Lo bueno, lo malo y lo feo de la legislatura del Congreso de la República

default: Lo bueno, lo malo y lo feo de la legislatura del Congreso de la República

Las diferencias por la reforma a la justicia, la educación y la puja de poder entre la coalición, las protagonistas.

Lo bueno, lo malo y lo feo de la legislatura del Congreso de la República

Diciembre 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País Bogotá
Lo bueno, lo malo y lo feo de la legislatura del Congreso de la República

Congreso de la República.

Las diferencias por la reforma a la justicia, la educación y la puja de poder entre la coalición, las protagonistas.

El cierre de la legislatura del Congreso de la República, en la segunda mitad de 2011, tuvo a la polémica como protagonista, debido a que fueron más los hechos escandalosos los que coparon grandes titulares que los resultados que se esperaban.Si bien el presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, aseguró que fue una legislatura con buenos resultados y que “salió muy limpia”, fue evidente que los escándalos estuvieron a la orden del día.Corzo reconoció que hay muchas cosas que se tienen que modificar y que hubo algunos inconvenientes que lo comprometieron más a él que a la misma corporación.Por su parte, el presidente de la Cámara, Simón Gaviria, se mostró satisfecho con la labor cumplida y reconoció el trabajo de los congresistas, al tiempo que admitió que sí se presentaron impasses que finalmente fueron dirimidos.Para el senador y presidente del Directorio Nacional Conservador (DNC), Efraín Cepeda, esta legislatura, obviamente, se vio afectada, en alguna medida, por las elecciones regionales, debido a que “tanto los partidos como los congresistas estuvieron en sus regiones en la campaña proselitista, pero luego de eso se normalizó el trabajo del Congreso”.Lo manifestado por el senador Cepeda evidenció un retraso en la agenda, ya que sólo entre noviembre y diciembre el Congreso le dio trámite a los proyectos clave del Gobierno.Los que no pasaron el añoDentro de la agenda legislativa que radicó el Gobierno y los congresistas hubo varios proyectos que no lograron ‘pasar’ el año y fueron resignados a engrosar los anaqueles de las iniciativas archivadas o aplazadas.Dentro de este paquete se cuentan iniciativas como la denominada ley de derechos de autor en internet, que fue bautizada como la ‘ley Lleras’ y que tuvo serios reparos por parte de la comunidad encargada de los administadores de páginas web.Otro de los temas que generó polémica fue la reforma a la educación, la cual fue motivación para que el estudiantado protestara y presionara al Gobierno para su retiro. Ante las vías de hecho, el presidente Juan Manuel Santos y la ministra de Educación, María Fernanda Campo tomaron la decisión de retirar la iniciativa y aplazarla para el año entrante.Finalmente, las otras que no tuvieron buen final fueron las del referendo de cadena perpetua para violadores y maltratadores de niños, la prohibición del aborto para los casos autorizados por la Corte Constitucional y el proyecto de jubileo, que pretendía la excarcelación de quienes hubieran cometido delitos comunes y que hubieran cumplido las tres quintas partes de la condena.Todas estas iniciativas determinaron enfrentamientos entre las bancadas del Congreso y el anuncio de otras medidas para que dichas propuestas no se quedaran en el tintero.Así terminó el periodo legislativo y todo indica, según analistas, que la situación no va a variar mucho en marzo de 2012 cuando se reinicien las labores legislativas.Lo buenoUno de los principales elementos que caracterizó la labor del Congreso fue la consolidación de la Unidad Nacional en el Congreso, que ratificó la presencia de los partidos Liberal, Conservador, Verde, Cambio Radical y la U y fortalecieron las bases de la gobernabilidad del presidente Juan Manuel Santos.Sobre este aspecto el representante de la U, Angel Custodio Cabrera dijo que el Gobierno cuenta con la garantía de que tiene un Congreso que lo respalda “en todas sus inciiativas y que luego que le ha entregado las herramientas para la gobernabilidad viene la aplicación de toda esta normatividad”.Por su parte, el senador Armando Benedetti aseguró que el presidente Santos cuenta con las herramientas. Pero Benedetti va más allá. “Ahora la labor de la Unidad Nacional también es de control político para analizar la aplicación de todos esos elementos normativos que se le otorgaron al Gobierno para sacar adelante sus planes”.Esa consolidación de la Unidad ya comenzó a demostrar que algunas colectividades comienzan a tomar la delantera como el Partido Liberal, que se ha vuelto protagonista de primera línea de la coalición y que además ha logrado jalonar a los demás colectivos para que la agenda pueda salir avante.Así mismo, el Congreso logró consolidarse en materia de medios a través de la estrategia de comunicación y de transmisión de los debates a través de radio, televisión y web.Lo maloDurante la legislatura que terminó ayer oficialmente en el Congreso se registraron una serie de escándalos que ‘enturbiaron’ la labor del parlamento en la segunda parte del 2011.Uno de los que protagonizó estos hechos fue el presidente del Senado, Juan manuel Corzo, quien ininció su gestión al frente del legislativo se refirió al proyecto de ley de equilibrio de poderes, en el que vinculó el tema de la inmunidad parlamentaria.Este tema generó un gran debate, en la medida en que sectores lo acusaron de busca beneficiar a los congresistas con presuntos vínculos con grupos armados ilegales en lo que se ha denominado la parapolítica.Pero Corzo también protagonizó otro suceso y fue con el tema de la gasolina para los carros y en el ambiente quedó grabada su frase de que “a los congresistas no nos alcanza la plata para tanquear las camionetas”.Pero los escándalos no se quedaron ahí. En la Cámara, el director Administrativo Jairo Jaramillo, quien se vio envuelto en iregularidades contractuales que le determinaron una sanción de la Procuraduría General con destitución del cargo e inhabilidad de 14 años para ejercer cargos públicos. Jaramillo no se quería ir y el presidente de la Cámara, Simón Gaviria, casi que lo tiene que sacar con la Policía de su despacho. Finalmente acató la decisión y abandonó las dependencias del Congreso.Lo feoParalelo a los escándalos, hubo varios episodios protagonizados por los congresistas y las bancadas en el Congreso que dejaron una mala imagen de esta corporación.Un hecho de estos lo protagonizó la bancada del Partido Conservador, cuando manifestó su inconformismo al presidente Juan Manuel Santos por el trato que estaba recibiendo dentro de la Unidad Nacional y el gabinete ministeria, lo que derivó, incluso, en que amenazaran con no acompañar varios proyectos radicados por el Congreso.Analistas como León Valencia coincidieron en que los conservadores estaban acostumbrados a un tratamiento preferencial que les dio el expresidente Álvaro Uribe durante ocho años y con la llegada de Santos “este protagonismo no fue el mismo”.En ese momento el primer Mandatario llamó la bancada a una reunión en la Casa de Nariño y luego de ese encuentro el presidente del conservatismo, José Darío Salazar dijo que todo se había normalizado.Otro ‘boicot’ lo protagonizó el mismo partido del Presidente, La U. A principios de noviembre, la bancada de Gobierno paralizó en dos ocasiones la plenaria de la Cámara como protesta por la decisión del titular de esa corporación, Simón Gaviria, de no entregar vehículos a los parlamentarios.En ese momento, el Jefe de Estado los llamó al orden y luego de una reunión en Palacio se normalizaron las cosas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad