Informe exclusivo: el 40% de los habitantes de Cali pertenecen a la clase media

Informe exclusivo: el 40% de los habitantes de Cali pertenecen a la clase media

Septiembre 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García y Luiyith Melo | El País
Informe exclusivo: el 40% de los habitantes de Cali pertenecen a la clase media

Según cifras del Dane, el comercio generó 33.000 nuevos puestos y hoy cuenta con 344.000 personas ocupadas en el sector.

Esta porción de habitantes de la capital del Valle es la responsable del auge del crédito, la tecnología y el comercio. Consumen $25 billones al año.

Angela Rodríguez lo tuvo todo. Era la hija de un próspero empresario, dueño de dos conocidas marcas de vestidos de baño en Cali que tenían 400 empleados y juntas facturaban más que cualquier compañía de la competencia en el país. Una de las empresas la administraba ella, era suya y de sus hermanas. Pero de pronto se estrelló con la adversidad y le tocó dejar su casa de El Ingenio, mudarse a una edificación abandonada en el norte de Cali -gracias a la caridad de un amigo-, e ir a buscar comida en la galería Santa Elena para sostener a su familia. Ya no podía ir a Carrefour.La vida le dio un giro de 180 grados. Los bancos embargaron sus cuentas, la Dian se quedó con el edificio de cinco pisos donde funciona su empresa porque había dejado de pagar el IVA, los acreedores se quedaron con su casa, sus carros y aún quedaba debiendo.Ángela se bajó de estrato. Ya no podía hacer parte de la clase alta, ni siquiera de la clase media porque lo único que tenía eran deudas. Pero su mentalidad emprendedora la hizo buscar crédito extrabancario en una oficina de la Plaza de Caicedo para montar una microempresa de confecciones en el barrio Bretaña y resurgir de entre las cenizas. Ángela volvió a subir de estrato. Ahora pertenece a la clase media-alta de esta ciudad, por sus ingresos, su calidad de vida y el sitio donde vive: Los Cámbulos, Allí se sostiene y hace su mejor esfuerzo por no volver a caer. Su vida es una novela que está por escribirse.Javier Saavedra, docente de una universidad, es uno de los miles de profesionales que se aferra a un modo de vida de clase media que no quiere perder, pese a que su difícil situación económica trata de expulsarlo de ese club poco exclusivo pero importante de la sociedad.La docencia era sólo una ayuda extra para Javier hasta que perdió su empleo principal en una empresa hace un año. Hoy, la universidad le hace un contrato por cuatro meses y cada semestre académico que termina queda cesante. A Javier le ha tocado acomodar su estilo de vida a esa nueva condición. No tienen beneficios extralegales, debe ahorrar de lo poco que gana porque se queda dos o tres meses al año sin trabajo y entonces tiene que anticipar gastos: pagar arriendo, colegio del niño y comida. Su esposa también debe trabajar para ayudar en los gastos de la casa y no se pueden dar el lujo de tener una empleada doméstica. Pero no ha dejado de vivir en El Limonar, un barrio de estrato 4, de clase media.La media es la clase típica en Cali. No tiene la plata y comodidades de la clase alta, pero tampoco todas las carencias de la clase baja. Es la llamada clase ‘sandwich’. La que soporta la presión de arriba y de abajo (no puede subir de estrato, pero tampoco quiere bajar). La que vive apretada por las deudas y las tarjetas de crédito para sostener un modo de vida: una vivienda en un mejor lugar, el auto y el vestido de moda, el colegio de buen nombre, el viaje a San Andrés y las fiestas de roce social.Una clase mayorSegún el Departamento de Planeación Municipal, el 45% de la ciudad es de clase media y corresponde a un amplio rango que incluye los estratos 3, 4 y 5, siendo el 3 la clase media-baja y abarca el 30.6% de la ciudad: el estrato 4 clase media-media con el 7.21% y el estrato 5 ó media-alta con el 7.23% de la zona urbana de Cali (ver mapa).José Fernando Sánchez, sociólogo de la Universidad del Valle, quien ha estudiado el tema de la clase media, señala que hace 40 años, este segmento de la sociedad era una clase privilegiada, porque estaba integrada por profesionales que siempre conseguían empleo a término indefinido con buenos sueldos, consiguieron casa, carro y beca y vivían cómodamente.Hoy las cosas han cambiado, asegura. Ya no todos los profesionales que salen de las universidades consiguen empleo porque la oferta laboral es menor que la demanda y “las mismas condiciones de trabajo se han precarizado”.Los empleos hoy son a término fijo, por meses, a un año, a través de terceros como cooperativas asociativas de trabajo que descuentan un buen porcentaje por intermediación y no ofrecen primas, vacaciones, ni prestaciones extralegales. La salud y la pensión corre por cuente del trabajador.Eso ha hecho que la condición de vida de la clase media se deteriore y la gente viva al debe, señala Sánchez.Sin embargo, entre el 2004 y el 2010, el segmento de clase en media típica en Cali ha aumentado, mientras se ha reducido la proporción de clase media-baja y clase media-alta (ver mapa y gráficos).También se observa que hay un pequeño aumento en la población de estrato bajo-bajo en ese periodo y cierto repunte en el estrato alto.A decir de los analistas esto muestra al menos dos cosas. Una, que los cinturones de miseria siguen creciendo, estimulados seguramente por personas desplazadas que llegan a la ciudad. Y, dos, que pese a ello, hay una dinámica económica que ha permitido mejorar las condiciones de vida de algún segmento de la población de clase media-alta que ha podido migrar al estrato alto.¿Hoy mejor que ayer?Alvaro Marín, autor de libros sobre crisis empresarial, sostiene que hoy la gente vive mejor que hace muchos años y, en general, “no creo que desde el ámbito económico el nivel de vida de la gente esté retrocediendo”.“Es posible que haya más factores que afecten la tranquilidad, pero económicamente no hay duda que hoy se vive mejor que hace 20 o 25 años”, sostiene el académico.En efecto, Sánchez sostiene que con la reactivación económica del país y según cifras de Fenalco, ha habido un incremento del consumo y un boom de estas capas medias de la población, tras años de crisis. La misma aparición de nuevos centros comerciales, restaurantes y sitios de comercio y diversión así lo indica. Estos sectores medios tienen hoy cierta capacidad de ahorro, compran vehículos, vivienda y gastan más (ver nota anexa).El Estado mismo es un generador de ese bienestar, advierte el sociólogo y hay entidades como la Universidad del Valle, Emcali y la CVC que pagan bien y tienen prebendas que muchas empresas privadas no tienen.Sin embargo, son nichos donde las palancas funcionan, como en muchas empresas privada, pese a que tienen procesos de selección de personal. Pero, en últimas, es la recomendación política o de personas de la misma empresa la que determina la vinculación del empleado.De esta manera, los buenos empleos quedan en personas cercanas, amigos o conocidos de una clase media que no abre tantos espacios como se esperaría a la población emergente. Esta debe seguir con la tercerización contractual, a no ser que se especialice tanto como para lograr por méritos un buen puesto, concluye Sánchez.Con todo, Cali es hoy una ciudad de Talla M, una talla promedio en la que caben cerca de un millón de caleños que hacen hasta lo imposible por no perder esa medida. Cueste lo que cueste.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad