El debate ciudadano

Agosto 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Colombia se prepara pues a tomar una de las decisiones más trascendentales de su historia, mediante el ejercicio libre de la democracia. Ahora llegó el momento para que sean los ciudadanos con derecho al voto quienes expresen su opinión positiva o negativa sobre lo acordado. Para que conozcan su contenido, pregunten lo que consideren necesario y ejerza su derecho a participar en lo que será definitivo para el futuro de nuestra nación.

Con la presentación ante el Congreso del proyecto de ley para convocar el plebiscito, arranca en firme la segunda etapa del proceso de negociación con las Farc. Por su misma característica, la de citar a un debate electoral en el cual el constituyente primario exprese su opinión y apruebe o desapruebe lo acordado en La Habana, la obligación es mantener un clima de serenidad y reflexión que evite el ahondamiento de la polarización política que ya vive el país.Atrás deben quedar las polémicas sobre si era o no pertinente negociar con el grupo guerrillero, y en qué condiciones. Durante cuatro años, las delegaciones de ambas partes trabajaron por lograr lo que sin duda debe considerarse como un resultado llamado a cambiar el escenario de la política y de la vida en Colombia.Se trata, ni más ni menos, de terminar en forma civilizada el conflicto con el grupo armado más grande y más antiguo de la historia. En ese propósito se adquirieron unos compromisos para el tratamiento de asuntos fundamentales como la agricultura y el campo, al lado del ofrecimiento de garantías y de condiciones para dejar las armas y reintegrarse a la sociedad y a la política desarmada. Esa ha sido una aspiración constante de los colombianos, a pesar incluso de las épocas en las cuales el terrorismo y la violación de los Derechos Humanos fueron las herramientas de las Farc para tratar de imponer su dominio. No lo lograron, gracias a la determinación de nuestros gobernantes y de la labor destacada e invaluable de nuestra Fuerza Pública.Colombia se prepara pues a tomar una de las decisiones más trascendentales de su historia, mediante el ejercicio libre de la democracia. Ahora llegó el momento para que sean los ciudadanos con derecho al voto quienes expresen su opinión positiva o negativa sobre lo acordado. Para que conozcan su contenido, pregunten lo que consideren necesario y ejerza su derecho a participar en lo que será definitivo para el futuro de nuestra nación. Según la propuesta del Gobierno, el plebiscito deberá realizarse el próximo dos de octubre, lo que significa que quedan treinta y cinco días para conocer el contenido del acuerdo producto de la negociación. En ese propósito, lo que se requiere es la mayor difusión posible del documento firmado por los jefes de las delegaciones el pasado miércoles. Es el deber de ofrecer a los ciudadanos toda la información que requieran para tomar la decisión, una de las más trascendentales de toda nuestra historia republicana. Y de brindar tanto a los defensores del Sí como a quienes promueven el No el espacio necesario para adelantar un debate pacífico y ojalá alejado de intereses políticos distintos a definir si se aprueba o no la negociación. Ese será el objetivo que aspira a cumplir El País en los próximos días. Nuestro propósito es contribuir a que quienes van a tomar la decisión estén suficientemente enterados de lo que está en juego, de los diversos puntos de vista de la opinión, así como de los desarrollos que se sucedan a partir de la firma del acuerdo y de los hechos que se están produciendo alrededor de la contienda democrática que terminará el dos de octubre próximo.

VER COMENTARIOS
Columnistas