¿Qué se puede esperar de la Constituyente de Maduro?

Mayo 07, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz / Reportera de El País
Venezuela

Elías Jaua, ministro de Educación de Venezuela, dice que son solo quinientos o mil manifestantes violentos que quieren acabar con los frutos de la revolución. La cifra de muertos ya sube a 37 y la salida a la crisis, que cada día se incrementa con marchas y protestas, no parece estar cerca.

Agencia EFE

"Creo que es terrible el Poder Constituyente, pero así lo necesitamos, terrible, complejo, rebelde. Es y debe ser —compatriotas— potencia permanente, potencia transformadora, inyección revolucionaria para reactivar, muy de cuando en cuando, nuestro proceso bolivariano".

-Hugo Chávez Frías, enero de 2007.

Durante su segunda posesión presidencial, el padre de la Revolución Bolivariana, se refirió así a la Carta Magna que se adoptó en 1999 en Venezuela y trazó las líneas de lo que sería su Estado ‘ideal’.

Paradójicamente, dieciocho años después y pese a los deseos trasformadores de Chávez, la Carta solo ha sido modificada una vez y precisamente para el beneficio del Gobierno: en 2009 el líder llamó a un referendo para promover la reelección continua e indefinida con la que logró perpetuarse en el poder y mantener su legado, después de muerto, a través de su ahijado político Nicolás Maduro.

Diez años después, las palabras del Comandante son traídas a colación para justificar que —en medio de la crisis alimentaria, médica, laboral, económica, política, social que se vive en Venezuela —se convoque a una Asamblea Nacional. Pero para muchos, no es más que retórica.

Elías Jaua, ministro del Poder Popular para la Educación, sostiene que la Constituyente surge debido a la falta de consenso con los dirigentes de la oposición, que no se logró ni con la mediación del papa Francisco.

El Artículo 347 de la Constitución de Venezuela dice que el pueblo es el depositario del poder constituyente originario y puede convocar a Asamblea Nacional para transformar el Estado.

Pero es aquí cuando, para analistas venezolanos, expertos en política internacional y personas del común, las palabras no empiezan a encajar en el discurso.

Y es que la oposición justamente está pidiendo desde hace más de un año que se cumpla el calendario electoral pero a cambio, la respuesta del Gobierno fue convocar a la Constituyente que recrudeció la violencia desde el lunes pasado, día en el que presidente llamó a la base popular de su país.

Lea aquí: 'Miles de mujeres opositoras marchan en Venezuela contra la "represión" en protestas'.

La cifra de muertos sigue subiendo (ya van 37) y cada pérdida es más incomprensible que la anterior. Muchachos que mueren debajo de tanquetas de la Fuerza Pública, o por heridas con canicas, con balines de acero, con perdigones... mientras los líderes de los bandos se lanzan las culpas y responsabilidades de un lado a otro.

El constitucionalista Hermann Escarrá, miembro de la Comisión para la Activación de la Constituyente, sostuvo para BBC Mundo esta semana que es el momento de incluir en la ley suprema conceptos ya contenidos en el Plan de la Patria.

Este es considerado como el testamento político que dejó Chávez para “acelerar la transición al socialismo y la restitución del poder al pueblo”.

Pero no todos los chavistas o quienes batallaron para encumbrar esa ideología están de acuerdo. Vladimir Villegas, constituyente del 99 y canciller durante el Gobierno de Hugo Chávez, asegura que el oficialismo ahora es minoría y quiere evitar las elecciones porque sabe que puede perder.

Explica, que es más sencillo para Maduro ir a la Constituyente, que está legitimada, para “así comprar tiempo y seguir en el poder sin ir a elecciones”.

                                                        ***
En el papel las reglas están claras. Incluso Jaua, en una entrevista con Caracol Radio, precisó que todo se hará con base en la Constitución vigente. Es decir, que en el decreto de convocatoria se plasma que “es el pueblo venezolano el que puede decidir el futuro de la Patria reafirmando el principio de soberanía, igualdad, paz, democracia participativa multiétnica y cultural”, que la elección de los constituyentes será secreta, directa y universal.

El Artículo 348 agrega que: el Presidente en Consejo de Ministros, la Asamblea Nacional, mediante acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes; los concejos municipales, pueden convocar a la elección.

Y en efecto, así está en la Constitución Política de 1991, pero esto no coincide con lo que dijo Maduro el lunes: “Serán electos unos 500 representantes, una parte por sectores sociales y la otra por municipios, que formarán la Asamblea Constituyente popular, ciudadana, obrera” y no permitirá la participación de personas con filiaciones políticas.

Entonces, muchos de los dirigentes y militantes de la Mesa de Unidad Democrática, que integra a los partidos de oposición, dicen que no van a jugar al ritmo de Maduro.

Lea también: 'OEA celebra su primer Consejo Permanente sin la participación de Venezuela'.

Julio Borges, presidente del Parlamento, dejó claro ese lunes que “cualquier paso en relación a convocar una Constituyente comunal no es otra cosa que la continuación del golpe de Estado”.

A renglón seguido comentó que los constituyentes no van a ser elegidos por el pueblo, sino que serán escogidos “a dedo” y que la energía y recursos que van a poner sobre este proceso, según él, deberían estar en manos de un pueblo que lo que quiere es votar.

Pero hay quienes sostienen que, aún así, la oposición debería lanzarse a la arena electoral porque en los comicios parlamentarios de 2015, pese a toda la maquinaria oficialista, la MUD se quedó con el 56 % de los escaños. Además, ahora tienen a su favor la crispación en la que se encuentra el país.

Elías Jaua, el ministro y ahora coordinador de la Comisión Presidencia de la Constituyente, insiste en que lo que buscan es “un mínimo acuerdo de coexistencia de modelos políticos que son antagónicos”.

Asegura, que no pretenden borrar de tajo el legado chavista, que por el contrario, el objetivo es proteger la Constitución Política y ampliar su capacidad democrática.

Comenta que no entiende la negativa de la oposición, que “lo único que quiere es derrocar el gobierno”, porque los requisitos son los mismos que para cualquier elección: ser mayor de 18 años, comprobar que vive en el municipio para el cuál se quiere postular, o demostrar que efectivamente trabaja para el sector social donde se quiere hacer elegir.

Además: 'Más de 70 detenidos durante protestas serán llevados al tribunal militar de Venezuela'.


Aún así, las palabras siguen sin encajar en cada frase que dice y desdice el Gobierno. El juego es confuso. Tanto, que el viernes pasado la misma Conferencia Episcopal de Venezuela rechazó la convocatoria a la Asamblea Constituyente porque cree que es una iniciativa “peligrosa para la democracia” y por eso, llamó al pueblo a “no resignarse” y “levantar su voz de protesta”.

Niegan detención de oficiales descontentos

El ministro de la Defensa venezolano, Vladimir Padrino, negó en declaraciones exclusivas a EFE, las denuncias de que un supuesto grupo de 85 oficiales de la Fuerza Armada estuviera detenido por algún “descontento” con la actuación del cuerpo castrense durante la actual ola de protestas.

Nicolás Padrino

Nicolás Padrino, ministro de Defensa de Venezuela.

Agencia EFE

“Esa cifra especulativa no existe, no existe tal cantidad de oficiales por subversión, en lo absoluto”, dijo Padrino, quien además es el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, sobre la denuncia hecha por dirigentes de la oposición venezolana.
“Eso es totalmente falso”, añadió.

El general en jefe indicó, sin embargo, que lo que existe en curso es una investigación a tres oficiales subalternos que desertaron de la Fuerza Armada, y han solicitado asilo al Gobierno colombiano.

Estos oficiales están “en calidad de desertores de la Fuerza Armada, el Gobierno colombiano se pronunció sobre un posible asilo, cosa que corresponde al derecho internacional”, indicó el jefe militar que, agregó, ha sostenido conversaciones al respecto con su par colombiano, Luis Carlos Villegas.

Padrino aseguró que no teme por una insurrección militar porque “eso está totalmente negado dentro de la Fuerza Armada”.

El excandidato presidencial Henrique Capriles fue quien hizo pública la denuncia de los supuestos militares detenidos, según él, en una sede de Contrainteligencia Militar por haber expresado su “descontento” con la “represión” de los cuerpos de seguridad contra las manifestaciones opositoras.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad