Decretan emergencia sanitaria en cárcel de Villahermosa, hay 798 reclusos enfermos

Mayo 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

El 12,37% de los reclusos padecen enfermedades psiquiátricas, tuberculosis o VIH. Hacinamiento es del 300%.

El secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, decretó emergencia sanitaria en la cárcel de Villahermosa de Cali, por las graves condiciones de atención en salud que padecen los reclusos del penal, donde hay 798 enfermos. 

Según el funcionario, el 12,37% de los internos de Villahermosa padecen diferentes enfermedades entre las que están psiquiátricas, VIH y tuberculosis.

Esta medida luego de que el ministro de Justicia, Jorge Londoño, decretara este jueves la emergencia carcelaria ante los problemas de prestación de servicios médicos en 74 establecimientos carcelarios.

Alexander Durán explicó que esta grave problemática quedó evidenciada en visitas realizadas por la Secretaría de Salud en abril de este año a la cárcel de la capital del Valle, donde se detectaron falencias en las instalaciones de enfermería y personal médico.

Durán explicó que los más de 700 presos enfermos en Villahermosa, no están recibiendo tratamientos de manera oportuna, por lo que hubo la necesidad de decretar la emergencia, que obliga a las diferentes entes a implementar estrategias inmediatas en la cárcel.

Las celdas de la Unidad de Salud Mental, según dijo el Secretario de Salud, están infestadas de chinches, lo que ha generado serios problemas de atención a los internos. Otro espacio que no está en mejores condiciones es el consultorio odontológico, donde la silla de atención a los pacientes está con visible deterioro. 

"Esto hace que la convivencia al interior del penal sea dramática, incluso los mismos pacientes se han lesionado y autoflagelado. La situación era insostenible y por eso la medida para apropiar recursos para intervenir el penal", dijo el Secretario de Salud.

Explicó que desde el lunes próximo un equipo de médicos y enfermeros de la Red de Salud del Centro visitarán el centro penitenciario para iniciar por tiempo indefinido la atención de pacientes con enfermedades de interés público como lo son el VIH, la tuberculosis y de psiquiatría. 

"La Secretaría de Salud destinará cerca de $300 millones para la atención de esta emergencia sanitaria, de igual manera creo que la Secretaría de Gobierno aportará $800 millones y el Dagma hará lo propio con el dinero que destinen", contó Durán. 

Este centro carcelario, construido para albergar 1393 internos, actualmente tiene un hacinamiento del 300% con 6451 presos. Durán explicó que los detenidos están "sin adecuada prestación de los servicios de salud y sin medicamentos e insumos necesarios para su cuidado". 

Miyerlandi Torres Agredo, gerente de la ESE Centro, afirmó que se tiene dispuesto diez personas, entre médicos, enfermeros y auxiliares, para atender a la población enferma de este centro carcelario. 

"Vamos a iniciar la caracterización de los internos enfermos de acuerdo a la prioridad que tengan de salud. La idea es llegar a atender a 2000 personas en el primer mes, pero eso dependerá del ritmo que vayamos teniendo con las asistencias", dijo Torres Agredo. 

Aclaró que las brigadas médicas no incluirán procedimientos quirúrgicos o de alta complejidad que requieran de traslados o condiciones especiales para los internos. 

Afirmó que por el momento los visitantes del centro penitenciario, que cada fin de semana puede llegar a sumar 2500, no están incluidos en las atenciones de salud, sin embargo, "estamos muy pendientes de que no se presenten brotes que obligue a tener un asilamiento". 

El coronel (r) Octavio Guevara Polanía, director encargado de la cárcel de Villahermosa, explicó que el Inpec está adelantando diferentes solicitudes a los jueces de ejecución de penas para dar beneficios de excarcelación a internos de Villahermosa, teniendo en cuenta que cumplan con los requisitos para ello. 

"Actualmente tenemos 150 trámites de libertades condicionales por internos que tienen enfermedades terminales, pero con ayuda de la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo, estamos trabajando en esto", dijo Guevara Polanía. 

Hace un mes, el defensor del Pueblo, Carlos Hernán Rodríguez, había alertado de la inminente renuncia de algunos médicos de las cárceles de los municipios de Cali, Tuluá, Buga, Palmira y Jamundí, por la falta de pagos, generando una crítica situación en salud. 

De acuerdo con el funcionario, tras la liquidación de Caprecom, las garantías de la prestación del servicio de salud quedaron en manos de la Fiduprevisora, agente liquidador de Caprecom, pero se presentaron dificultades con la contratación y pago de personal médico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad