Los doce ríos que generaron la alerta roja en las orillas del Cauca

Los doce ríos que generaron la alerta roja en las orillas del Cauca

Mayo 14, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción El País 
Ríos del valle

A diario, funcionarios de la CVC están monitoreando los ríos que son tributarios del Cauca. En los últimos días los ríos Palo y Jamundí han aportado gran cantidad de agua al principal afluente de la región debido a las fuertes lluvias en el sur del país.

José Luis Guzmán/ El País

Un río tributario es un afluente que desemboca no en el océano sino en otro río aún más grande. En el caso del Valle, los ríos tributarios del Cauca son 12. O por lo menos son los considerados más importantes por las autoridades ambientales.

Se trata de los ríos Timba, en límites con el departamento del Cauca; Palo, en Puerto Tejada; Jamundí (Cali); Guachal (Palmira); Amaime (El Cerrito); Guadalajara, (Buga); Ríofrio, en Tuluá; Bugalagrande; La Paila, y La Vieja, en Cartago.

La noticia es que en este, el mes en que no ha dejado de llover un solo día, estos afluentes, sin excepción, superaron sus promedios históricos (para mayo).

“En este momento todos los ríos tributarios del río Cauca en el Valle registran niveles altos en comparación al promedio histórico del mes.

Tenemos, por ejemplo, el río Palo, que es un tributario importante porque lo que pase con él nos afecta en todo. Registra un nivel muy superior con respecto al caudal histórico de esta época: 241 metros cúbicos por segundo”, dijo Harold González, coordinador de la Red de Hidroclimatología de la CVC, y enseguida dictó los caudales de otros ríos tributarios del Cauca.

El río Guadalajara, en Buga, supera sus promedios en un 64 %; La Vieja, en Cartago, presenta un 100 % de crecimiento de su caudal, es decir, que está al doble de sus promedios históricos para la época.

El río Amaime, en El Cerrito, tiene un caudal de 35 metros cúbicos por segundo actualmente, cuando su promedio histórico para estos días es de 9.

En Medicanoa el Cauca alcanzó el nivel de desbordamiento sobre las bermas. En La Victoria está a 1.5 metros de la corona del dique.
En Cali, además, el río Meléndez registra un caudal de 4.52 metros cúbicos por segundo cuando su promedio es de 5, y Pance, Chorrera del Indio, presentó esta semana un caudal de 12 metros cúbicos por segundo, cuando en mayo generalmente su promedio es de 4.3. El río Cali registra un caudal superior en un 15 % al promedio histórico de la época.

Lea: Bajan los niveles del río Cauca, aunque continúa la alerta roja en Cali

Este diario realizó además un recorrido por los ríos Jamundí y Timba (fotos). Este último tenía un caudal promedio de 57.1 metros cúbicos cuando su caudal es de 31.9. Amenazaba la carretera y cultivos cercanos.

Todo ello explica lo que sucedió en la tarde del jueves pasado: por orden de la Oficina de Gestión del Riesgo del Valle, todas las personas que viven en la ribera del río Cauca a lo largo del departamento empezaron a ser trasladadas a sitios seguros. El viernes el Cauca alcanzaba sus promedios más altos a su paso por Cali y el Alcalde decretó la alerta roja en la ciudad.

En todo caso, explicaron las autoridades ambientales, por lo menos en Cali y sus municipios cercanos los caudales del Cauca se están controlando con el embalse de Salvajina, que al cierre de esta edición presentaba un 88 % de capacidad “ y se dispone de un volumen importante para amortiguar nuevas crecientes”, aunque el viernes se liberó agua de la represa para garantizar la seguridad del embalse. “A medida que el porcentaje de capacidad de la represa se acerque al 100% esto no es conveniente para la seguridad del embalse, de allí que se haga un manejo controlado del agua que entra y la que se permite salir”, explicó en un comunicado la CVC.

Albeiro Rojas, técnico operativo de la entidad ambiental, lo resumió de una manera sencilla: “con los ríos tributarios con caudales tan altos, se debe tener cuidado con la represa de Salvajina. Sin embargo, su capacidad actual permite regular el Cauca por lo menos hasta mediados de junio, cuando se prevé que empiece el tiempo seco”.

De momento, además del oriente de Cali - donde se debieron evacuar 550 familias de Juanchito y los sectores de Pueblo Nuevo y La Playita - los municipios del norte del Valle son los más afectados por la temporada de lluvias que en esta semana alcanzó su pico más alto.

En el municipio de Bolívar, algunos cultivos que están a la orilla del río Cauca ya están anegados.

“En Yumbo, en el Paso de la Torre, hay un caserío que está en alto riesgo por estar ubicado al lado del Cauca. Y en Buga, el sector de Puerto Bertín, Mediacanoa, están en alerta. El Cauca está a punto de inundar esa zona. El río Tuluá está también en niveles altos y hay que tener cuidado”, agregó Rojas.

Justamente, el Ideam emitió una alerta roja para la cuenca del Río Cauca en el trayecto entre Yotoco (Valle) hasta la desembocadura del río Cauca en el Brazo de Loba (Río Magdalena) “dado que se presentan el tránsito de creciente a lo largo del cauce principal. El Ideam recomienda a los comités de Gestión del Riesgo Local y Regional realizar seguimiento y monitoreo al comportamiento de los niveles del río en los municipios Yotoco, La Victoria, La Virginia, Irrá, La Pintada, Bolombolo (Venecia), Valdivia, Cáceres, Caucasia, Nechí, Achí, Guaranda. Igualmente se le recomienda a la comunidad estar atentos a las fluctuaciones del río por probabilidad de crecientes súbitas, tanto en el cauce principal como en los tributarios directos al río Cauca”.

En Cartago y La Unión ya hay reportes de cultivos inundados y en Ansermanuevo y Caicedonia se presentaron deslizamientos de tierra en áreas inestables y de alta pendiente.

“En mayo ha llovido todos los días, así que esperamos que los promedios de lluvias superen los promedios históricos del mes, y por ello se están tomando todas las medidas de prevención. La CVC tiene entre el Valle y el Cauca 235 estaciones de monitoreo, que nos envían la información de lo que está sucediendo casi en tiempo real y por eso hacemos dos informes diarios que se publican en la página web a las 9:00 a.m. y las 5:00 p.m. para que la gente permanezca informada”, dijo Harlod González, de la CVC.

Justamente, una de las recomendaciones en esta temporada de lluvias intensas es estar atentos a los informes que continuamente se están emitiendo por parte de las oficinas de gestión de riesgo (ver subnota alertas tempranas).

También, quien viva en cercanías a un río debe estar atento a sus niveles. Un río que aumenta su nivel en poco tiempo indica que hay lluvias en otros sectores que podrían generar una creciente súbita; o un río cuyo nivel baje ostensiblemente es señal de represamiento y por ende, de una posible avalancha. Si el color del río cambia puede indicar que viene con alto grado de sedimentos lo que también puede generar una creciente súbita.

“La temporada de lluvias se extenderá durante todo mayo. Junio, en cambio, será un mes de transición, bajarán las lluvias. Los pronósticos indican tiempo seco desde ese mes hasta agosto, aunque a finales de año, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Noaa, se podría dar un Fenómeno del Niño. Hay una probabilidad, pero aún no se ha confirmado”, comentó Harold González, de la CVC.

Alertas tempranas
Río Cauca

El río Timba, también tributario del Cauca, ha superado sus caudales históricos para este mes, por lo que es constantemente monitoreado.

José Luis Guzmán / El País

En Cali existe una alianza entre el Ideam, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica - Noaa- la CVC, la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres, el Dagma y la Secretaría de Gestión del Riesgo, en cabeza de Rodrigo Zamorano. Cada una de estas entidades posee una información particular del clima. A diario se comparten los datos para intentar descifrar lo que puede suceder, aunque la del clima, se sabe, no es una ciencia exacta. Se pueden dar los pronósticos, o se puede fallar.

En todo caso, la información que tienen todas estas entidades se estudia todos los días y se canaliza a través de Gestión del Riesgo para, con el Alcalde, tomar decisiones. De esa manera, en resumen, funcionan las alertas tempranas. El Dagma cuenta además con guardabosques y guardarríos que alertan sobre los cambios de los afluentes. También hay personas de la comunidad que viven en Pance, Meléndez, Navarro “y con ellos hacemos cadenas de llamado. Ellos certifican lo que estamos viendo nosotros en el radar”, explica Zamorano. En caso de que sea necesario alertar sobre algún suceso, se utilizan las redes sociales. También se hace perifoneo terrestre y hay un helicóptero que, en caso de ser necesario, está dotado con un parlante para informar a la comunidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad