Venezuela ve la reunión de OEA como "acto hostil" y no reconocerá su resultado

Abril 26, 2017 - 05:58 p.m. Por:
EFE / El País 
Samuel Moncada

Samuel Moncada, embajador de Venezuela en la OEA.

EFE / Elpaís.com.co

La misión permanente de Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró la sesión que se celebra este miércoles en la organización sobre su crisis política como "un acto hostil" contra su Gobierno y advirtió que no reconocerá su resultado.

"Es un acto hostil contra Venezuela y para nada ayuda, no reconoceremos lo que ocurra aquí", afirmó el embajador de Venezuela en la OEA, Samuel Moncada, antes de que el Consejo Permanente extraordinario de la OEA comenzara a debatir si se convoca una reunión de cancilleres para abordar la crisis política venezolana.

Lea también: Rajoy pide elecciones en Venezuela antes de llegar a "situaciones extremas"

"El grupo de Estados proponentes no han entendido que una ayuda forzada no es ayuda, es imposición, y a Venezuela nada se impone. Esa imposición destruye la buena fe que es propia de las relaciones entre los Estados miembros", sostuvo Moncada.

Para el diplomático, estos países y el secretario general de la OEA, Luis Almagro, han convertido la OEA "en un campo de confrontación pública que afecta a la situación venezolana" y "están alentando a los grupos más violentos" en las protestas antigubernamentales que se suceden desde hace casi un mes en la nación caribeña.

De nuevo, insistió en que la reunión es "una intervención" en los asuntos internos de Venezuela, bajo la "coerción" de "un país muy poderoso", en alusión indirecta a EE.UU.

"Si existe buena fe, hay un escenario sin los vicios anteriores, una reunión de cancilleres en la Celac, sin la coerción, sin las presiones, como iguales, proponemos y aceptamos el debate", indicó.

Lea también: Oposición de Venezuela exige que inicie proceso de destitución contra siete jueces

Así, Moncada se refirió a la reunión de cancilleres de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac) convocada a petición de Venezuela para el 2 de mayo en El Salvador, con el fin de denunciar "la violencia opositora" en las marchas antigubernamentales.

La Celac, una de las alianzas regionales impulsadas por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, es un organismo en el que, a diferencia de la OEA, no están EE.UU. ni Canadá, dos de los países más críticos con el Gobierno de Nicolás Maduro, y sí está Cuba, aliado del chavismo.

La convocatoria del Consejo de hoy en la OEA la solicitaron 16 países, a los que después se sumó Bahamas: Argentina, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

Para que se pueda convocar una reunión de consulta de cancilleres son necesarios al menos 18 votos (la mayoría absoluta de los 35 Estados miembros).

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, amenazó este martes con comenzar a tramitar la retirada de la OEA si en la sesión convocada en la organización, se aprueba la convocatoria de una reunión de cancilleres sobre la crisis venezolana.

Sin embargo, Venezuela necesitaría esperar dos años y pagar el dinero que adeuda a la OEA en cuotas pendientes, que asciende a 8,7 millones de dólares, antes de quedar desligada del ente, según lo estipula el artículo 143 de la Carta de la OEA, el documento fundacional de 1948.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad