“Necesitamos empresas que se arriesguen”, gerente de INNpulsa Colombia

Junio 18, 2017 - 11:20 p.m. Por:
Redacción de El País 
Gerente INNpulsa

Gerente de INNpulsa Colombia, Juan Carlos Garavito.

Archivo El País

Pese a que el Gobierno Nacional ha impulsado la vocación exportadora de las empresas, a través de varios programas de apoyo, todavía hay muchas compañías que no se atreven a explorar este campo, sobre todo, las más pequeñas.

Las razones: algunas temen no tener la capacidad, el capital o el producto para salir en búsqueda de mercados internacionales.

Juan Carlos Garavito, gerente de INNpulsa Colombia, considera que esa mentalidad debe cambiar y pide a las mipymes y a los nuevos emprendedores pensar en los mercados externos y aprovechar de lleno las ayudas del Gobierno.

El dirigente señala que el Valle del Cauca tiene un gran papel que desempeñar por su potencial empresarial y en materia de emprendimiento e innovación.

¿Cómo observa lo hecho hasta ahora en materia de competitividad, pues aún muchas pymes están muy atrasadas?

El trabajo que venimos adelantando junto al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo es el de acercarnos cada vez más a las regiones para apoyarlas en todos los temas de productividad, la innovación y el emprendimiento.

Para nosotros es muy importante todo lo que se está desarrollando en el Valle del Cauca y la estrategia de apoyo a los ‘clusters’ o cadenas productivas, en especial en sectores como proteína blanca, macrosnacks, excelencia clínica, entre otros. Ese apoyo viene desde hace cinco años cuando se creó la entidad. Creemos que existe una gran fortaleza en ese empresariado emprendedor vallecaucano y por eso hemos invertido más de $38.000 millones, donde el aporte de
INNpulsa ha sido de $27.000 millones con el respaldo a 87 proyectos en torno no solo a los ‘clusters’ para que las empresas sean más sofisticadas en sus procesos, sino en alrededor del emprendimiento.

Pero con todos esos programas, ¿qué tan innovadoras son hoy las empresas del Valle, sobre todo para exportar?

Creo que se está desarrollando una tarea muy importante e independientemente de que haya en otras regiones otros índices de innovación departamental superiores, lo clave aquí es que se vienen realizando esfuerzos del sector privado por lograr ese objetivo. Por eso, hoy se ven algunas transformaciones en el tejido empresarial del Valle, también con el apoyo de los gobiernos local y departamental para seguir avanzando en esta tarea. Y uno de esos actores claves ha sido la Cámara de Comercio de Cali con una serie de estrategias para que pensemos distinto, y sobre todo, en avanzar en apoyos a los emprendedores que serán las empresas del futuro. Por eso, ese tejido es cada vez más fuerte para generar más prosperidad en materia de empleo y productividad.

¿Por qué, pese a esos esfuerzos, la mortalidad de las nuevas empresas sigue en ascenso, es decir, aquellas que se crean y no duran más allá de cuatro o cinco años, especialmente por falta de apoyo crediticio?

Allí el Gobierno está haciendo un esfuerzo importante no solo a través de INNpulsa sino a través de otras entidades como el Sena y el Mintic en las regiones. Entendemos la necesidad de que el emprendedor debe ser acompañado en todas sus etapas para que no fracase. Por eso es clave que cuando los emprendedores se estén iniciando en la etapa de crear empresa, cuenten con mentores y expertos que conozcan del negocio para que los orienten acerca de lo que será su futuro. Por eso, el año pasado lanzamos un programa que se llama Aldea, para apoyar a los nuevos emprendedores con una serie de servicios con base en sus necesidades y para reconocer sus debilidades. En lo financiero se ha hecho un buen trabajo para impulsar la creación de fondos de capital y de respaldo a la red de inversionistas ángel (que apoyan con capital a empresas incipientes).

¿Pero los bancos, sí están entendiendo esta política? Aún muchos se niegan a otorgar créditos a los emprendedores porque no cuentan con garantías…

Los bancos sí están entendiendo que prestarles a los emprendedores colombianos y empresas en etapa temprana es un buen negocio. Ya los están viendo no solo como una empresa ya establecida, sino como una futura apuesta de inversión. En el Valle la Cámara de Comercio de Cali está impulsando precisamente un programa en ese sentido a través de ValleImpacta para conectar a esas firmas emprendedoras con los sistemas de financiación bancaria. Por eso, las mentorías (asesorías especializadas) están dando cada vez mejores resultados.

¿Qué explica que aún el 65 % de las pymes y sobre todo aquellos nuevos emprendimientos no tengan todavía cultura para exportar, especialmente por su pobreza innovadora?, pues así lo reveló hace poco una encuesta de Anif...

Aquí cabe es un tema de mentalidad y cultura, ya que cada vez debemos pensar es en grande. Obviamente, todavía hay unas barreras que deben enfrentar las compañías en materia de financiación, y por eso allí se está trabajado muy fuerte con Bancóldex y otras entidades del Gobierno.

Pero lo que necesitamos es que la gente y sobre todo las empresas, piensen distinto en cuanto al comercio externo y no se conformen solo con el mercado local. Entendemos que hay que facilitar más la incursión de esas pymes y mipymes en los mercados internacionales, y especialmente, para derribar esas barreras que lo impiden. Pero necesitamos que las empresas cada vez se arriesguen más y por ello contamos con una herramienta de alistamiento para que las mipymes incursionen en el exterior. Disponemos de unos recursos para que las empresas más pequeñas los utilicen en ese sentido. Eso permite que puedan realizar transformaciones en productos y servicios para competir en los mercados del mundo.

En otras palabras, pequeñas y grandes empresas deben perder el miedo a exportar precisamente en momentos en que el país lo necesita para volver a crecer…

Sí, efectivamente es lo que hay que hacer. Al final lo que podemos decir es que existen muchas entidades que están trabajando para que las empresas logren ese propósito. Es tratar de mirar más allá, y sobre todo, de superar esa quietud. Eso no es fácil para ninguna empresa, pero existen entidades del Gobierno que están apoyando este tipo de acciones para que exporten, especialente a través del Programa de Transformación Productiva para que esas compañías puedan ir escalando posiciones en el campo internacional.

¿Qué falta dentro de todos esos programas para lo que resta de este Gobierno?

Faltan muchas cosas por realizar, y aquí reitero que el Valle del Cauca es una región de un extraordinario potencial en materia de innovación y emprendimiento. Aquí se están realizando unas transformaciones empresariales muy interesantes, en especial a través de los ‘clusters’ que hemos venido apoyando, que tienen el mejor potencial en materia exportadora y para atender el mercado nacional. Eso hará que la región avance más y sobre todo, que vaya sofisticando su oferta de productos y servicios para lograr una mayor expansión a escala nacional con muchas oportunidades de negocios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad