Rumbo a la impunidad

Noviembre 12, 2010 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

El mercenario israelí Yair Klein arribó a nuestro país en 1987 para entrenar a grupos narcoparamilitares que en los últimos 20 años han perpetrado las peores violaciones a los Derechos Humanos.En 2006 fue capturado en Rusia y si el gobierno de ese país acoge la decisión del Tribunal de Estrasburgo de negar su extradición a Colombia, quedará en libertad y sera deportado a su natal Israel.De ocurrir esto, el tribunal contribuirá a mantener impunes los crímenes cometidos por los grupos que él entrenó, y ayudará que siga oculta la identidad de quienes lo trajeron a nuestro país. El Tribunal niega la extradición de Klein aduciendo que en Colombia su vida corre serio peligro, desconociendo que puede obligar al Gobierno colombiano a protegerlo como corresponde.Ello demuestra que para los europeos la defensa de los Derechos Humanos sigue siendo un asunto más de conveniencias políticas que de compromisos reales con la verdad.

VER COMENTARIOS
Columnistas