Agua vital

Agua vital

Noviembre 15, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La urgencia está en proteger sus fuentes, aprovechar en forma racional las ventajas que ofrecen sus cuencas, hacer un uso eficiente y educar a las sociedades de tal manera que se “logren cambios en las prácticas culturales y conceptuales”, uno de los objetivos que se plantea Agua 2011 en Cali.

Con 7.000 millones de habitantes, 13 millones de hectáreas de bosques deforestados cada año, un aumento de los desastres en buena parte por causa del cambio climático y el deterioro de la naturaleza, 900 millones de personas sin acceso al agua potable y 2.600 millones más sin saneamiento básico, obligan a que el mundo hable de la protección de los recursos naturales tanto como de su uso sostenible.El agua como elemento vital en relación con la humanidad y un planeta cambiante, está en el centro de la discusión. De ahí la importancia que tiene Agua 2011, el evento que realiza desde hoy en Cali el Instituto Cinara, de la Universidad del Valle. Un espacio en el que 39 expertos internacionales analizarán los impactos que sobre el medio ambiente tienen la población, la explotación de recursos naturales sin controles efectivos y la urgencia de contar con políticas ambientales y proyectos de educación que permitan cambiar los hábitos y el comportamiento de las sociedades para frenar el daño que se hace al planeta.La responsabilidad empieza por resguardar el medio ambiente, controlar las causas y los efectos del cambio climático y pensar el desarrollo económico sostenible y coprometido con la conservación de los recursos naturales. El agua está en el centro de todo análisis. El Programa Desafío en Agua y Alimentación, presentado esta semana en Brasil, asegura que “hay suficiente agua para satisfacer las necesidades alimenticias, energéticas, industriales y medioambientales en el Siglo XXI”. La urgencia está en proteger sus fuentes, aprovechar en forma racional las ventajas que ofrecen sus cuencas, hacer un uso eficiente y educar a las sociedades de tal manera que se “logren cambios en las prácticas culturales y conceptuales”, uno de los objetivos que se plantea Agua 2011 en Cali.Colombia, como el segundo país con mayor diversidad biológica del planeta y con un potencial ambiental que es esencial para el futuro de la humanidad, tiene una responsabilidad mayor. Sin desconocer el desarrollo de las últimas dos décadas en políticas de preservación y sostenibilidad de sus recursos naturales, los esfuerzos siguen quedándose cortos. Al año se talan 134.000 hectáreas de bosque; 103.000 hectáreas de páramos, es decir el 6% del total, tienen permisos legales de explotación minera; la minería ilegal socava montañas y desvía las cuencas de los ríos; en riesgo están los ecosistemas donde nace el 70% de las fuentes de agua del país. En el control y en la educación, están las claves para frenar su deterioro. Tanto como en lograr que “la locomotora minera” de la que habla el Gobierno Nacional, sea racional y sostenible.Cuando se habla de 7.000 millones de bocas para alimentar, proveer de agua potable y brindarles condiciones mínimas de saneamiento básico y salud; cuando se piensa en un pequeño planeta que albergará a 9.500 millones de personas a la vuelta de 40 años pero que acusa un deterioro creciente de su hábitat, la humanidad se enfrenta a su mayor reto. Que no es otro que asegurar una vida digna para las generaciones del presente y sobre todo para las del futuro.

VER COMENTARIOS
Columnistas