Trump critica a sus asesores por rebajar la dureza del veto migratorio

default: Trump critica a sus asesores por rebajar la dureza del veto migratorio

La primera versión del veto fue bloqueada por los tribunales y tuvo que ser sustituida por una segunda versión, proclamada el 6 de marzo y que ahora se encuentra bajo examen del Tribunal Supremo.

Trump critica a sus asesores por rebajar la dureza del veto migratorio

Junio 05, 2017 - 12:05 p.m. Por:
EFE / El País 
Donald Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

EFE / El País

El presidente de EE.UU., Donald Trump, criticó este lunes a sus propios asesores por rebajar la dureza de su veto migratorio y volvió a arremeter contra el alcalde de Londres, Sadiq Khan, por pedir a sus conciudadanos que mantuvieran la calma tras el atentado de este sábado, en el que murieron siete personas.

Lea también: Cientos de personas marchan en EE. UU. para pedir una investigación contra Trump

Trump acudió de nuevo a Twitter a primera hora de la mañana en Washington para cargar contra Khan, contra su propio Departamento de Justicia y contra los "lentos y politizados" tribunales que mantienen bloqueada la primera y la segunda versión del veto migratorio.


Como ya hizo el domingo, Trump arremetió de nuevo contra el alcalde londinense por decir que "no hay razón para alarmarse" tras el ataque, unas declaraciones que hizo para pedir a los residentes y visitantes de Londres que no se inquietaran por la presencia de agentes armados adicionales en las calles en los próximos días.

"Patética excusa del alcalde de Londres Sadiq Khan que tuvo que pensar rápido en su declaración de 'no hay razón para alarmarse'. MSM (principales medios de comunicación) están trabajando duro para vender esto", dijo Trump en un mensaje en Twitter.


Con los mensajes de este lunes, Trump volvió a sacar de contexto las declaraciones de Khan, el primer alcalde musulmán de Londres.

En otra serie de tuits, Trump consideró que fue un error cambiar la primera orden ejecutiva que firmó el pasado 27 de enero para prohibir la entrada a EE.UU. de los nacionales de determinados países musulmanes y sugirió que su Gobierno debería volver a adoptar una "versión mucho más dura" para hacer frente al terrorismo.

La primera versión del veto fue bloqueada por los tribunales y tuvo que ser sustituida por una segunda versión, proclamada el 6 de marzo y ahora se encuentra bajo examen del Tribunal Supremo.

"El Departamento de Justicia debería haberse quedado con el veto migratorio original y no con la versión aguada, políticamente correcta que ha enviado al S.C (siglas de "Supreme Court" en inglés, Tribunal Supremo)", consideró Trump en Twitter.

El propio Departamento de Justicia pidió el 1 de junio al Tribunal Supremo que revierta inmediatamente el bloqueo judicial que pesa sobre el segundo veto, contra el que falló un juez del estado de Maryland y el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito, con sede en Richmond (Virginia).

Ante esta situación, el Departamento de Justicia argumentó que Trump tiene plenas competencias para decidir sobre la seguridad nacional de EE.UU. y -como hizo con su segundo decreto- prohibir durante 120 días el programa de acogida a refugiados y durante 90 la entrada de ciudadanos de Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia.

Ese segundo decreto, a diferencia del primero, dejaba fuera a los ciudadanos de Irak y modificaba la provisión sobre los refugiados sirios al prohibir su entrada al país durante 120 días y no de manera indefinida, como establecía el veto original.

El Departamento de Justicia está dirigido por el fiscal general, Jeff Sessions, un fiel aliado de Trump, por lo que sus críticas han despertado cierta extrañeza.

"El Departamento de Justicia debería pedir una audiencia acelerada ante el Tribunal Supremo y buscar una versión mucho más dura", subrayó Trump en otro de sus mensajes en Twitter.

El Tribunal Supremo aún debe determinar si acepta el caso del veto migratorio y, para tomar esa decisión, debe examinar la versión de las organizaciones defensoras de los derechos de los refugiados y los inmigrantes, que tienen hasta este 12 de junio para entregar sus escritos al alto tribunal.

En sus mensajes en Twitter, Trump insistió en utilizar la palabra "prohibición", a pesar de que su equipo de comunicación ha tratado de usar cualquier otro término para describir la medida.

"La gente, los abogados y las cortes lo pueden llamar como quiera, pero yo lo estoy llamándolo por lo que necesitamos y por lo que es, una PROHIBICIÓN DE VIAJES", subrayó en Twitter.

En la campaña de las elecciones de 2016, Trump prometió implantar un "bloqueo completo y total" para prohibir la entrada de los musulmanes a EE.UU. y, por ello, los detractores de la medida han usado ese concepto para probar que la medida, en realidad, es ilegal porque viola la libertad religiosa protegida por la Constitución.

Las propias cortes de EE.UU. han usado las declaraciones que hizo el magnate durante la campaña para probar que hay una intención discriminatoria en su veto migratorio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad