"Es momento de relanzar a Vallenpaz": Rodrigo Guerrero

"Es momento de relanzar a Vallenpaz": Rodrigo Guerrero

Agosto 28, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Rodrigo Guerrero

Rodrigo Guerrero, exalcalde de Cali.

Archivo de El País

Ahora que el país empezó la etapa del posconflicto dentro del acuerdo de paz que el Gobierno firmó con las Farc y que los sectores público y privado tienen un gran compromiso con las regiones que vivieron con mayor intensidad hechos de violencia, llegó el momento de hacer cambios y ajustar estrategias para apoyar el campo colombiano.

Parte de esos cambios los hará la Corporación Vallenpaz, que tiene como propósito desarrollar proyectos de inversión social y productiva en zonas rurales marginadas y de conflicto del suroccidente colombiano.

La idea es hacerle un relanzamiento a la entidad en razón al nuevo ambiente de posconflicto que está viviendo el país.

“En el acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc se contempló la entrega de armas y esa organización ya lo hizo, ahora el país debe avanzar con generosidad para que sus integrantes se puedan reintegrar a la vida civil de manera activa y la única manera de lograrlo es seguir apoyando los proyectos de desarrollo agrícola en las zonas veredales de concentración”, explicó el exalcalde de Cali, Rodrigo Guerrero Velasco, fundador de Vallenpaz y miembro de la Junta Directiva.

"Tengo 80 años y trabajaré hasta que tenga alientos. Espero seguir siendo como el Cid Campeador, que ganaba batallas después
de muerto"

Como se recordará, Vallenpaz nació hace 17 años, motivada por el secuestro cometido por el ELN en en la Iglesia la María en el sur de Cali. Ese hecho hizo que un grupo de empresarios, liderado, entre otros, por el señor Guerrero, decidiera ir más allá de la reflexión sobre el origen del conflicto en Colombia y pasar a la acción.

La propuesta de la corporación es contribuir al logro de la paz promoviendo el desarrollo integral de las comunidades rurales, acompañando a los agricultores en sus procesos, brindándoles formación, capacitación y herramientas para que sus productos encuentren posibilidades reales de ser comercializadas.

Los resultados son evidentes. Se han beneficiado, en 17 años, unos 14.000.000 de campesinos del Cauca y del Valle del Cauca (en municipios afectados por el conflicto como Caloto, Miranda, Padilla, Piendamó, Corinto, Guachené, Puerto Tejada, Buenos Aires, Buenaventura, Andalucía, Roldanillo, La Unión y Dagua).

En el 2016 se logró una inversión en proyectos de $7936 millones, recursos aportados en 7 % por el sector privado, 22 % por agentes de cooperación internacional y 81 % por el sector público.

Una de las estrategias de Vallenpaz, de la cual obtiene buena parte de sus aportes para continuar su trabajo, es la cena anual, que hoy cumple diez años. Esta noche se realiza en el Hotel Intercontinental.

Guerrero Velasco dialogó con El País sobre el futuro de la corporación.

¿Vallenpaz completó 17 años trabajando en medio de un conflicto armado, hoy, que el país vive una etapa de posconflicto, qué se proponen sus directivos?

Estamos en una etapa nueva y tenemos la oportunidad de hacer nuevas cosas. Creo que ahora es el momento más importante para hacerlas porque también tenemos la confianza de los actores del conflicto. Es el momento de hacer el relanzamiento de Vallenpaz con otra motivación.
Entiendo que el temor de antes era otro y ya no lo hay, por eso el relanzamiento se debe hacer sobre la base de unas nuevas tareas para consolidar la paz.

"En Vallenpaz tenemos afincadas nuestras esperanzas, porque Colombia vive un momento de paz y eso representa una gran oportunidad"

¿Cuándo se hará?

En este momento estamos trabajando en ello. Hemos entrado en contacto con las zonas de concentración veredal en la parte alta del municipio de Buenos Aires, en el Naya, Cauca, y estamos desarrollando un proyecto para que los excombatientes y la comunidad puedan tener acceso a toda la tecnología que nosotros hemos adoptado.

¿Qué clase de proyecto?

Como le digo, lo estamos trabajando y el objetivo es seguir contribuyendo al tema de la paz a través del desarrollo en las antiguas zonas de conflicto.

