Terrorismo del Cáucaso, una amenaza latente para Rusia

default: Terrorismo del Cáucaso, una amenaza latente para Rusia

Las amenazas del jefe del Emirato del Cáucaso de atentar contra los Juegos de Invierno atemorizan al país de los zares. Los últimos atentados en la ciudad de Volgogrado ratifican el riesgo.

Terrorismo del Cáucaso, una amenaza latente para Rusia

Enero 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Especial para El País
Terrorismo del Cáucaso, una amenaza latente para Rusia

El atentado suicida en un trolebús de la ciudad de Volgogrado dejó 15 personas muertas.

Las amenazas del jefe del Emirato del Cáucaso de atentar contra los Juegos de Invierno atemorizan al país de los zares. Los últimos atentados en la ciudad de Volgogrado ratifican el riesgo.

Los dos ataques cometidos en la ciudad rusa de Volgogrado el 30 y el 31 de diciembre, que le costaron la vida a 34 personas, revivieron el miedo al terrorismo, justo cuando faltan escasas cinco semanas para el inicio de los Juegos Olímpicos de Sochi, la ciudad balnearia en el Mar Negro, a los pies de la cadena montañosa del Cáucaso.El Cáucaso norte ruso es una de las regiones más violentas del planeta. De acuerdo con la base de datos Global Terrorism, desde la desaparición de la Unión Soviética en 1991 y diciembre de 2011, hubo 1415 ataques de grupos o individuos de esta región.Los atentados de Volgogrado, que se suman a un tercero cometido en octubre de 2013, son atribuidos al Emirato del Cáucaso, organización dirigida por Doku Umarov, sucesor del famoso Shamil Basayev, y fueron cometidos por una ‘viuda negra’, y por un ciudadano ruso convertido al islam.El Emirato del CáucasoEl Emirato del Cáucaso fue fundado en 2007 por Doku Umarov como entidad sucesora de la desaparecida República chechena de Ichqueria, que agrupaba a los rebeldes chechenos que se enfrentaban al dominio ruso en la región.El grupo propone un Emirato que abarque a las repúblicas musulmanas bajo la sharia, o ley islámica, con el fin de adelantar la jihad, o guerra santa, no solo en el Cáucaso sino a nivel global.El Emirato tiene seis vilayats, o provincias, que reportan a sus respectivos emires, quienes a su vez reportan a Umarov: Chechenia, Ingushetia y Osetia del Norte, Nogay Steppe (que abarca el norte del distrito ruso de Krasnodar y el distrito de Stavropol), Cherquesia y el sur de Krasnodar, Daguestán y Kabardino Balkaria y Carachay.Los ataques más mortíferos cometidos por la organización fueron el atentado en 2009 al Nevsky Express, el tren que va de Moscú a San Petersburgo, con 27 muertos, los dos atentados suicidas en el metro de Moscú en 2010 con 40 muertos, y el ataque en el aeropuerto Domodedovo de Moscú en 2011 con 37 muertos.Los orígenesEl islam ingresó al Cáucaso de la mano de los árabes en el siglo VIII. En el siglo XIX, la Rusia zarista conquistó la región a sangre y fuego. Después de la revolución bolchevique de 1917, estos pueblos respiraron una coyuntura de libertad, cuando fundaron la República Soviética de las Montañas, pero José Stalin la disolvió. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, pueblos enteros, como los chechenos y los ingushes, fueron deportados acusados de colaborar con el nazismo. En 1957, con la desestalinización, volvieron a sus tierras, pero se generaron muchos conflictos con los que ya se habían instalado allí. Al disolverse la Unión Soviética en 1991, los nuevos vientos de libertad alimentaron las ansias de separarse de Rusia.La república de Chechenia fue la primera en reclamar su independencia, pero en 1994, el ejército ruso ocupó Grosny, la capital. Tras una corta guerra, las fuerzas ocupantes fueron derrotadas y Chechenia conquistó su autonomía. En esos años, los rebeldes chechenos, que en principio eran una fuerza moderada que perseguía consignas políticas, empezaron a radicalizarse, recibiendo la influencia de los mujaidines de Afganistán, Pakistán y Arabia Saudita, y extendieron su accionar por todas las repúblicas del Cáucaso.En 1999, los chechenos atacaron una localidad de la vecina república de Daguestán. El entonces primer ministro, Vladimir Putin, electo presidente en el año 2000, eliminó la autonomía de la república y la sometió a sangre y fuego.De Shamil Basayev a Doku UmarovShamil Basayev fue el más conocido dirigente de los rebeldes chechenos, bajo cuya conducción, la ideología radical salafista – wahabita se extendió en la región. En 2002, Basaev dirigió la toma de rehenes en el teatro Dubrovka de Moscú que culminó con el violento asalto de las fuerzas de seguridad y 172 muertos, y en 2004, lideró la toma de un colegio en Beslan, Osetia del Norte, que dejó 331 víctimas, incluyendo 186 niños.Tras la muerte de Basaev en un ataque ruso, el liderazgo cayó en Doku Umarov, quien, en 2007, creó el Emirato del Cáucaso, que tiene vínculos con Al Qaeda. Umarov dejó en claro que el Cáucaso es parte integral de la jihad global: “Debemos reconquistar todas las tierras históricas de los musulmanes, que están mucho más allá que los límites del Cáucaso”, dijo. “Todos los que han atacado a los musulmanes son nuestros enemigos comunes”, agregó.Las políticas represivas del gobierno ruso provocaron la huida de numerosos chechenos a las repúblicas vecinas, lo cual ayudó a extender el movimiento islamista, llevando a su vez a los líderes regionales a tomar medidas represivas similares. Esto, agravado por la difícil situación económica local, de una población cada vez más joven y sin perspectivas, garantizó el crecimiento de la resistencia islámica.Según Ariel Cohen, de The Heritage Foundation, “la respuesta más común de Rusia a la insurgencia en el norte del Cáucaso ha sido de tipo militar y represiva, plagada de corrupción, asesinatos extra judiciales y detenciones administrativas. La tradición local de venganza de sangre magnifica la violencia en un ciclo que se recrea, con miembros de las fuerzas de seguridad ejerciendo actos de violencia contra las familias de los mujaidines, no por órdenes de Moscú, sino de acuerdo con esta tradición”.En julio, Doku Umarov, que había suspendido los ataques terroristas contra civiles, levantó la veda y anunció una campaña contra los Juegos Olímpicos de Sochi, a los que llamó “bailes satánicos sobre los huesos de nuestros antepasados”. El atentado cometido por los dos hermanos chechenos en abril de 2013 durante la maratón de Boston, fue un aviso temprano de lo que estaba por venir.Las ‘viudas negras’Oksana Aslanova, quien habría sido identificada como la que realizó el ataque en la estación de tren de Volgogrado, es una de las famosas ‘viudas negras’, mujeres suicidas que buscan vengarse de la muerte de sus esposos, padres o hermanos cometida por soldados rusos en la guerra o en la actual lucha contra el terrorismo. Aslanova había estado casada con dos rebeldes que fueron asesinados, y fue entrenada en el uso de bombas junto con Naida Asiyalova, quien en octubre cometió otro atentado en un bus de Volgogrado. En los últimos doce años, 46 viudas negras cometieron 26 atentados terroristas que causaron la muerte de cerca de mil personas, según cálculos del sitio web Kavkazkii Uzel. Solo en 2012, en Daguestán, Aminat Ibraguimova, esposa de un líder rebelde asesinado, se inmoló frente a un control policial causando la muerte de seis policías; Risvan y Muslimat Alieva, vecinas de Ibraguimova, se inmolaron matando 14 personas; Saidat Lusipova hizo estallar sus explosivos matando a seis hombres de seguridad y Aminat Kurbanova mató a un sheik musulmán y a seis personas más. Los más graves atentados cometidos por las ‘viudas negras’ fueron los del metro de Moscú en 2010. En 2004, dos aviones Tupolev en viaje de Moscú hacia Sochi y hacia Volgogrado estallaron en el aire por obra dos ‘shajidkas’ (como se les llama), y otra ‘viuda negra’ mató a 11 personas en una estación del metro de Moscú.En 2003, dos mujeres se inmolaron durante una exhibición aérea en Moscú matando 16 personas, y otra terrorista se suicidó al detonar explosivos en el centro de la capital rusa causando seis muertos. En 2002, 19 mujeres terroristas murieron en el atentado al teatro Dubrovka.Las autoridades temen que, hasta el inicio de las Olimpiadas de Invierno, los atentados se repitan en otros lugares de Rusia, y esperan poder impedirlos, gracias al aumento de las medidas represivas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad