Bandas criminales, una guerra que no termina en el Valle del Cauca

Agosto 18, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cartago
Bandas criminales, una guerra que no termina en el Valle del Cauca

Casi a diario el norte del Valle del Cauca suma víctimas en la guerra por el poder que entre las bandas criminales que se registra en varias zonas del país.

El norte, que en la década pasada perdió a decenas de sus hijos por el narcotráfico, hoy pierde otros tantos por la disputa entre las ‘bacrim’. El Dovio, con las cifras más preocupantes.

El 28 de abril, cerca de la plaza central de Zarzal, tres jóvenes cartagüeños que departían en una vivienda fueron masacrados por hombres que se movilizaban en moto.En el hecho no hubo capturas, pero sí una hipótesis que atribuía los crímenes a la guerra por el microtráfico entre bandas criminales, conocidas como ‘bacrim’.>Según las autoridades, cerca del 95% de los 294 homicidios, muchos de ellos en casos múltiples, que se han registrado en el norte del Valle en lo que va corrido del año se debe a la disputa por el manejo de las llamadas ‘ollas’ y al deseo de poder que genera la cultura mafiosa. El coronel Alejandro Pinzón, comandante del Batallón Vencedores, aseguró que deducir que los homicidios están vinculados a la guerra entre las ‘bacrim’ no resulta complicado si se tiene en cuenta el perfil de las víctimas. “En su gran mayoría son jóvenes dedicados a los oficios varios o desempleados. Entre los muertos no hay curas, ni profesores o panaderos”, afirmó.Así, que el narcotráfico, que en la década pasada cobró la vida de cientos de nortevallecaucanos, hoy ‘ajusticia’, en nombre de ‘Los Rastrojos’ y ‘Los Machos’, reductos de una guerra en la que no hay capos visibles pero sí una estructura criminal que busca surgir y recuperar el mando, sería la hipótesis de más peso.Combatirlos no es cuestión sólo de estrategia, ya que “están insertados en la sociedad, tienen vínculos de amistad o de sangre con personas de la región que tienen influencia”, aseguró el militar, al tiempo que le hizo un llamado a la comunidad para que denuncie.Mapa de violenciaDe acuerdo con las autoridades, la presencia de las bandas criminales en los municipios del Norte es activa, aunque en algunos es más evidente, pues el número de homicidios va en ascenso, como ocurre en Bolívar, La Victoria, El Águila, La Unión, Zarzal y Roldanillo.Jhon William Alba, alcalde de este último municipio, sostuvo que esa localidad está afrontando un incremento en las cifras del 80%. De igual manera, su homóloga de La Unión, Alexandra Arias, comentó que la situación allá es preocupante: “sólo contamos con doce policías, que no dan abasto”. El clamor para que se aumente el pie de fuerza es el mismo en toda la región.En El Dovio la actuación de ‘Los Rastrojos’ ha traído consigo la muerte de ciudadanos del común, pero también la de líderes políticos, como el candidato al Concejo Gabriel Castillo y el ex alcalde Luis Fernando Morales.El Mandatario de esta población cordillerana, que el año pasado ocupó el primer lugar en el ranking regional de violencia, según las estadísticas de Medicina Legal, señaló que “lo preocupante es que en la actualidad los homicidios tienen un tiene político, puesto que los grupos armados están amenazando a los candidatos para que se retiren de la contienda electoral”.Incluso, el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, hizo énfasis durante el reciente consejo extraordinario de seguridad realizado en Roldanillo en la presencia de las ‘bacrim’ en esta región del país.“Estamos viendo cultivos ilícitos, laboratorios para producir cocaína, presencia de bandas criminales y un irrespeto por la vida que no podemos permitir y que motivan a reaccionar”, precisó.Por ello, el funcionario del Gobierno Nacional ordenó la planeación de la Operación Troya III, que operaría el próximo mes en la región, en cooperación con la Policía, el Ejército, el DAS y la Fiscalía.Al llamado de la recuperación del orden en la región se sumó el gobernador del Valle, Francisco José Lourido: “Queremos que desaparezcan las bandas criminales y el narcotráfico del Norte, necesitamos vivir en paz”.Casos y avancesEn los últimos meses las masacres en el norte del Valle se han vuelto más constantes. En La Unión, en tan sólo un fin de semana, el del pasado 23 de marzo, se registró el asesinato de cuatro habitantes. También La Victoria ha tenido que enfrentar este año una difícil situación de orden público, a causa de los homicidios múltiples. El primero ocurrió el 3 de abril en un estadero del barrio Fátima, hasta donde llegó un hombre armado y disparó en repetidas ocasiones contra dos jóvenes a los que mató y otro que quedó herido de gravedad. La última masacre ocurrió el pasado 30 de julio, cuando fueron asesinados dos comerciantes en el parque principal, a pocas cuadras de la Estación de Policía.Hasta el momento no se han registrado capturas por estos hechos. Sin embargo, las autoridades señalan que podrían estar relacionados con ajustes de cuentas entre las bandas criminales.También es ceirto que hasta la fecha la Policía y el Ejército han detenido a 32 presuntos integrantes de ‘Los Rastrojos’ en todo el norte del Valle, al igual que han erradicado 75 hectáreas de cultivos de coca equivalentes a más de 550.000 matas.La incautación de más de 1.700 galones de combustible ilegal y de 1.800 kilos de insumos para procesamiento de la planta en el Cañón del Garrapatas también hacen parte de los operativos de recuperación del orden público en la región. Pero las cifras parecen indicar que todavía falta mucho camino por recorrer.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad