¡Grande, ‘Polilla’!

¡Grande, ‘Polilla’!

Diciembre 13, 2017 - 11:55 p.m. Por: Jorge Restrepo Potes

A finales de los 80 arribó al América el centro delantero uruguayo Jorge ‘El Polilla’ Da Silva a vestir la camiseta con el 9 en la espalda, número que hasta hacía poco había sido el distintivo de un jugador icónico del equipo y uno de los mejores artilleros del fútbol argentino: Ricardo ‘El Tigre’ Gareca a quien tuve la fortuna de ver en Buenos Aires con el River Plate en un clásico contra Boca Juniors, y se me hizo agua la boca con solo pensar que algún día fuera contratado por ‘la Mechita’, como en efecto sucedió al poco tiempo.

Por eso Da Silva no la tuvo fácil pues reemplazar a un ídolo es muy difícil. Pero el hombre era un verdadero ‘crack’ que venía de triunfar en varios clubes de su país como goleador, y así se hizo al cariño de la hinchada roja y con el equipo logró alcanzar dos campeonatos. Nunca volví a saber de él después de su salida del América.

En septiembre último volvió a Cali Jorge Da Silva, ahora como director técnico del equipo que atravesaba uno de sus peores momentos. Después de 5 años de deambular por la B del rentado nacional, todo indicaba que íbamos a continuar en ese desdoroso lugar. Desde un principio se notó el cambio, no solamente de estilo de juego sino de temperamento de los jugadores, que eran los mismos que venían de atravesar el desierto.

Tulio Gómez, principal accionista del club, se la jugó, y le dio a ‘El Polilla’ total libertad de acción para que señalara el modelo de estrategia que se necesitaba para alcanzar el ascenso a la categoría A. Pudo hacerlo, y no solo eso, sino que puso al cuadro rojo a participar en los cuadrangulares en donde alcanzó a disputar la semifinal con Millonarios, una escuadra de muchos pergaminos. Lamentablemente, una salida en falso del buen arquero Bejarano costo un gol en el encuentro de ida jugado en Cali, que terminamos perdiendo 2-1, y en Bogotá, jugando uno de los mejores partidos que le he visto al América en todos los tiempos no pudo anotar el tanto que permitía la definición por pénales, y por eso pasó el adversario a la final con Santa Fe, ya clasificado.

Pero me siento feliz con lo alcanzado. Llegamos más lejos que otros grandes del fútbol criollo: Deportivo Cali, Junior, y Atlético Nacional. Y nos alistamos para los campeonatos del año próximo cuando en cada fecha colmaremos el ‘Pascual Guerrero’. Por eso quiero gritar: ¡Grande, ‘Polilla’!

***

2018 será año de fútbol, ese espectáculo deportivo que se tomó el mundo entero porque la Fifa tiene más afiliados que países la ONU. El 14 de junio y por un mes entero se disputará en 8 sedes rusas el Mundial, y Colombia está llamada a desempeñar importante papel pues tiene una nómina tan buena como la de cualquiera de sus rivales. Si logramos pasar la primera ronda en la que competiremos contra Japón, Senegal y Polonia, podemos tener la certeza de que pelearemos por llegar a instancias superiores.

Ahí estarán Falcao, James, Cuadrado, Sánchez, Teo, Chará, Zapata, y todos esos compatriotas que sudarán la tricolor bajo las órdenes de José Pékerman, el estratega argentino que tantas satisfacciones nos ha dado.
El Mundial tendrá lugar cuando estemos aquí en plena campaña presidencial: ojalá haya suerte en ambos estadios. Colombia la necesita, porque he llegado al convencimiento de que el único día en que los colombianos nos sentimos una nación unida es cuando juega la Selección Nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas