La Confianza Pública

Marzo 05, 2011 - 12:00 a.m. Por: Anónimo .

Es muy grave que con complicidad de algunos registradores y notarios 150 mil hectáreas pertenecientes a la Nación y a campesinos hayan pasado de forma fraudulenta a manos de particulares.Pero mal hace el Gobierno al incurrir en generalizaciones y calificar de corruptos a todos los notarios y registradores, la inmensa mayoría de los cuales ejercen a cabalidad sus funciones. Sin duda es necesario evitar que continúe el saqueo y la adjudicación de tierras de manera fradulenta, práctica que se remonta a la época del narcotráfico, apoyada por funcionarios venales. Y urgen las reformas para evitar que las oficinas de instrumentos públicos se sigan manejando con criterios clientelistas que ponen en tela de juicio el resguardo de la fe pública.Pero no por ello se debe repetir el libreto de liquidar una entidad con problemas, al tiempo en que se estigmatiza a funcionarios que realizan su labor con ética y rectitud.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad