Padre de suboficial asesinado pide justicia por su muerte

Padre de suboficial asesinado pide justicia por su muerte

Febrero 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
elpais.com.co
Padre de suboficial asesinado pide justicia por su muerte

Raúl Carvajal pide que se haga justicia por la muerte de su hijo Raúl Antonio Carvajal.

Raúl Carvajal señaló que su hijo fue ultimado por no haber participado en un falso positivo.

El padre de un suboficial del Ejército asesinado llevó su cadáver hasta la Plaza de Bolívar, en Bogotá, como una forma de protestar no sólo por su muerte sino también para pedir justicia. Según Raúl Carvajal Pérez, padre del sargento Raúl Carvajal, su hijo fue asesinado en un falso combate sucedido en El Tarra, Norte de Santander, porque él no quiso participar en el homicidio de dos jóvenes que iban a ser reportados como guerrilleros muertos en enfrentamientos. Carvajal Pérez trasladó en un camión el cuerpo de su hijo desde Montería hasta Bogotá. En la mañana de hoy unidades de la Sijín y la Policía Metropolitana de Bogotá realizaron el levantamiento del cadáver. A las 7:00 de la mañana de ayer, un hombre de 63 años con un quepis y una bandera de Colombia puesta a manera de ruana con la foto de un militar en el centro, llegó a la Plaza de Bolívar en un camión azul para protestar por las extrañas circunstancias en las que su hijo, un suboficial del Ejército, fue asesinado.Arribó a Bogotá procedente de Montería de donde salió el pasado 8 de febrero con los restos mortales de su primogénito y con la esperanza de encontrar respuestas a los cientos de interrogantes que tiene sobre su muerte.A Carvajal Pérez le avisaron el 9 de octubre de 2006 que su hijo Raúl había muerto en El Tarra, Norte de Santander, en un combate con la guerrilla el día anterior a las 12:20 de la tarde. Cuatro meses después, cuando pudo sepultarlo, dice, se dio cuenta de que lo habían engañado.“A mi Raúl lo mandaron a matar sus superiores porque él no quiso asesinar a dos muchachos para hacerlos pasar por guerrilleros. Él mismo me llamó 20 días antes de que lo mataran para avisarme que tenía miedo por no haber obedecido”, no duda en afirmar.“Luego hicieron desaparecer a mi nuera y a mi nieta de 30 días de nacida”, agrega.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad