Ellos son los caleños que quieren cambiar al mundo con el reciclaje

Julio 06, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Valentina Parada Lugo / Semillero UAO - EL PAÍS
Educambio

Educambio es una organización que implementa un modelo de integración social y ambiental para promover la educación en los sectores más vulnerables, brindando herramientas que permitan cambiar el futuro de la sociedad mediante prácticas educativas. Laura Díaz y Lucas Bravo son sus promotores.

Marcela Martínez - El País

Colombia es uno de los países que menos recicla a nivel mundial. Según un estudio realizado por el periódico El Colombiano en 2016, en el país se “entierran millones de pesos por no reciclar”.

Esta fue una de las motivaciones de Lucas Bravo, estudiante de Administración de la Universidad Icesi y de Laura Díaz, estudiante de la misma carrera en la Universidad Javeriana de Cali, para crear una organización social que mitigara el impacto ambiental en la ciudad y contribuyera a mejorar la educación en los sectores más marginados de Cali.

‘EduCambio’ es una iniciativa que nació hace un año con el fin de brindar herramientas educativas a niños de escasos recursos, contribuyendo con el cuidado del medio ambiente. Este proyecto surgió en la “libreta de ideas” que cargaba Lucas cuando estaba en su intercambio estudiantil en Francia, en la que apuntaba ideas de negocio e ideas sociales que le iban surgiendo. Fue así como poco a poco, se fue moldeando este sueño que hoy es una realidad.

Para Laura, este proceso ha sido muy bonito, porque siempre han estado muy involucrados con lo social, pero no con lo ambiental. “Yo era una de las personas menos conscientes de la importancia del reciclaje, y esta experiencia, para mí, ha sido transformadora”, dice.

Según una publicación del periódico El Universo, se necesitan 17 árboles para procesar una tonelada de papel, lo que equivale a 3000 cuadernos. EduCambio, ha reciclado más de 2500 cuadernos, es decir, casi 16 árboles.

Esta organización ya ha entregado más de 500 cuadernos a niños de pocos recursos. El proceso de reciclaje comienza con la recolección de cuadernos usados en diferentes universidades y colegios del país, para así clasificar las hojas de papel en buen estado. Luego, se arman paquetes de hojas rayadas y cuadriculadas de 70 hojas para después anillarlas y armar los kits.

Pero estos cuadernos tienen una particularidad. Todas las portadas son azules, rojas, verdes o blancas, los colores de la bandera de Santiago de Cali, pues para ellos, es muy importante resaltar el sentido de pertenencia por la ciudad. Para Lucas, “lo más importante es creer en nuestro talento humano, creer en región, creer en ciudad”.

Trabajar por Cali es uno de los lemas que llevan estos dos jóvenes universitarios, que han hecho trabajos sociales juntos desde sus 16 años.

Gracias a este proyecto se han reciclado más de 3000 cuadernos que no solo han beneficiado a los niños que los reciben, sino también al grupo de recicladores de la Comuna 22. Este grupo se ha convertido en uno de los aliados principales de esta iniciativa, ya que las hojas que ya han sido usadas, las portadas viejas de los cuadernos y el resto de elementos que no sirven, se les entrega a esta familia de recicladores que se favorecen y viven de ello.

Es por esto que este sueño es colectivo. Por ahora, solo cuenta con el apoyo fijo de Laura y Lucas, pero tienen la ilusión de consolidar un grupo de voluntarios que quieran cambiar un pedacito del mundo, desde la educación.

Cali solo aprovecha el 15% de los residuos que produce, mientras que otras ciudades industrializadas reciclan el 99%.

Y es que como decía Nelson Mandela, “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”. Por eso, este es el primer pilar de ‘EduCambio’. El segundo es el cambio, como transformador social; el tercero lo biológico, como necesidad ambiental, y el cuarto, el amor y el trabajo por Cali.

Educambio

Esta es una de las entrega de kits escolares con cuadernos reciclados a niños sin recursos para tener útiles básicos para estudiar, realizada por Educambio.

Marcela Martínez - El País

Para los universitarios este trabajo ha sido complicado porque apenas es el comienzo. “Empezar a veces es lo más difícil. Conseguir patrocinios y recolectar los recursos para obtener el material es lo más complicado”, asegura Lucas, quien también resalta que muchas personas han creído en este proyecto.

Por eso, luego de más de 10 meses de recolección de material para clasificar y reciclar, ‘EduCambio’ logró una alianza con el Colegio Bolívar, institución de la que ambos estudiantes son egresados, para hacer la entrega de kits en un evento insignia llamado ‘Sinergia’.

En este espacio, el Bolívar presta sus instalaciones para que niños de escasos recursos de Cali asistan a diferentes talleres artísticos durante sus vacaciones. La primera entrega oficial de cuadernos tuvo lugar el pasado 30 de junio, en el que más de 450 niños recibieron sus materiales educativos, entre ellos, los cuadernos de ‘EduCambio’.

Uno de los aspectos más importante que resalta Díaz, es que ambos estén involucrados en todo el proceso. De hecho, comenta que la señora encargada de ayudarles con el anillado de los cuadernos les ha permitido acompañarla mientras la maquinaria trabaja, a pesar de que en estas empresas no permiten entrar a particulares en la zona de trabajo.

Más de 500 niños de diferentes instituciones educativas de Cali, han recibido cuadernos de ‘EduCambio’.

Pero este proyecto no termina aquí. Además de recolectar cuadernos, también están clasificando libros educativos con los que construirán una biblioteca pública en el corregimiento de San Cipriano y en el cacerío Mangañas.

En estos lugares no hay energía y no existen muchas oportunidades para surgir desde lo educativo, por lo que es una región clave para el trabajo de esta Organización. Su objetivo, además de crear las bibliotecas, es ofrecer talleres pedagógicos y educativos que creen consciencia sobre el turismo ecológico que hay en estas regiones del Pacífico.

“A mí el Pacífico me duele mucho y me interesa trabajar desde nuestro proyecto. El Pacífico es triste porque es por donde sale casi toda la droga de nuestro país, entonces es necesario crear consciencia en todo el Litoral de que es mejor hacer turismo ecológico, a seguir trabajando con droga, violencia y prostitución”, asegura Lucas.

Para este trabajo ya contactaron a una bióloga que brindará talleres de biología con turismo ecológico en las instituciones educativas y a las comunidades. Un sueño “loco”, como ellos lo denominan, es poder hacer alianzas con gente que maneje todo lo de turismo para desarrollar programas educativos conjuntos que mejoren las problemáticas sociales en la región.

Trabajar de manera conjunta desde lo social ha sido la vocación de estos dos jóvenes apasionados por el voluntariado y que hoy construyen ciudad desde esta iniciativa.

Para Lucas, “todo se devuelve. Velar por la educación de los que más lo necesitan y lograr que la gente que tiene más fácil la disponibilidad de un arma que de un cuaderno, cambie su pensamiento, es construir comunidad y eso es ‘EduCambio’.

El curioso mundo del reciclaje

De 11,6 millones de toneladas de basura que genera Colombia al año, se aprovecha sólo el 17%.

Para Lucas, “todo se devuelve en la vida. Ayudar una comunidad hace que nosotros hagamos parte de esa comunidad también”.

“La gente debe concientizarse sobre la importancia del reciclaje. Yo era una de las personas que más desperdiciaba hojas, pero ahora soy pionera de un programa de reciclaje y educación”, afirma Laura.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad