“Soy muy estricta, no controladora”: Dilian Francisca Toro

Abril 03, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley | Editora de Poder
“Soy muy estricta, no controladora”:  Dilian Francisca Toro

La gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

La gobernadora del Valle dice que en estos meses la impronta ha sido trabajo. “Hay mucho que mostrar”. “No me he quedado en los anuncios”.

El próximo sábado,   Dilian Francisca Toro Torres completará cien días como gobernadora del Valle del Cauca.  Durante ese tiempo su gestión se ha caracterizado, según reconocen diferentes sectores, por un intenso ritmo de trabajo. Lea también: ¿Cómo le ha ido a Dilian Francisca Toro en tres meses de gobierno?

Y aunque hay quienes dicen que la Mandataria en estos meses tiene más anuncios que realizaciones por mostrar, ella asegura que hay  muchos hechos concretos. Sostiene, además, que está satisfecha con su equipo y que seguirá trabajando con el mismo ritmo  durante los cuatro años porque la meta es sacar al Valle del Cauca adelante.  

¿Cómo se ha sentido en estos primeros meses  de gestión?

Muy bien.  Yo estoy muy contenta, trabajando mucho, creo que eso ha sido como la impronta que le hemos dado a la Gobernación:  trabajo, pero lo importante es volver a recuperar el liderazgo del Valle del Cauca.

¿Está satisfecha con lo  hecho hasta ahora?

Sí, a pesar del  poco tiempo, estoy satisfecha, porque hemos hecho muchas cosas. Hemos logrado   estructurar lo que queremos a mediano y largo plazo, y también  hacer las tareas que habíamos establecido para estos tres primeros meses.

 He hecho medición a los secretarios con los indicadores de gestión  del plan de trabajo para tres meses que les dimos a cada Secretaría. Han cumplido unos al 100 %, otros un poco menos, pero por barreras externas, no por capacidad ni por trabajo.  Ha sido un buen balance de  desempeño.

A propósito de secretarios, usted dijo  que el que  no cumpliera en los cien días se iría. ¿Quiénes salen?

Solo voy a hacer unos ajustes y un cambio. Tengo que hacerle un reconocimiento al gabinete y  a la gente de la Gobernación porque el trabajo no lo hace uno solo. El equipo  se ha desempeñado muy bien y me cumplieron indicadores.

 ¿Y esos ajustes dónde serán? 

En Vivienda habrá cambio, porque se va para  Bogotá; el  Jefe de Prensa pasará a asesor cultural y social. El grueso del gabinete sigue.

¿Qué ha sido lo más difícil?

La tramitología  para hacer cualquier cosa. Asesores  están trabajando para reducir trámites  al mínimo, pues hay demasiados. La mayor barrera son los procesos y procedimientos engorrosos, que hace que no tengamos la celeridad que quisiéramos, pero con la reforma administrativa  vamos a mejorar.

¿Y lo más fácil?

No hay nada fácil, pero  a pesar de que  no conocía a muchas personas que están conmigo  ha sido fácil la relación y el trabajo con ellas. Mi ritmo de trabajo no es fácil, pero la gente me ha ido cogiendo el paso.

 ¿Le sorprendió encontrar tan mal al Departamento?

El Departamento tiene dificultades e  instituciones y sectores con muchos problemas, pero en  finanzas y  deuda, se pagó juiciosamente.  Estamos en el proceso de que nos alcancen los recursos y podamos aumentar   ingresos para  funcionar, porque nos dejaron  en categoría especial.

 ¿Hay problemas financieros?

Se está pagando la deuda.  Pero tenemos el problema de  gastos de funcionamiento que  este año suben por la categoría especial  e  incluso en el  presupuesto   se estipuló aumento salarial de 5,5  % a  trabajadores, pero se les va a dar 7,7 %. Hubo que apropiar  cesantías a pensionados. 

La salud tenía  muchos problemas, ¿cuál es el diagnóstico hoy? 

 Hay muchas  dificultades en el sector hospitalario, pero  logramos liberar $60.000 millones para saneamiento de  hospitales públicos, estamos haciendo  gestiones para tener los recursos y entregarlos.

Encontré el hospital de Cartago cerrado  y en los 30 primeros días lo abrimos y está funcionando. Buenaventura,  cerrado y liquidado   y  se hizo una hoja de ruta con el Ministro y   se liberaron los primeros  $7500 millones  y en  7 meses se abre.  Al de Tuluá   se le inyectaron recursos y ya está andando y haciendo cambios para mejorar. El Duarte Cancino tenía muchas dificultades, pero esta semana están saliendo  recursos para pagar a trabajadores y estamos    por  recuperarlo.

¿Y  qué ha pasado con la Ley 550 que se anunció  para el HUV?

El Hospital Universitario es el de mayores dificultades. Enviamos a la  Supersalud   el  plan de salvamento y nos contestó que debemos hacer cambios profundos, porque de lo contrario  entrarían  a tomar acciones.  La Ley 550 es la única salida que le veo al HUV para salvarlo, lograr que funcione y la gente  tenga prestación del servicio. Así se evitan embargos. Hay $30.000 millones  embargados,  se liberarían y no  volverían  a embargar.

¿Y cuándo  estaría listo el proceso para acogerse a la Ley 550?

Se demora porque hay que hacer acuerdo con proveedores y estamos en eso. Del  Ministerio de Hacienda vienen el 11 y 12 a trabajar acá. Como Gobernación  hicimos un acuerdo, avalado por el Ministerio, con Emssanar, a la que le debemos  por no POS  para pagarle en 7 años, $13.000 millones  cada año, y esa plata va para el hospital y  poder pagar proveedores. Además,   le di  $8000 millones al HUV. 

¿Cree que en el  HUV faltó voluntad política  para  buscar una solución definitiva a la crisis?

Sí.  Estas son decisiones duras, que no todos las comparten, pero  que hay que tomarlas  cuando se  necesitan y  creo que es la hora de hacerlo, porque el HUV necesita un cambio profundo. No solo será Ley 550.  Habrá  redimensionamiento y eso lo  están haciendo la Universidad del Valle y  Esap.  Vamos a mejorar  procesos administrativos, facturación, organizarlo. Hay que ser abiertos y transparentes en los  procesos para que  vean que no hay corrupción.  

¿Qué ha pasado con la recategorización del Departamento que se anunció y no se concreta?

Yo lo dije claro:  que estaba en estudio, pero que no había decidido recategorizar. Pienso que deberíamos hacerlo, pero hice  consultas al Contralor General de la Nación y al Contador y estoy esperando.   Seguimos en categoría especial.

La Asamblea la facultó para hacer la reforma administrativa del Departamento, ¿cómo va eso?

La Univalle y  Esap hacen el estudio. La reforma es para  tener un departamento preparado para los retos que enfrenta, que pueda internacionalizarse, que  sea más ágil, eficaz y con procesos más claros y sobre todo,  que se le pueda dar buena atención a los ciudadanos.

 ¿Y qué es lo que quiere hacer?

Inicialmente  he pensado  crear la Secretaría de Desarrollo Económico y de Competitividad. Ya tenemos a la persona que estaría al frente y que  está trabajando para atraer inversión. En ese proceso  están los  centros de emprendimiento, en 8 días  abriremos en Cartago, Buga y Buenaventura. Estarán en las  5  ciudades y  Cali. Esa estrategia se llama ‘Valle in’, o sea innovador, incubador e incluyente.  

También  pensamos crear la autoridad departamental en tránsito, que    además, nos sirve para seguridad vial. Y lo otro es recuperar la Oficina de Valorización para desarrollar proyectos.

Se asegura  que esa reforma es más para acomodar cuotas burocráticas de su sector político...

Siempre que se hace una reforma administrativa dicen que es para eso, les da miedo que los saquen. Lo que quiero es profesionalizar la Gobernación, mucha gente  no ha podido ascender. Muchas cosas  se pueden hacer en la reforma y no quiere decir que vaya a sacar gente.  

¿Pero  saldrá personal? 

No  puedo decir si en algún momento toque mover o sacar  gente, y si se da no es mucha, porque no voy a hacer cambios  tan sustanciales. En cuatro meses debe estar lista.

¿Cómo va  la Licorera del Valle?

Bien.  Se han logrado cosas. El  tema administrativo está funcionado, se cambió el personal y el Gerente tiene conocimiento del mercadeo y de lo que  se debe hacer en la Licorera.  Logramos un arreglo con el distribuidor, que está pagando anticipado, pero de acuerdo con  un plan de mercadeo que establece la empresa y en estos tres meses se han vendido 853.000 botellas. En los últimos 14 años no se había logrado esa venta  en los primeros meses. 

Hay la percepción de que en estos meses se ha dedicado más a hacer anuncios que a mostrar hechos concretos. ¿Qué piensa de eso?

Todo lo que le dicho ya está hecho, no son anuncios. Tengo que decir lo que se hace porque sino,  dicen que no hago nada. Mi gestión en estos días no ha sido de anuncios, hay cosas concretas que mostrar.  El Plan  de Desarrollo ya se está haciendo. Además, tenemos    las escuelas culturales  para  la paz en Cali con  200 promotores en sectores vulnerables para que los niños en las tardes  ocupen el tiempo libre. Y en el Valle  haremos escuelas del deporte para la paz con 400 monitores, el 5 de abril se lanza el programa.

Hay quejas en los  municipios, especialmente en los que perdió su grupo político, de que usted ni los mira…

Perdí solo en dos: Tuluá y Roldanillo. Al primer municipio que fui como gobernadora fue a Roldanillo, he ido dos veces.  Y en Tuluá hice un consejo de seguridad y se hizo intervención integral, como lo hice en Palmira, que fue el primero donde hubo y hoy han disminuido  homicidios  y  otros delitos. Conseguí 8 centros de convivencia ciudadana con el Ministerio del Interior y uno quedará  allá. Descentralicé pasaportes allí, al igual que en Cartago y Buenaventura.

Se asegura que tiene una aplanadora en la Asamblea...

No. Lo que pasa es que cuando uno presenta un proyecto, debe explicar de qué se trata. Por mi experiencia como congresista me he relacionado bien con los diputados, los he invitado a hablar conmigo. Les expliqué para qué era la reforma administrativa e incluso, las dos personas de la oposición aprobaron los proyectos porque le sirven al Valle.

En el Palacio de San Francisco se  comenta que es demasiado controladora y que todo debe pasar por sus manos y que eso ha generado malestar en secretarios y que algunos se han aburrido…

No es que sea controladora, sino que exijo que se cumplan los trabajos que  he encomendado, porque  si no lo hago y si no mido cómo están haciendo las cosas, se van  a tener dificultades y la gente es la afectada. Aquí estamos prestando un servicio público a la gente, que debe ser eficiente y si  no lo es, también se presta para la corrupción. Yo, más que controladora,  soy muy estricta. 

¿Los vallecaucanos le han colaborado?

Sí. Siento que la gente me apoya, he estado trabajando de la mano con el sector empresarial. Necesitamos unidad para poder sacar adelante al Valle y he encontrado  receptividad en empresarios, universidades  e incluso, con estas, trabajaremos con la cátedra de  paz y los acuerdos de La Habana para darlos a conocer en los municipios.

Educación  Recibió la educación con  problemas, ¿hoy cómo está?  Nos están haciendo la primera auditoría para ver cómo estamos. Con la  Ministra y la Directora de la DAF  hicimos  un nuevo plan de desempeño,  vamos bien. Hemos logrado cosas importantes como el acuerdo con el Ministerio por $80.000 millones para  hacer 400 aulas para la jornada única e ingresar  70.000 niños en 4 años.  Ya se está realizando un proyecto con 400 niños de las escuelas para que aprendan inglés. Estamos trabajando con el Ocad   becas universitarias  para los cien ‘Más porras’  (pilos), se aprobó el  bilingüismo intensivo para 1500 jóvenes en las  principales ciudades, eso es un hecho. La Asamblea aprobó una ordenanza para crear 3 fondos:  uno para maestrías y doctorados a docentes,  otro de bilingüismo y el de educación terciaria. El Icetex nos va a aportar recursos para carreras técnicas y tecnológicas. 
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad