En Chile hay 38 mil embajadores que muestran la mejor cara de Colombia

En Chile hay 38 mil embajadores que muestran la mejor cara de Colombia

Noviembre 21, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas / enviado especial  de El País a Chile 
Caleños en Chile

Jornadas culturales se realizan en zonas populares de Antofagasta para promover la integración entre los ciudadanos de varios países.

El Mercurio de Antofagasta / Especial para El País

Los colombianos residentes en Chile están seguros de que conforman la mayor ‘misión diplomática’ que tiene nuestro país en el mundo: 38.000 embajadores.

Es casi el total de los colombianos que decidieron emigrar al país austral por diversos motivos y que no solo han dejado en alto el nombre de Colombia sino que con su trabajo y empuje contribuyen día a día al desarrollo y una mejor vida de cientos de miles de chilenos e inmigrantes residente en ese país.

La presencia de los colombianos se da a todo nivel en la sociedad chilena. Desde el plano gerencial en importantes empresas, como en las áreas de servicios, de mantenimiento y atención al público, entre otras.

Por eso consideran que es injusto que en ocasiones se reduzca a todo un país el hecho de que tres o cuatro colombianos cometan un delito.

Pero infortunadamente para ellos, las acciones positivas que generan por miles los colombianos, no son noticia para los medios de comunicación en Chile o al menos no tienen el mismo despliegue y el mismo impacto que genera una sola persona cuando incurre en un delito.
Estos son solo algunos de esos ejemplos de colombianos que se destacan en el país austral.

El agua que beben en Antofagasta lleva el sello colombiano
Fredy Zuleta, gerente de Aguas de Antofagasta.

Fredy Zuleta, gerente de Aguas de Antofagasta.

Especial para El País

Cada gota de agua que se consume en la región de Antofagasta, conformada por varias ciudades levantadas en el desierto de Atacama lleva impreso el sello colombiano de las Empresas Públicas de Medellín, EPM.

La empresa llegó a esta región como parte de un proyecto de ampliación y diversificación de su portafolio y líneas de negocio. Por eso luego de realizar una serie de inversiones en compañías eléctricas y de agua en Colombia, empezó el propósito de buscar la expansión internacional y Chile es un país que ha estado en sus objetivos.

Al frente de este proyecto relativamente nuevo, y que surte de agua potable a 170.000 clientes, aproximadamente 600.000 personas en la región de Antofagasta, se encuentra el colombiano Fredy Zuleta, gerente general de la empresa.

“Chile siempre ha sido para nosotros un mercado muy importante en América Latina, un referente con estabilidad jurídica y con unas posibilidades muy importantes. Por eso hace cuatro años se compró una planta de generación eólica en Chile y hace dos años y medio se concretó la compra de Aguas Antofagasta”, explica el Gerente General de la empresa.

Además de significar la expansión de una empresa colombiana, Aguas Antofagasta es también un reto para EPM porque se trata de llevar agua potable a una región extensa anclada en medio del desierto y cuya probabilidad de surtirse es a través del agua que extraen del mar Pacífico, aunque a precios muy altos.


“Antofagasta es una de las regiones más ricas de Chile, con un índice per cápita mayor al promedio del país nacional y con una producción minera muy importante; eso permite que la economía absorba el costo de esa desalinización, que ha venido paulatinamente bajando de precio y que nos permite pensar que en algún momento, cercano ojalá, puedan también usarse en algunas regiones de Colombia”, explica Zuleta.

Ese proceso de desalinizar y potabilizar el agua de mar ha permitido la creación de 440 empleos directos en la región de Antofagasta y se estima que por cada uno de esos empleos se generan cuatro puestos de trabajo más a través de subcontratistas y prestaciones de servicio.

Empleos en los que directa o indirectamente se ven beneficiados tanto colombianos como chilenos. “Nosotros trabajamos con la gente disponible para cada cargo al igual que en toda región donde estamos. Sé que a través de subcontratistas hay muchos colombianos empleados, pero no porque sea una política nuestra tener más colombianos o más chilenos sino porque es simplemente un reflejo de la realidad del mercado”, dice Zuleta, quien destaca el valor que tiene la mano de obra colombiana en Chile.

Lea también: Exclusivo: así se vive en el 'Siloé' que crearon los colombianos en Chile

La colombiana que es la ‘Reina del Pan’ en Chile
Reina del pan en chile

Mery Orozco junto a su hija durante una intervención en la televisión chilena

Especial para El País

Cuando salió hace cuatro años y medio rumbo a Chile, y dejando atrás su familia, tenía un solo propósito en mente: “enamorar a todos los chilenos con nuestras delicias y de paso enamorarlos de Colombia”. Y como el amor entra por el estómago, el cupido gastronómico actuó pronto.

No pasó mucho tiempo para que ‘Los Reyes del Pan’, el negocio que abrió Mery Orozco en el ciudad de Santiago, se convirtiera en un fenómeno entre colombianos y chilenos.

Tanto así, que la noticia de este lugar encantador en Santiago se vendió como pan caliente y en redes sociales está la huella de los muchos informes que ha hecho la televisión chilena resaltando su modelo de negocio y como invitada a diversos programas.

Incluso, desde ‘Los Reyes del Pan’ varios canales colombianos y chilenos realizaron informes durante la transmisión de la Copa América Chile 2015.

“Aquí estamos los colombianos aportando y cambiando la percepción que se tiene por fuera de nuestro país. Porque el estigma que hay ahora de los colombianos ya no es el de la droga y el narcotráfico, sino el estigma del aroma del mejor café y el buen sabor del pan”, cuenta Mery Orozco.

Y es que el éxito de su negocio no es solo la calidad y la pasión que llevan los productos de panadería, pastelería o fritanga típica colombiana, sino el esmero por brindarle a sus clientes la mejor atención.

“Cuando la gente entra a la panadería se impresiona por la calidad de la atención porque eso para mí es primordial. Generalmente ve uno que las personas no se preocupan mucho por el cliente y por eso a los chilenos les encanta la energía que encuentran en nuestro local”, cuenta Mery, quien tuvo antes un negocio en Cali.

Esta madre de 38 'niños', como llama sus empleados, todos colombianos, se considera una mujer de retos y de negocios, tal como lo ha sido su abuela, que con 86 años de edad tiene también panaderías en Pereira, en Irra, en Cali y Palmira.

“Yo creo que la vida es de retos y a mí me encantan todas estas cosas. Ahora no solo tengo un proyecto para abrir dos panaderías más en Chile, sino que estoy patentando un nuevo negocio que se llamará ‘La Manzana Verde’ para la venta de frutas y jugos”, cuenta la ya famosa ‘Reina del Pan’, como es conocida en Santiago de Chile.

Un Colectivo que trabaja por los derechos de los colombianos
Benjamín Cruz

Benjamín Cruz, periodista y presidente del Colectivo de Colombianos Residentes en Antofagasta, Chile.

Especial para El País

Todas las manifestaciones artísticas y culturales que organiza el Colectivo de Colombianos Residentes en Antofagasta, al norte de Chile, tienen un propósito común: unir a los colombianos, hacer visible la comunidad ante las autoridades y generar empatía con los chilenos.

Así nació en el 2014 esta organización que preside Benjamín Cruz, un periodista colombiano que se unió junto a otros compatriotas para bridar ayuda a los inmigrantes colombianos que para entonces eran víctimas de una fuerte ola de rechazo en el país austral.

Tras las eliminatorias para el Mundial de Brasil del 2014, donde hubo fuertes roces con los chilenos, aparecieron cerca a Extranjería y otros espacios donde habitualmente deben ir los inmigrantes colombianos, letreros ofensivos en su contra.

“Decidimos entonces reunirnos en torno a tres propósitos: primero, generar una red de apoyo entre emigrantes colombianos; segundo, tener representatividad ante el Estado Chileno para manifestar las situaciones de vulnerabilidad de los derechos humanos en mesas de trabajo con el Gobierno y el Municipio y, tercero, combatir la xenofobia, la discriminación y el racismo en todas sus formas”, cuenta Benjamín Cruz.

Durante estos años, el Colectivo se convirtió en un referente importante ante la sociedad y las autoridades chilenas en Antofagasta de la comunidad colombiana y a través de actividades como el teatro, la poesía, la danza, eventos que realizan en lugares estratégicos de la ciudad buscando la integración multicultural y eliminar los prejuicios y estigmas que puedan existir contra los colombianos y los inmigrantes en general, muchas veces acentuados por los propios medios de comunicación.

De hecho, promovieron una demanda a un canal chileno que en un informe mostraba a los colombianos como “sicarios importados”.

El Colectivo de Colombianos Residentes en Antofagasta sigue creciendo, asesora a colectivos de otros países y ha ganado una licitación para operar una emisora comunitaria que les permitirá más fácilmente seguir integrando a los colombianos y los inmigrantes en esta ciudad chilena.

Espere mañana
Entrevista con la gobernadora de la provincia de Antofagasta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad