Salvajismo

Agosto 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Que nueve soldados del Ejército resultaran envenenados a propósito y uno de ellos muriera, luego de consumir una carne de cerdo infectada con un raticida, es un hecho salvaje. Las primeras investigaciones apuntan a que el hombre que se disfrazó de campesino en la zona rural de Tame, Arauca para vender a los militares la carne a un precio menor de lo normal, pertenece al ELN.El resultado son nueve seres humanos víctimas de una barbarie absurda que viola el derecho internacional humanitario. Y un nuevo elemento que crea desconfianza entre los colombianos sobre la sinceridad de la guerrilla en sus declaraciones sobre la paz. Entendiendo que no hay un cese el fuego, los gestos también son útiles y necesarios para demostrarle a la Nación que existe una voluntad de alcanzar la paz y negociar el fin del conflicto.

VER COMENTARIOS
Columnistas