Diputados logran salir de Parlamento venezolano tras más de siete horas de asedio

Julio 05, 2017 - 06:43 p.m. Por:
Agencia EFE
Venezuela Diputados

Simpatizantes del oficialismo se mantienen en las puertas de la Asamblea Nacional hoy, miércoles 5 de julio de 2017, en Caracas (Venezuela). El Parlamento venezolano se mantiene sitiado desde hace más de cuatro horas luego de que un grupo de simpatizantes del chavismo, con palos y armas de fuego, tomará los accesos del lugar e ingresara a la fuerza dejando a varios diputados y asistentes heridos.

Agencia EFE

Diputados del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, lograron salir de la sede del Legislativo, tras más de siete horas de asedio por parte de grupos chavistas que irrumpieron de manera violenta este miércoles, dejando al menos ocho legisladores opositores lesionados y algunos daños materiales.

El Parlamento denunció cerca de las 6:00 de la tarde que 120 trabajadores, 108 periodistas y 94 diputados opositores estuvieron "secuestrados por grupos armados afectos al Gobierno".

Desde las 10:00 de la mañana de este miércoles decenas de personas, algunos de ellos encapuchados, que se identificaron como afectos al Gobierno, se plantaron en las puertas del Palacio Legislativo, en el centro de Caracas, en forma de 'tranca' para imitar las protestas realizadas por los opositores durante los últimos tres meses, según explicaron los propios oficialistas.

El punto de mayor tensión se alcanzó cuando los manifestantes ingresaron hasta los jardines del Parlamento tras un breve forcejeo con los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), responsables de la seguridad de la Asamblea Nacional (AN), según constató Efe.

El asalto se produjo cuando la mayoría opositora, que controla el Parlamento, concluía la celebración de una sesión solemne por los 206 años de la independencia venezolana y, al salir del hemiciclo, los diputados fueron abordados en los jardines de la sede por los encapuchados y personas vestidas de rojo, algunas armadas, según testimonios de los presentes.

Varios periodistas, diputados y trabajadores que se encontraban en las áreas de los jardines y pasillos externos fueron golpeados y robados por el grupo de personas, mientras que otros asistentes lograron esconderse en algunos salones y mantenerse a salvo pese a los intentos de derribar las puertas.

El presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, reportó al menos a cinco diputados heridos, entre ellos los parlamentarios Juan José Molina, Armando Armas, Américo de Grazia, Richard Blanco, Juan Guaidó, además de otros siete trabajadores del Parlamento agredidos.

La Asamblea Nacional informó a través de las redes sociales de agresiones a los diputados Luis Carlos Padilla, Leonardo Regnault y Nora Bracho.


"Estamos todavía secuestrados los diputados de la Asamblea Nacional, asediados por grupos armados por el régimen venezolano", indicó Guaidó que resulto levemente herido, y que reclamó a la GNB su actuación en comparación con la que lleva a cabo ante las protestas opositoras.

"Parece que se les terminaron las bombas lacrimógenas, porque no usaron ni una sola", ironizó.

Aunque los manifestantes fueron desalojados del lugar al poco tiempo por los miembros de la Guardia Nacional, las entradas y salidas de la Cámara permanecen tomadas por los oficialistas aún después del incidente.

El diputado De Grazia quedó tendido en el suelo inconsciente con heridas en el rostro y el cuerpo después de que fuese atacado cuando intentaba ayudar a su colega Armando Armas mientras este recibía patadas en el suelo, y era despojado de sus pertenencias.

Asimismo, el fotógrafo de la Agencia Efe Cristian Hernández fue despojado de su equipo de trabajo y arrastrado por el suelo por el grupo violento, al igual que otros reporteros en el lugar.

Los opositores responsabilizan al cuerpo militar que custodia el Palacio federal legislativo de permitir el acceso de los manifestantes afectos al Gobierno, para impedir que se celebrara la sesión.

Lea también: 'Reapareció el piloto Óscar Pérez y advirtió una segunda fase para rescatar a Venezuela'.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, condenó y pidió que se investiguen los hechos violentos que se originaron en el Palacio Federal Legislativo a los que se refirió como unos "hechos extraños".

Rechazo internacional

Algunas voces a nivel internacional se levantaron reprochando los hechos de violencia en la sede de la Asamblea Nacional venezolana, entre ellas la de la canciller colombiana María Ángela Holguín, quien expresó en nombre del Gobierno su "rotunda condena".

También hizo un llamado al Gobierno de Venezuela y a sus autoridades para que "garanticen la seguridad de los miembros de los poderes públicos y se respete su autonomía, establecida en la Constitución".

Igualmente, Holguín instó a "cesar la violencia y lograr un acuerdo nacional que le permita a Venezuela superar la profunda crisis en que se encuentra".

Por su parte, el gobierno de México expresó su "más enérgica condena" a lo ocurrido a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que expresó en un comunicado su solidaridad con los miembros de la Asamblea Nacional, "cuya investidura debe respetarse en todo momento".

El Ejecutivo mexicano, dijo que "reitera su llamado a todas las partes para que se abstengan de realizar actos de provocación o violencia que profundicen la crisis por la que atraviesa ese país".

"Los hechos ocurridos, en los que se violenta la integridad de un poder soberano, son inaceptables e inadmisibles y alejan aún más a Venezuela de la senda democrática", denunció.

Además: 'Fiscal Ortega, principal rival de Maduro, a un paso de su destitución'.

La SRE recordó que "ha expresado en distintas oportunidades su preocupación por la ruptura del orden democrático que existe en ese país, donde se ha desconocido a la Asamblea Nacional y los hechos de hoy amplían esa ruptura".

"La polarización en Venezuela no puede continuar, ni la violencia puede convertirse en un recurso cotidiano. México exige el cese a la violencia y reitera la urgencia de que las partes lleven a cabo negociaciones genuinas, que conduzcan a una solución duradera para el pueblo venezolano", concluyó.

Mientras tanto, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, países fundadores de Mercosur, expresaron en un comunicado conjunto su "más categórico rechazo" a la violencia desatada en la Asamblea Nacional.

"Tales hechos, precedidos de una intervención de altas autoridades del Poder Ejecutivo, sin previo acuerdo de las autoridades legislativas, constituyen un avasallamiento del Ejecutivo sobre otro Poder del Estado, inadmisible en el marco de la institucionalidad democrática", señaló el bloque regional en un comunicado conjunto.

"Exhortamos al Gobierno de Venezuela a poner fin inmediatamente a todo discurso y acciones que incentiven una mayor polarización, con el consecuente crecimiento de la violencia, y a garantizar el respeto a los derechos humanos, la separación de los poderes y la vigencia del Estado de Derecho", añade el texto.

"Una vez más", los países del bloque, del que desde diciembre pasado Venezuela está suspendida, manifestaron su disposición a "apoyar y acompañar al hermano pueblo venezolano" en la salida de la "grave crisis política, social y humanitaria" que atraviesa su país y "en el camino hacia la restauración plena de las instituciones democráticas y la paz social".

Asimismo, el presidente de España, Mariano Rajoy, calificó como un "violento asalto" lo ocurrido en Caracas. En un mensaje a través de Twitter, expresó su "rotunda condena al violento asalto del Parlamento de Venezuela", y afirmó que España está "con la paz, la libertad y los derechos del pueblo venezolano".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad