Felipe VI, el rey austero que mejoró la imagen de la monarquía española

Junio 19, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Felipe VI, el rey austero que mejoró la imagen de la monarquía española

Felipe VI asumió la corona a raíz de la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos, cuya popularidad se hundió por los escándalos.

Desde la llegada al trono hace un año, el ahora Rey ha cumplido con mucho de lo esperado, recibiendo el apoyo de la opinión pública de su país.

Cuando el 2 de junio el rey Juan Carlos anunció su abdicación a la   corona española, una brisa de alivió pareció recorrer los pasillos del Palacio de la Zarzuela. Los últimos años de don Juan Carlos en el trono no sólo habían desgastado su imagen, sino la de la propia monarquía.  

Este era el fin de una época de escándalos de todo tipo que habían salpicado a varios miembros de la familia real, incluidos el Rey y la infanta Cristina, y el inicio de una nueva vida para un Príncipe de cara amable  que llevaba toda su vida a la espera de ocupar un puesto para el que se había estado preparando desde  antes de nacer.  

Doce meses después de su proclamación, que se produjo el 19 de junio de 2014, el ahora rey Felipe VI ha cumplido con  mucho de lo esperado, recibiendo el apoyo de la opinión pública, que en cifras,  ha logrado elevar la puntuación de la casa real del 3,72 que alcanzó su padre en la última consulta a 4,34, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, el primero con él al frente de la Jefatura del Estado.

Este avance se da gracias a sus decisiones difíciles, como retirar el Ducado de Palma a su hermana Cristina debido a su imputación judicial. De ella  se alejó siendo aún príncipe, distanciamiento  que se hizo más evidente al no ser invitada a la  proclamación.

En este tiempo también le ha dado un mayor protagonismo a su esposa, la reina Letizia, quien después de abandonar su carrera como periodista había pasado a ser una princesa discreta, sin mucho brillo en actos oficiales, opacada por los titulares de sus cuñadas las infantas y desatando de cuando en vez  las alarmas de crisis en su matrimonio debido a su delgada figura.

En palabras de  Fermín Urbiola, experto en la Casa Real española, “es evidente que el balance del primer año de Felipe VI en el ejercicio de la jefatura del Estado de España es muy positivo”.

Para el biógrafo de la familia real, el éxito del monarca radica en que ha implementado ciertos “valores como el de la transparencia (la nueva web de la Casa del Rey es prácticamente un periódico digital), la austeridad (ha rebajado el presupuesto anual y ha hecho públicas las asignaciones a cada miembro de la familia), la proximidad al español medio (presencia activa en las redes sociales, la convocatoria de ‘nuevos’ colectivos ciudadanos a las recepciones) y  su distanciamiento público de  cualquier manifestación de sus preferencias religiosas”. 

Y es que el Rey ha cambiado hasta su forma de vestir para mostrarse más cercano y oportuno a su pueblo. “De hecho, cabría añadir, en estos 12 meses el Rey ha dirigido sus mensajes mucho más a los colectivos sociales, a los españoles de a pie, que a los estamentos institucionales”, agrega Urbiola.

La periodista Carmen Enríquez, autora del libro ‘Felipe VI, la monarquía renovada’, coincide en que este año el balance es positivo “porque antes de que pasara un mes de su proclamación ya estaba anunciada la composición de la nueva Familia Real, que excluía a las infantas Elena y Cristina. También se puso enseguida una premisa muy importante, y es que nadie de la Familia Real puede desempeñar actividades remuneradas, para que no haya lugar a ningún tipo de desviación”.

Su reinado se resume en una frase: “Una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Con esa divisa empezó Felipe de Borbón y Grecia su vida como Rey. Sin embargo, el panorama no es del todo alentador.

Los problemas de su hermana con la Justicia y el auge de los nuevos partidos emergentes son los retos a medio plazo de su reinado.

Claves del reinado

?

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad