¿Por qué suspendieron obras del puesto de control a minería ilegal en los Farallones?

¿Por qué suspendieron obras del puesto de control a minería ilegal en los Farallones?

Septiembre 13, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País 
Minería ilegal

Este miércoles las autoridades se reunieron con habitantes de la zona rural en la primera mesa de concertación, luego del bloqueo que se realizó el lunes pasado.

Raúl Palacios / El País

Mientras el Dagma decidió suspender temporalmente la construcción de un puesto de control que ayudará a contrarrestar la minería ilegal en los Farallones de Cali, habitantes de la zona rural insisten en oponerse al proyecto argumentando que los perjudicará.

Albeiro Caicedo, líder comunal del corregimiento Los Andes, donde se ubicará el puesto, indicó que uno de los temores que tienen es el aumento de restricciones a la comunidad que vive dentro del parque natural.

“El puesto de control no va a interferir en el problema de minería porque los mineros no entran solamente por aquí, entran por Pance, Villacarmelo, Felidia. Lo que quieren es controlar a los campesinos que vivimos acá para que no suban materiales y no mejoren sus viviendas, están prohibiendo todo tipo de actividad agrícola”, dijo Caicedo y añadió que ellos habitan en esa zona desde antes de 1968, cuando fue declarado el parque nacional.

Por su parte Ayadid Ortega, miembro del Comité de Planificación de Los Andes, cuestionó la intervención arbórea que se hará para abrir paso a la obra y que el puesto de control, donde tendrá presencia la Policía de Carabineros, se construya a menos de 100 metros del caserío El Pepital.

Para Gladys Montealegre, habitante de la vereda Peñas Blancas, una de las zonas afectadas directamente por la minería ilegal, “el retén se debería construir en la parte alta, acá abajo (en Los Andes) no sirve porque los que llevan sus cosas (de minería) se desvían por lado y lado”.

A los reclamos se unieron habitantes de corregimientos como Pichindé, Felidia, La Leonera y Pance, quienes también criticaron la falta de socialización del proyecto.

Gráfico minería ilegal
Autoridades defienden proyecto

Juan Camilo Vallejo, subdirector del área de Gestión Integral de Ecosistemas y Umata del Dagma, explicó que el puesto de control, donde tendrán presencia Policía, Parques Nacionales y la autoridad ambiental del Municipio, busca proteger y conservar el medio ambiente, garantizar la seguridad de las comunidades aledañas y seguir fortaleciendo el control de la minería.

Sin embargo, ayer, tras una reunión con la comunidad, quedó consignado en un acta que el proyecto se suspendía temporalmente. “Hay que evaluar que se pueda garantizar la seguridad del contratista y que los retrasos que han surgido por estos días que no se ha podido trabajar no afecten la fecha de finalización”, dijo Vallejo y añadió que se evaluará si es necesario socializar de nuevo la obra.

El funcionario señaló que actualmente en el parque Farallones se están llevando a cabo procesos sancionatorios contra algunos ocupantes, por actividades no permitidas, y este sería una de los motivos de la oposición al proyecto: “La comunidad no es que esté en contra del proyecto, solo que hay una serie de situaciones con Parques que los tiene un poco alterados”.

Al respecto, Juan Iván Sánchez, director territorial de Parques Nacionales, afirmó que el ejercicio sancionatorio que se viene adelantando en la zona se ha hecho sin contar con un puesto de control físico, por lo tanto “los temas no se pueden mezclar”. Dichas sanciones están relacionadas con temas de afectación por minería, contaminación de agua, tala no autorizada y construcciones ilegales, entre otros.

“Estamos hablando de un área protegida y nuestra función es la conservación. En el parque Farallones cada vez están creciendo las ocupaciones y ese es el pulmón que tiene la ciudad de Cali. Como no se quiere que haya más fragmentación (de tierras), si tú como una persona extraña vas a hacer una construcción ilegal allá, como autoridad ambiental tenemos que intervenir”, explicó Sánchez, quien también defendió la construcción del puesto.

Para el concejal Roberto Rodríguez, quien ha citado debates de control al tema de la minería ilegal, la construcción de los puestos de control es necesaria para evitar que las áreas de protección ambiental de la ciudad se sigan afectando.

“El Municipio ha sido muy tibio o ha estado muy indiferente ante la preservación de ese patrimonio que se llama Farallones de Cali. ¿Quiénes no quieren que se pongan los puestos de control? Pues por supuesto las personas que están generando actividades de minería ilegal, las personas que están construyendo vivienda, las personas que están construyendo casas de campo, las personas que van a hacer cosas diferentes, pero los puestos de control no están atacando ni están perjudicando de ninguna forma a las comunidades”, precisó Rodríguez.

“Minería no se ha controlado”

El director territorial de Parques Nacionales, Juan Iván Sánchez, indicó que con el puesto de control en Los Andes, además de la presencia del Estado se busca abrir un espacio para hacer procesos de sensibilización sobre la importancia del área protegida del parque Farallones.

“No se ha podido controlar totalmente la minería ilegal, entonces hay que mirar otras estrategias que permitan ir disminuyendo ese impacto”, afirmó.

Habitantes de Peñas Blancas han manifestado que personas de otras regiones como el Cauca, estarían ejerciendo la actividad.

“Hay una situación que planteó la comunidad y es que está llegando mucha gente externa a hacer labores de minería, entonces se tiene que empezar a mirar cómo se controla”, precisó Sánchez.

El batallón de alta montaña del Ejército informó ayer a la comunidad, que se empezarán a ejercer controles más estrictos al tema de la minería.

Así será la obra

*El puesto de control ambiental y de seguridad se está construyendo en el predio denominado El Arbolito, cerca al caserío El Pepital.

*La obra, que inició hace 15 días, tiene una inversión cercana a los $1491 millones y su entrega está proyectada para el 29 de diciembre.

*El área que ocupará es cercana a los 400 metros cuadrados. Contará con espacios de alojamiento para la Policía, Parques Nacionales y el Municipio.

*Se autorizó la intervención de 30 árboles y se compensará con la siembra de 2000 especies, dijo el Dagma.

*Según la Policía Metropolitana de Cali, aún no se ha dado viabilidad desde el nivel central para que uniformados de Carabineros puedan ubicarse en ese puesto de control. “Desde Bogotá viene un equipo de ingenieros, arquitectos y dan un concepto, eso todavía no se ha hecho”, indicó la autoridad.

*Sin embargo, el Dagma aseguró que desde hace dos años los diseños se concertaron con la policía y cuentan con las aprobaciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad