“Ha habido un gran ataque de la mafia a nuestra Policía”: Mindefensa 

Mayo 14, 2017 - 11:24 a.m. Por:
Por: Carolina Perdomo y Miguel A. Garrido
Luis Carlos Villegas

Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa.

Colprensa

"Es la acción cobarde de una organización criminal. No es la manifestación de una organización que está creciendo, que es próspera; por el contrario, es de una organización que se siente amenazada por la Fuerza Pública, por los golpes grandes que han recibido en las últimas semanas”.

Así, el ministro de la Defensa Nacional, Luis Carlos Villegas, se refiere al ‘Plan Pistola’ que, se dice, está ejerciendo el ‘Clan del Golfo’ en varias zonas del país contra la Fuerza Pública.

Sin embargo, el funcionario reconoce que desde el pasado 2 de mayo seis uniformados y dos civiles han muerto por esa causa, que también ha dejado una treintena de lesionados.

Eso sí, el Ministro sostiene que la Policía Nacional “ha tomado las precauciones, sin abandonar su misión primaria que es garantizar la seguridad de la ciudadanía”.

Sobre la estrategia contra el ‘Clan del Golfo’, Villegas habló con Colprensa, pero también se mostró confiado de que la situación de seguridad en el Chocó cambie con el despliegue de uniformados en esa región y valoró lo que ha sucedido durante el cese el fuego y de hostilidades con las Farc.

¿Definitivamente existe un ‘Plan Pistola’ contra la Fuerza Pública?

Sí. Yo denuncié que había ese designio, lo supimos por información que nos llegó una vez se llevó exitosamente la operación en que cayó alias Pablito, uno de los grandes jefes del ‘Clan del Golfo’. Hemos podido establecer que después de ese hecho se modificó la estructura de esa organización mafiosa y suscitó una reacción caótica en su interior.

Ello cual ha dejado un saldo aterrador por las técnicas para asesinar policías, quienes en muchos casos van desarmados, saliendo de su servicio y que desde el 2 de mayo deja a seis uniformados y dos civiles muertos, además de 30 lesionados, 22 de los cuales son policías, dos son funcionarios del Inpec y seis son particulares.

La Defensoría informó que la alerta por este ‘Plan Pistola’ se extiende a nueve departamentos…

Me parece que nueve departamentos es ir más allá de lo que las informaciones dicen. Tenemos establecido que se ubican donde tradicionalmente han estado, no hay municipios adicionales, no es que los municipios se hayan convertido en teatros del crimen organizado recientemente, por el contrario. Pero en todos ellos la Policía Nacional ha tomado precauciones, sin abandonar su misión esencial y primaria que es garantizar la seguridad de la ciudadanía.

¿Cómo ve la actitud de la ciudadanía frente a esta situación?
Me ha impresionado mucho, hemos tenido numerosas denuncias de atentados que iban a realizarse y que fueron frustrados. Eso ha permitido detener a numerosos sujetos, probablemente miembros del ‘Clan del Golfo’, quienes estaban listos para atentar. En Cauca fueron detenidos once adultos y dos menores e incautadas sus armas. El jueves, Lorica, Córdoba, fueron capturados dos.

Si bien ha habido un gran ataque de la mafia hacia nuestra Policía, también la acción de la institución ha sido contundente. Hemos capturado 36 delincuentes, neutralizados a 9 y decomisado abundante arsenal y dinero en efectivo, que servía para pagar las nóminas de esa mafia.

¿Qué decirle a los colombianos que sienten temor por este ‘Plan Pistola’?

Que tenemos una Fuerza Pública fuerte, que está siendo vista como un enemigo poderoso por las organizaciones mafiosas y criminales, eso quiere decir que se está actuando bien y que se tiene la capacidad no solo de proteger a los ciudadanos, sino de protegerse así misma.

Usted habla de dos menores de edad detenidos recientemente y en Cali se habla de capturas de niños que hacen parte de estas estructuras…

Cuando una organización armada tiene que apelar al reclutamiento de menores es porque ha perdido toda su influencia sobre la población donde reclutaba. Así pues, el que aparezcan menores en sus filas quiere decir que estamos en vía de debilitamiento de ese reclutamiento.

¿Cuántos hombres se calcula que integran el ‘Clan del Golfo’?

Creemos que hoy son la mitad de lo que eran hace cinco o seis años, cuando eran unos 4000. Hoy creemos que están en unos 1700 armados, sin contar por supuesto las redes de apoyo.

¿Cómo se están blindando para prevenir el ‘Plan Pistola’, cuántos efectivos están detrás del ‘Clan del Golfo’?

Estos hechos son reiterativos, en años anteriores han apelado a este rechazable procedimiento del ‘Plan Pistola’ al ser golpeados por la Fuerza Pública. Toda nuestra Fuerza Pública persigue estas estructuras, no hay uno solo de los 500 mil hombres y mujeres en uniforme que no estén pendientes de rechazar esa violencia.

¿En qué va el secuestro del funcionario de la ONU por parte de la disidencia de las Farc?

Se adelanta un proceso humanitario a cargo de Naciones Unidas, que enviaron un oficial especial desde sus oficinas en Nueva York. Nosotros estamos en coordinación con ese procedimiento humanitario, en la medida en que lo podamos ayudar, apoyar, así será. El comunicado de Naciones Unidas del jueves tiene todo nuestro respaldo. Tenemos todos los recursos disponibles, todas las informaciones disponibles.

¿Qué lectura le da a la exigencia del disidente Frente Primero de esa guerrilla sobre el Plan de Desarrollo para Caquetá, cree que se quieren mostrar políticamente?

¡La mona aunque se vista de seda, mona se queda! Son unas organizaciones residuales de crimen organizado que tienen que ser tratadas con toda la dureza por parte del Estado.

¿Y cómo analiza la implementación del Acuerdo de Paz y el cese el fuego bilateral con las Farc?

Las cifras son contundentes. Desde la firma del acuerdo final hemos tenido cero asesinatos de la Fuerza Pública por las Farc, hemos tenido desmovilizados abundantes, el nivel de confrontación de ese conflicto prácticamente cesó, bajó a cero. Eso prueba que el cese al fuego se ha venido cumpliendo, con pequeños incidentes por cosas que son prácticamente naturales en estos procesos tan largos.

Se han dado algunas violaciones menores por parte de las Farc, pero que en nada afecta en el buen funcionamiento del cese el fuego y de hostilidades. Las cifras en general de seguridad del país siguen con una verdadera mejoría.

Pero algunos dicen que la realidad es otra...

A veces me sorprendo cuando por las redes o los medios salen unas descripciones de la seguridad en Colombia que en nada se parecen a las cifras reales. Ese país caótico que a veces describen, es un país que tiene el 7 % menos de homicidios.

“El ELN ha acudido a ese procedimiento del ‘Plan Pistola’ en el pasado, no sería extraño que también lo hiciera ahora”.

Se han salvado 223 vidas en materia de homicidio, todos los indicadores de la seguridad van en mejoría, con excepción del hurto, se ha presentado un descenso del 50 % en la extorsión. El hecho de que el país tenga hoy la mitad de los casos de extorsión que el año pasado habla bien del cese el fuego y de hostilidades con las Farc. El secuestro extorsivo va en este año en 26 casos, cuando el año pasado estaba prácticamente en el doble.

¿Cómo va la seguridad y el paro en el Chocó?

Estuve en el Chocó organizando el rescate de los ocho jóvenes que secuestro el ELN en Nóvita. Hemos pasado de 5000 a 6300 efectivos de las Fuerzas Militares, vamos a poner 500 más, y de la Policía vamos ya en 1850 efectivos, probablemente lleguemos a 2000 en las próximas semanas, y vamos a reforzar carabineros, Gaula, lo mismo que la capacidad de investigación.

El Litoral de San Juan, por ejemplo, es una zona muy afectada por el ‘Clan del Golfo’, allí capturamos a quince de sus miembros, lo cual permitió desmantelar, en una sola acción, esa estructura en dicha zona.
Se ha mejorado la actividad en Nuquí, Bahía Solano y Río Sucio. Hemos disminuido la presencia del ELN, del ‘Clan del Golfo’ y de pequeños grupos de crimen organizado en algunas cabeceras municipales.

¿Qué hacer con Corinto (Cauca), donde miembros de la Fuerza Pública se han visto enfrentados con indígenas quienes, inclusive, los han secuestrado?

Este Gobierno ha tenido respeto por las comunidades indígenas; la Policía y las Fuerzas Militares han hecho parte de su doctrina el poder tener especial atención con esas comunidades y con sus autoridades.
Pero definitivamente, todos los colombianos, indígenas, afro, etc, tienen que respetar la ley y la manera cómo se protesta. En estos sitios lo que hemos hecho es tratar de ejercer siempre los derechos que están siendo atacados. La violencia no nos interesa de donde venga, debe ser controlada.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad