que el Estado se ha apoderado de la mayor cantidad de medios posible y su persecución al periodismo libre es implacable.Para los analistas internacionales, Correa está a medio camino entre Chávez y Lula da Silva. Del primero ha heredado se estilo camorrero y su empeño de amordazar a los medios de comunicación y a los periodistas independientes. Del segundo su pragmatismo y realismo económico, lo mismo que la capacidad de ejecución. Por primera vez en muchos años, los ecuatorianos ven y perciben cómo los recursos del Estado se invierten obras de beneficio colectivo, lo mismo que en redistribución de los ingresos. La opinión de un elector, recogida por CNN, lo resume: “Votaré por Correa porque él hace, los demás sólo hablan”.Y sus contrincantes tampoco parecen capaces de hacer alguna cosa más. No pueden unirse ni son capaces de trazar una estrategia común, están alejados del pueblo ecuatoriano y muchos presentan credenciales de dudosa reputación. Sin oposición que cuente, el arrollador triunfo de Correa era inatajable.Lo que no significa que no enfrente problemas. Uno, evidente, la mala imagen internacional por su intolerancia; otro, menos visible pero potencialmente peligroso, su distanciamiento con la Confederación Indígena en torno a la explotación minera en la Amazonía. También, la reticencia del capital extranjero frente a las limitaciones existentes lo mismo que la tendencia a la disminución del precio de las materias primas que el país exporta.

VER COMENTARIOS
Columnistas