La angustia de los Castro

La angustia de los Castro

Abril 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...al repasar el informe del Comité Ejecutivo se encuentra el mismo tono altisonante que aún vive de las glorias de Playa Girón para sostener la dictadura del partido único, ahogar la disidencia y mantener vigente la cartilla de racionamiento de los productos básicos...".

En el informe del Comité Ejecutivo al VI Congreso Nacional del Partido Comunista de Cuba, la verdadera instancia detentadora del poder en la isla, Raúl Castro se autocriticó por “idealismo”, al no comprender que la economía se rige por leyes objetivas a las cuales hay que atenerse.Esta declaración, de la que puede desprenderse un programa de reformas sustanciales, como sucedió en la China de Deng Tsiao Ping, ha tenido, sin embargo, poco efecto. Pues al repasar el informe del Comité Ejecutivo se encuentra el mismo tono altisonante que aún vive de las glorias de Playa Girón para sostener la dictadura del partido único, ahogar la disidencia y mantener vigente la cartilla de racionamiento de los productos básicos.En todo el largo documento no hay luces de esperanza para los cubanos y el régimen parece dispuesto a eternizarse volviendo al pasado, es decir, dejando a Cuba como un país para las diversiones de los vacacionistas de los países ricos, mientras su pueblo no encuentra ocupación, ni en la agricultura, ni en la industria. Los dos pilares del desarrollo de cualquier nación que aspire a abandonar la pobreza.Las autoridades cubanas están enceguecidas con los éxitos obtenidos en la recepción de turistas de Estados Unidos y Europa, pues el año pasado recibieron a 2,5 millones de ellos, y en este primer trimestre ya alcanzaron el primer millón. Con lo que pronto cumplirán con la meta de albergar a 5 millones de turistas en el año. Otra vez la idea de La Habana como ‘el burdel de América’, pues la pobreza en la que se debate el pueblo cubano deja pocas opciones de superación personal a la juventud de la isla.¡Parece increíble que esto pueda celebrarse! Más de 60 años de privaciones y represión, para mostrar como gran logro un modelo económico que se sustenta en los servicios turísticos cuya infraestructura, en muchos casos, pertenece a inversionistas extranjeros que se quedan con la parte del león del negocio. A los cubanos les queda el rebusque: mercado negro de divisas, propinas y coimas y pequeños negocios familiares.A los dirigentes cubanos les ha sido imposible entender la importancia de la iniciativa privada para el desarrollo del país. Ni siquiera les ha servido el ejemplo de China, con todo y lo contundente que es. Viven en medio de un dogma asfixiante, repetido sin cesar desde los preescolares públicos hasta las oficinas del Comité Central, que le impide a la gente buscar la prosperidad por sus propios medios.La Cuba azucarera, aquella próspera economía de plantación fue llevada a la ruina por los delirios de Fidel -recordar la famosa “zafra de los 10 millones”- y nada productivo la ha reemplazado en el campo cubano. Los guajiros ya no tienen motivos alegres para cantar el son y malviven vendiendo cualquier cosa a la vera del camino, casi siempre a turistas de paso que están a la búsqueda de otras cosas.Duele pensar en un país tan bello, tan lleno de cultura y de riquezas naturales, en el que su pueblo padece tantas carencias.

VER COMENTARIOS
Columnistas