¿Ese relanzamiento incluirá ampliar la presencia de la corporación en otras zonas que son aptas para frutales y cultivos con potencial exportador?


Mire, en estos días hablaba con ‘Mr. Preston’, un inglés que vino a Colombia hace muchos años, invitado por la industria del azúcar. Está dedicado a estimular la agricultura del trópico y ha creado una especie de universidad. Para fortuna nuestra está viviendo en Colombia. Me contó que se ha logrado una productividad impresionante con la yuca, la cual puede convertirse en una planta forrajera.

Lo menos útil de la yuca es la raíz, que es la que nos comemos, pero la hoja de la yuca no se usaba porque tiene una sustancia que produce el coto en las personas; también tiene cianuro, pero hoy en día ya se neutralizaron esas sustancias, así que se puede usar la hoja como forraje, el tallo para hacer carbón activado en la tierra y la planta para el consumo.

Se pueden tener cultivos de ganadería usando la yuca como estrategia productiva. En el Cauca se puede aprovechar al máximo porque siempre ha tenido vocación de ese producto.

¿Qué se puede hacer para sembrar más frutales en esta región?

La idea también es aprovechar mucha tierra del Valle y del Cauca en frutas y en cacao. Mire, ahora tenemos una oportunidad muy grande y la queremos aprovechar.

¿Qué hace falta para lograrlo?

El secreto es la organización, pero también faltan recursos. Creo que en esta etapa tenemos que volver a los primeros años de Vallenpaz cuando el impulso del sector privado fue muy importante.

Nos dijo arranquen que nosotros después nos conseguimos el apoyo con los gobiernos nacional e internacional.

La Unión Europea, especialmente los suecos, nos han ayudado mucho. El Gobierno Nacional y los ingenios del Valle del Cauca también han sido fundamentales.

Yo espero que ahora, con el relanzamiento de la corporación, aprovechemos la coyuntura que hoy vive el país y sigamos creciendo.

No podemos hacer la de ciertos equipos de fútbol, que hacen la difícil y botan la más fácil. Nosotros ya hicimos la difícil, que era mantenernos en la época de conflicto, ahora estamos en la fácil y es mostrar que sí se pueden seguir haciendo las cosas.

¿Cuál es la gran estrategia ahora de Vallenpaz?


La estrategia que pensamos nosotros es la de producir alimentos, comida, que es lo que la gente necesita. Mire, aquí en el país todavía tenemos agua y eso es un avance clave. Hay que aprender a cuidar el agua porque si la podemos tener siempre, será más fácil fomentar la agricultura.

¿Cuándo se tiene proyectado presentar el relanzamiento?


Pues mire, la Cena Vallenpaz se realizará el 29 de agosto y voy a plantear el relanzamiento con toda su estrategia.

Creo que el apoyo de las Pymes es fundamental. La gente se puede afiliar a Vallenpaz con $30.000 al año. Esa es la cuota para estar activo. Y ella nos da una base.

Hoy es la cena

El director ejecutivo de Vallenpaz, Felipe Montoya, informó que esta noche se realiza la Cena anual, un certamen que este año llega a su primera década.

Se reunirán empresarios, líderes de opinión, amigos y aliados del proyecto para compartir con los campesinos de las zonas beneficiadas.
“Cientos de agricultores prepararán lo mejor de sus cosechas para que esta noche, en cada mesa, pueda servirse lo mejor de nuestros campos, pero sobre todo, pueda disfrutarse el placentero sabor de un país que puede vivir en paz”, dijo.

En el Valle, la corporación llega a las zonas rurales de Cali, Roldanillo, El Aguila, Caicedonia, La Unión, Toro, Ansermanuevo, Andalucía , Ginebra, Vijes, Dagua, Buenaventura, Jamundí, El Cerrito, Palmira, Pradera, Tuluá y Florida.

En el Cauca, en Miranda, Corinto, Padilla, Puerto Tejada, Caloto, Toribío, Jambaló, Silvia, Villa Rica, Santander de Quilichao, Buenos Aires, Guachené, Caldono, Piendamó, Cajibío, Patía , Balboa, Argelia, Piamonte, Timbío, La Vega, la Sierra, Sansebastián, Mercaderes, El Tambo, Morales, Suárez, Guapi, Timbiquí, López de Micay.
En Nariño llega a zonas de Leiva, El Rosario, Policarpa y Cumbitara.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad