"Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país": Humberto de la Calle

"Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país": Humberto de la Calle

Octubre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

Los delegados del Gobierno y las Farc instalaron las conversaciones del proceso de paz en Hurdal, un pueblo a las afueras de Oslo, en Noruega.

Al responder a los periodistas, el jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle, aclaró que en la mesa de negociaciones sólo se discutirán los cinco puntos acordados previamente con las Farc.

Ni el modelo de desarrollo económico que tiene Colombia en la actualidad, ni el régimen jurídico que ampara la propiedad privada, ni el modelo de inversión extranjera vigente en el país, ni la doctrina militar, serán parte de la negociación de paz entre el Gobierno y las Farc, que iniciará en firme el próximo 15 de noviembre en La Habana, Cuba. Esa fue la respuesta que entregó el vocero de la comisión de negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, ante la primera intervención pública del vocero de la guerrilla, Luciano Marín, alias Iván Márquez. Aclaró que "para que eso se discuta las Farc tienen que dejar las armas, hacer política y ganar unas elecciones". El jefe de la delegación del Gobierno -que regresará este viernes a Colombia- fue enfático en recordar que los acercamientos con las Farc no comenzaron hoy y que ya hay una guía sobre lo que van a discutir los representantes de cada parte en la mesa de negociaciones."No está en discusión la presencia de 'Simón Trinidad', la doctrina militar, el modelo económico o la inversión extranjera. Las Farc tienen derecho a exponer sus ideas sin armas, aquí estamos discutiendo es la terminación de un conflicto", dijo y recordó que "es responsabilidad" de la guerrilla ceñirse a la agenda acordada previamente. Ante esto, indicó que "si las conversaciones no avanzan, el Gobierno no será rehén de este proceso". Reiteró que "la situación de Colombia hoy es totalmente distinta, estos últimos diez años han implicado una transformación social muy importante" y que este proceso se da en "condiciones muy distintas", una de las cuales es que el cese al fuego sólo se discutirá en el momento final de las conversaciones."Nada está acordado si todo no está acordado" , dijo y resaltó que se el proceso se inicia con una agenda "audaz y progresista de negociaciones", que incluye temas como el problema de la tierra, que será el primero en ser debatido desde el 15 de noviembre en La Habana. Sin embargo, aclaró que "la finalización del conflicto no es si mismo la consecución de la paz, en la fase tres se dará una etapa de transformación social que será el verdadero motor de la paz. Hoy hay en marcha una transformación en el país (…) y las Farc tiene la posibilidad de participar sin dejar su posición de contraparte". Sobre la situación jurídica de los guerrilleros, en caso de que se llegue a la dejación de las armas, el delegado indicó que "hay unos estándares internacionales, unos compromisos de Colombia" y llegado el punto en el que se discuta sobre la incorporación de los guerrilleros a la vida civil, el Estado colombiano buscará mecanismos de justicia transicional que permitan alcanzar ese objetivo, sin lesionar el marco jurídico al que el país se ha acogido internacionalmente.No obstante, De la Calle enfatizó que para el Gobierno es fundamental exigir reparación a las víctimas y agregó: "las Farc tienen que darle la cara a sus víctimas". También aclaró que no se hará una reforma constitucional para este asunto, ya que para esto existe un Marco Legal para la Paz, aunque sí se tiene pensado poner en marcha, cuando se requiera, mecanismos de referendación ciudadana de todo lo acordado.Igualmente, mostró su deseo de que las Farc puedan exponer sus ideas sin armas y puso de ejemplo otros movimientos de izquierda en América Latina que han llegado al poder en las urnas.Insistió que las conversaciones que seguirán en Cuba continuarán bajo el lema de la confidencialidad, pero que eso no quiere decir que los negociadores trabajarán a espaldas del país y que de hecho se han contemplado varias posibilidades para que los ciudadanos puedan trabajar en la mesa. Según De la Calle, estos diálogos se diferencian de los anteriores por su estructura. En una primera fase, en Cuba, se realizaron unas conversaciones exploratorias y se firmó un acuerdo general. En la segunda fase, entre tanto, se analizarán los puntos del acuerdo y en la tercera se implementarán las acciones acordadas entre las partes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad