Cambiando el futuro

opinion: Cambiando el futuro

Es el sugestivo título del libro que el jueves pasado presentó el exministro peruano Diego García-Sayán en el instituto de Ciencia Política, que dirige Adriana Mejía.

Cambiando el futuro

Octubre 06, 2017 - 11:50 p.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Es el sugestivo título del libro que el jueves pasado presentó el exministro peruano Diego García-Sayán en el instituto de Ciencia Política, que dirige Adriana Mejía.

El exmagistrado Humberto Sierra Porto hizo una presentación muy bien elaborada sobre este libro recientemente publicado en Lima. Se trata de un testimonio sobre un periodo crucial de la historia peruana. La oposición al gobierno autoritario de Fujimori, la transición hacia la democracia y algunos de los éxitos obtenidos como resultado, precisamente, de un futuro que unos cuantos dirigentes con un apropiado apoyo internacional, se propusieron cambiar. Los diarios de dirigentes políticos, sus memorias, constituyen una excelente contribución al entendimiento real de la vida política. Entre nosotros no es tan común encontrarlos. Al parecer, nos cuesta mucho trabajo reconstruir episodios que hieren susceptibilidades. En Estados Unidos y Europa es casi de rigor ofrecer a la opinión pública y a la academia textos que permitan un mejor entendimiento de cómo funcionan los procesos de decisión. Los que se han escrito sobre la crisis de los cohetes entre la Unión Soviética y Estados Unidos, durante el gobierno de Kennedy, son un modelo. Y los protagonistas se reunieron con frecuencia años después para comparar notas. Así se obtiene un aprendizaje invaluable que permitiría un manejo más racional de una situación como la que se vive hoy entre Corea del Norte y Estados Unidos. Siempre nos preguntamos, si en verdad, aprendemos las lecciones que nos ha dejado la historia.

Tengo bien aprendido que cada protagonista o testigo de un evento clave cree haberlo visto todo, pero ello no es así. Personalmente, lo he comprobado una y otra vez cuando he leído trabajos tan juiciosos sobre el proceso decisorio relacionado con las drogas ilícitas o con la negociación de la paz de El Salvador, y, bien pronto, me doy cuenta de que había muchísimos más elementos y protagonistas que los que conocía, no obstante haber estado muy cerca. Así es la complejidad de la vida política. Reconstruir la historia es muy difícil. Nos sorprendemos con nuevos relatos de episodios históricos que son reformulados gracias a evidencias que ofrecen archivos que antes no se pudieron consultar o diarios y memorias que no se publicaron, o correspondencias que estaban en la intimidad familiar.

García-Sayán nos trae su propia perspectiva sobre lo que fue la transición del gobierno autoritario de Fujimori al de transición y luego al de la consolidación de una democracia renovada en el Perú. Fue Ministro de Justicia durante la transición presidida por el inolvidable Valentín Paniagua y, luego, de Relaciones Exteriores. Sus contribuciones fueron eminentes, siendo la Carta Democrática de la OEA (2001) una de las más significativas.

Con especial interés he leído el capítulo sobre cómo se concertaron los factores que llevaron al abandono del poder por parte de Fujimori, a la captura y procesamiento de Vladimiro Montesinos, el ‘Rasputín’ del régimen. Así lo designa García-Sayán. Este libro complementa el que sobre transiciones democráticas publicaron Sergio Bitar y Abraham Lowenthal. Ellos presentan las enseñanzas que dejaron las Transiciones en nueve países luego de entrevistar a 13 expresidentes y primeros ministros.

Vale la pena leer con lupa las páginas en las cuales explica el papel de la diplomacia en contribuir a que las fuerzas domésticas jueguen un papel exitoso. La diplomacia exige un manejo muy diplomático.

VER COMENTARIOS
Columnistas