Víctimas y exguerrilleros celebraron en Cali un año de los acuerdos de paz

Víctimas y exguerrilleros celebraron en Cali un año de los acuerdos de paz

Noviembre 24, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Proceso de paz

Un año de la firma de la paz se celebró con una misa en la catedral.

Jorge Orozco / El País

“El pueblo colombiano entero no puede permitir que el Acuerdo del Teatro Colón, firmado hace un año, se convierta en un paso atrás o, peor aún, en una mayor barbarie, como ya ha ocurrido en Centroamérica y en otras latitudes, después de los acuerdos”.

La advertencia la hizo el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, durante la homilía que pronunció en la misa con la que víctimas, excombatientes, autoridades y sociedad civil conmemoraron el primer aniversario de la firma del Acuerdo de Paz.

El prelado hizo un llamado para que ese Acuerdo, el cese de hostilidades pactado con el ELN y el desmonte de las bacrim “no se detengan ni sean enredados por la trampa de las mezquindades políticas” e invitó a que las velitas de la noche del 7 de diciembre se conviertan este año en un gesto masivo “para decir que la llama de la vida de cada persona es una llama que todos debemos cuidar y avivar”, en una “simbología de unidad en torno al derecho a la vida, reclamado y reconocido”.

Luego de la eucaristía, las víctimas, que habían organizado un ‘altar’ en el piso de La Catedral con pétalos y velas, tomaron la palabra: Erlendy Cuero, vocera de la Mesa de Víctimas de Cali, le entregó la bandera de Colombia a un tímido excombatiente que llegó a la ceremonia en silla de ruedas.

Lea también: Con reuniones periódicas, Gobierno y Farc velarán por implementación del acuerdo

“No tenemos rencor. Desde el corazón, 200.000 víctimas del conflicto armado en Cali le damos el Sí a la paz”, le dijo mientras sus compañeros se arrodillaron en señal de dolor, pero también de reconciliación, y el resto de asistentes ondeaban banderas blancas.

A su vez, otro exguerrillero con cara de niño evocó al Papa Francisco: “No nos dejemos arrebatar nuestro sueño de paz y no permitamos que se pierda el primer paso que se ha dado”.

Para Fabiola Perdomo, directora territorial de la Unidad para las Víctimas en el Valle del Cauca, el acto de ayer fue “una celebración, porque es un Acuerdo que ha evitado muerte, más viudas y más víctimas. Cuando podemos ver que a nivel nacional se han reducido en un 86 % la declaración de nuevas víctimas, eso hay que celebrarlo, así como que hay tres mil muertos menos producto del conflicto armado”.

Respaldó al Arzobispo de Cali en su convocatoria a la sociedad civil para la defensa de los Acuerdos: “La única forma de blindar este Acuerdo es que la sociedad le diga a los actores políticos, al Gobierno y a las Farc, que el Acuerdo debe implementarse. Si no hay Justicia Especial, no va a haber verdad, justicia y reparación para las víctimas”.

Y sobre la asistencia a la Catedral de excombatientes de las Farc que estuvieron directamente ligados al secuestro de su esposo Juan Carlos Narváez, uno de los diputados del Valle que murió en poder de esa guerrilla, la señora Perdomo reflexionó: “Genera dolor, no lo puedo evitar ni ocultar, pero también genera esperanza de que sí es posible la reconciliación y compartir estos mismos espacios”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad