Colombia, 200 años

Julio 20, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Hace 200 años, lo que hoy es Colombia y entonces la Nueva Granada inició su tránsito hacia la libertad y hacia la obligación de construir una nación unida y respetuosa de los derechos de sus ciudadanos. Ahora, esa nación, aún joven, muestra las heridas de esa gesta, pero también el orgullo del deber cumplido y el compromiso de no desmayar en la búsqueda de la felicidad del pueblo colombiano, razón de ser de la revuelta del 20 de julio de 1810.La historia cuenta la manera en que el nuevo mundo de América se rebeló primero contra la dictadura que en 1808 ejercía Napoleón Bonaparte sobre España y, después, contra la reacción del imperio español a los intentos de liberación de estas colonias. Por supuesto, el virreinato de la Nueva Granada no fue ajeno. Y si bien las primeras reacciones se produjeron en Cartagena, Cali y el Socorro y después se volvió irrefrenable con el pronunciamiento de Mompox, la de Santa Fe se convirtió en símbolo, precisamente por ser la sede del Gobierno ibérico en los enormes territorios que constituían ese virreinato.En lo que después se calificó como el Acta de Independencia, los dirigentes del movimiento, que a la postre se transformó en el gran intento emancipador, dieron como principio “sostener los derechos del rey Fernando VII contra el usurpador de su corona Napoleón Bonaparte y su hermano José; defender la independencia y soberanía de este reino contra toda opresión exterior que protesta no abdicar los derechos imprescindibles de la soberanía del pueblo a otra persona que a la de su augusto y desgraciado monarca don Fernando VII, siempre que venga a reinar entre nosotros, quedando por ahora sujeto este nuevo Gobierno a la Superior Junta de Regencia”.Es decir, aún no era un verdadero grito de independencia. Pero nueve días después se transformó en la ruptura definitiva, cuando la Junta Suprema convocó el Congreso General del Reino, con la obligación de expedir la primera Constitución. A partir de entonces, e influidos por los vientos renovadores que traían los derechos del hombre y la Revolución Francesa, Colombia se dio a la tarea de construir una patria libre y respetuosa de la ley que iguala a todos los seres humanos.Mucho tiempo, muchas guerras y muchos conflictos han ocurrido desde entonces. La primera tarea fue derrotar la reacción española, lo que se consiguió nueve años después en la Batalla de Boyacá. Y lo que siguió fue la gesta heróica de construir una sola nación de las decenas o quizá cientos de pueblos y culturas que poblaban de manera dispersa la geografía de lo que hoy es Colombia. Un verdadero milagro que ha superado limitaciones geográficas, rencillas ideológicas e intereses de todo orden. Que se sobrepone con decisión a las violencias irracionales y hace lo posible por comprender la riqueza que hay en la diversidad cultural. Es la Nación que reclama la continuación del esfuerzo aún inconcluso por la unidad basada en el respeto, la libertad y el orden que hace 200 años motivaron la emancipación de nuestro país.

VER COMENTARIOS
Columnistas