Inminente evacuación de civiles de Alepo tras semanas de una guerra sin tregua

Diciembre 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP
Inminente evacuación de civiles de Alepo tras semanas de una guerra sin tregua

Los sirios abandonarán el área controlada por los rebeldes de Alepo. ONU alertó de atrocidades contra la población civil porque el la fuerza del Gobierno está a punto de entrar a zonas controladas por los rebeldes.

El acuerdo de evacuación fue anunciado por grupos rebeldes y confirmado por Rusia y Turquía.

Los civiles y los rebeldes estaban a punto de ser evacuados de Alepo este miércoles tras concluirse la víspera un acuerdo para una operación que marcará el fin de más de cuatro años de rebelión frente al régimen en la segunda ciudad de Siria.

En las afueras del barrio de Salaheddin, donde todavía se encuentran muchos rebeldes, unos 20 autobuses estaban aparcados, a la espera del inicio de la evacuación, constató la AFP.

Previstas el miércoles a partir de las 5:00 a.m. (hora local), las evacuaciones no habían comenzado más de media hora más tarde.

En el terreno, las armas callaron el martes tras cuatro semanas de intensos bombardeos en los barrios insurgentes en la parte oriental de Alepo.

El acuerdo de evacuación fue anunciado por grupos rebeldes y confirmado por Rusia y Turquía, que apoyan al régimen de Bashar al Asad y a la oposición respectivamente, después de la ola de indignación provocada por las atrocidades cometidas contra los civiles en los barrios conquistados por el ejército.

Decenas de miles de personas siguen asediadas en los últimos barrios rebeldes de esta ciudad, antaño capital económica del país, sometidos a intensos bombardeos del ejército.

Según un jefe de un influyente grupo rebelde, el acuerdo para evacuar "habitantes y rebeldes con sus armas ligeras de los barrios asediados" fue concluido "bajo el impulso de Rusia y Turquía".

El acuerdo "entrará en vigor en las próximas horas", precisó Yaser al Yusef, de la oficina política del grupo Nuredin al Zinki.

"La evacuación de heridos y civiles se hará en primer lugar. Después, los rebeldes saldrán con sus armas ligeras", agregó.

"Los que salgan elegirán ir hacia el oeste de la provincia de Alepo o hacia la provincia (vecina) de Idlib (noroeste)", en regiones bajo control insurgente, prosiguió.

En Nueva York, donde se celebró una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador ruso Vitaly Churkin confirmó un acuerdo para evacuar a los rebeldes de Alepo, que podría producirse "dentro de horas".

También confirmó que los combates habían cesado.

Su homóloga estadounidense en la ONU, Samantha Power, reclamó por su parte "observadores internacionales imparciales" para supervisar la evacuación de civiles que "temen, si lo intentan, ser abatidos en la calle o enviados a alguno de los gulags de Asad".

El Ministerio de Relaciones Exteriores turco habló de un "alto el fuego" en Alepo y de un "consenso" para que los civiles y los grupos de la oposición sean evacuados en dirección de Idlib.

Más de 130.000 civiles ya han huido de los barrios del este, según el OSDH.

Sometidos a cuatro semanas de violentos bombardeos aéreos y al fuego de la artillería, los rebeldes perdieron la casi totalidad de su antiguo feudo del este de Alepo y están arrinconados principalmente en el barrio de Al Mashad.

Incapaz de detener la maquinaria de guerra del régimen, la comunidad internacional intenta poner fin al drama humanitario en los barrios rebeldes.

"Anoche, recibimos informaciones que indicaban que las fuerzas progubernamentales habían asesinado a, al menos, 82 civiles, incluyendo 11 mujeres y 13 niños", había anunciado en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Rupert Colville. 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había mostrado su preocupación el lunes por las informaciones que daban cuenta de atrocidades "contra un gran número" de civiles. 

"Esperamos que funcione. Estamos preparados pero queremos saber de qué forma" se llevará a cabo la evacuación, declaró a la AFP Ibrahim Abu Al Leith, portavoz de los Cascos Blancos, la organización de socorristas que opera en los barrios de la rebelión. 

El ejército sirio y las fuerzas extranjeras que lo apoyan controlan más del 90% del este de Alepo. 

La televisión pública retransmitía el martes imágenes de los barrios conquistados a los insurgentes: un paisaje de desolación, de ruinas y de escombros bajo la llovizna. 

Varios cientos de civiles abandonaban la zona poco a poco, en una fila interminable, algunos envueltos en abrigos o mantas, con sus hijos pequeños y sus parcas pertenencias en bolsas de plástico. 

La conquista total de Alepo, dividida desde 2012, permitiría al régimen de Bashar Al Asad controlar las cinco mayores ciudades de Siria, con Homs, Hama, Damasco y Latakia. Un giro que no hubiera sido posible sin la ayuda de Moscú, activo en Siria desde septiembre de 2015. 

En cuatro semanas, la operación militar en Alepo ha costado la vida a más de 463 civiles en el este de Alepo, según el OSDH, mientras que 130 civiles han fallecido en el oeste de la ciudad.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad