Acuerdo con Irán

Noviembre 25, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El acuerdo cambia la relación de Irán y la comunidad internacional. Y el ambiente en el Oriente Medio pasará de un estado de preguerra en el cual solo se esperaba la fecha del ataque a las centrales nucleares iraníes, a uno donde la distensión permitirá reintegrar al mercado uno de los mayores productores de petróleo en el mundo".

Este fin de semana el mundo tuvo una buena noticia: Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, China y Alemania llegaron a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.De acuerdo con el Secretario de Estado de Estados Unidos, el acuerdo limita a Irán a producir uranio enriquecido al 5%, lo obliga a deshacerse de que posea al 20% y a dejar de operar el reactor nuclear de Arak durante los primeros 6 meses de vigencia del acuerdo. Barack Obama, recibió positivamente el trato. Dijo que este incluía “limitaciones sustanciales que ayudarán a prevenir que Irán construya un arma nuclear”. Indicó que el acuerdo es “un importante primer paso” hacia un pacto integral que busca poner fin a cualquier amenaza a la paz mundial.En contraprestación se hará un retiro limitado de las sanciones en contra de la República Islámica. Así, Irán podrá continuar desarrollando su investigación en energía nuclear pero tan solo para propósitos pacíficos. Era lo que se buscaba y sobre lo cual parecía imposible llegar a un acuerdo cuando el radical Ahmedineyah se encontraba en la Presidencia del país persa.Tal incertidumbre disparó el armamentismo en el Medio Oriente y alentó a los musulmanes sunitas a hacer cuantiosas inversiones para procurarse acceso a armas nucleares. Ahora, el acuerdo cambia la relación de Irán y la comunidad internacional. Y el ambiente en el Oriente Medio pasará de un estado de preguerra en el cual solo se esperaba la fecha del ataque a las centrales nucleares iraníes, a uno donde la distensión permitirá reintegrar al mercado uno de los mayores productores de petróleo en el mundo. Pese a la noticia positiva, aún quedan obstáculos. Una cosa parece ser el presidente iraní Hassan Rouhani, quien declaró que el resultado de las negociaciones con las seis potencias es que “estas han reconocido los derechos nucleares de Irán” y que se le debe permitir el enriquecimiento de uranio para utilizarlo en plantas de energía. Pero otra cosa son los ayatollahs, los verdaderos dueños del país y quienes se encontraban detrás de todas las declaraciones guerreristas y decisiones temerarias del anterior presidente Ahmadineyah. Lo cierto es que el acuerdo permitirá a los iraníes superar la escasez, la inflación y los males que acumularon durante los años de aislamiento que debieron padecer por el empecinamiento de sus líderes en fabricar armas nucleares.El presidente Obama señaló que todavía hay muchos retos pendientes y que en los meses por venir el reto será buscar un acuerdo duradero y amplio que resuelva este hecho que ha amenazado la seguridad en el Medio Oriente y en el mundo. Por su parte, Israel reaccionó con molestia. Para Benjamin Netanyahu, “este es un mal acuerdo que otorga a Irán lo que deseaba: el retiro parcial de sanciones mientras mantiene una parte esencial de su programa nuclear.Pero es un hecho que este acuerdo significa una distensión real en el Medio Oriente, un freno al armamentismo y mayor seguridad para las naciones amenazadas, entre ellas Israel. Y antes de celebrarlo, hay que exigir que se convierta en realidad y sea verificable.

VER COMENTARIOS
Columnistas