Trump intenta superar la polémica racista en EE. UU. con un llamado al patriotismo

Agosto 21, 2017 - 10:34 p.m. Por:
Agencia EFE 
Donald Trump, presidente de Estados Unidos

Donald Trump, presidente de Estados Unidos

EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, trató hoy de dejar atrás la polémica que han generado sus comentarios sobre la violencia racista en Charlottesville (Virginia) con un llamado al patriotismo como herramienta para superar el odio y "amar a toda la gente" del país.

Trump, que había guardado un perfil bajo desde el pasado martes, cuando sus ambiguos comentarios sobre la violencia de grupos neonazis le generaron numerosas críticas, quiso zanjar la polémica al inicio de un discurso para desvelar su estrategia hacia Afganistán.

Sin mencionar Charlottesville ni a los supremacistas blancos, Trump sugirió a los estadounidenses que sigan "el heroico ejemplo" de los militares para encontrar "la inspiración que el país necesita para unirse, curarse, y seguir siendo una sola nación bajo Dios".

"Cuando abrimos nuestros corazones al patriotismo, no hay espacio para los prejuicios, no hay espacio para la intolerancia, y no hay tolerancia para el odio", indicó Trump.

"Los jóvenes hombres y mujeres que enviamos a luchar nuestras guerras merecen volver a un país que no está en guerra consigo mismo en casa. No podemos seguir siendo una fuerza para la paz en el mundo si no estamos en paz entre nosotros", agregó.

El presidente argumentó que el soldado entiende algo que Estados Unidos "olvida a menudo como país: que una herida infligida a un solo miembro de la comunidad es una herida infligida a todos".

"Cuando una parte de Estados Unidos sufre, todos sufrimos. Y cuando un ciudadano sufre una injusticia, todos sufrimos juntos. La lealtad a nuestra nación exige que tengamos lealtad los unos a los otros. El amor por Estados Unidos requiere amor a toda su gente", afirmó.

Tras una tibia reacción inicial el día de los choques violentos en Charlottesville, Trump condenó hace una semana explícitamente a los grupos neonazis, pero al día siguiente, el martes 15, dio marcha atrás y dijo que la culpa de lo ocurrido era tanto de los supremacistas blancos como de los manifestantes de izquierda.

Esas declaraciones le valieron críticas de miembros destacados de su propio partido, además de la pérdida del asesoramiento de importantes empresarios que formaban consejos presidenciales que el mandatario se vio obligado a disolver ante el éxodo de sus integrantes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad