La investigación criminalística, un dilema para las autoridades de Cali

Julio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La investigación criminalística, un dilema para las autoridades de Cali

La Policía enfrenta problemas de cantidad y presupuesto en cuanto a equipos técnicos para investigación criminal.

Aunque recientemente recibió nuevos equipos, la Policía enfrenta problemas de cantidad y presupuesto. Hay duda de si los equipos existentes son suficientes para cubrir la cantidad de denuncias y hechos delictivos que se presentan en Cali diariamente.

A principios de este año la Alcaldía de Cali otorgó al grupo de Policía Judicial, Sijín, nuevos equipos que buscan ayudar a las autoridades a mejorar la seguridad en la ciudad.Instrumentos que extraen información de teléfonos celulares sin importar que hayan sido formateados, lectores de huellas dactilares y graficadores de información judicial, son las principales adquisiciones de las autoridades.En los pocos meses que algunos de ellos llevan en manos de la Policía ya se han visto resultados concretos, como por ejemplo, más de 24 capturas en el mes de enero utilizando el Cellebrite y la Llave Link (ver recuadro).Sin embargo, existe la duda de si estos equipos son suficientes para cubrir la cantidad de denuncias y hechos delictivos que se presentan en Cali y su área metropolitana diariamente. En muchas ocasiones las autoridades se ven limitadas ya sea porque no tienen el número de instrumentos necesarios o porque les faltan los recursos económicos que estos requieren para estar actualizados y en pleno funcionamiento.Un ejemplo de estas carencias se da en el Laboratorio de Balística de la Sijín, donde no pueden realizar independientemente un cotejo de proyectiles porque el Ibis que hay en la ciudad (ver recuadro) está inhabilitado. De estar en funcionamiento, no se retrasarían tanto los procesos. De acuerdo con un miembro de la Sijín, de los 50 casos que han enviado a Bogotá este año para que se realice el respectivo análisis balístico, solo les han confirmado cinco.Morphorap-IDHace tres meses que la Policía cuenta con el Morphorap-Id, un instrumento que permite leer el código de barras de la cédula de ciudadanía y comparar la huella digital de la persona con la de este documento mostrando la información del individuo y sus antecedentes judiciales, si los tiene.Sin embargo, hay uno para Cali y su área metropolitana, por lo cual su uso está altamente limitado y solo es empleado cuando hay operativos importantes de control o cuando las autoridades lo solicitan.Un patrullero de la Policía contó que “no es posible llevarlo al estadio, por ejemplo, porque resulta insuficiente frente a la gran cantidad de gente que asiste. No verificaríamos todos los documentos“.Aunque la Alcaldía de Cali compró 14 nuevos equipos, el lector de huella dactilar del Morphorap-Id solo funciona con la cédula de ciudadanía para hacer la comparación, es decir que si una persona que no tiene su documento no podrá ser plenamente identificada, lo que también representa una demora tanto en este proceso como en caso de emitir una orden de captura, pues en dicho caso las autoridades deben solicitar la información del individuo a la Registraduría. Por razones jurídicas, esta entidad no ha accedido a alimentar al Morphorap-Id con la base de datos civil. Por el momento, este equipo está alimentado con la base de datos judicial, que se actualiza cada tres meses con la información de personas capturadas y sus antecedentes penales.A pesar de esto, en abril de este año la Policía de Jamundí, con ayuda del Morphorap-Id, capturó a dos individuos requeridos por porte, tráfico y fabricación ilegal de armas durante un operativo de verificación de documentos.Sistema IbisDurante un operativo de la Policía se incautaron cuatro armas de fuego. Las autoridades sospechaban de que éstas estaban involucradas en una serie de homicidios ocurridos a principios de este año en Cali. Con un análisis balístico, se comprobó que, efectivamente, las pistolas estaban implicadas en nueve asesinatos.Para llegar a esta conclusión, el equipo de balística del laboratorio Regional de Criminalística #4 de la Policía, disparó estas armas en un medio acuoso que no generara resistencia ni roces con los proyectiles. Luego realizaron el cotejo de los mismos en el microscopio Leika FSC-420 para determinar si eran aptos para enviarlos a Bogotá, donde con ayuda del Sistema Integrado de Identificación Balística (Ibis) se concluyó la participación de las armas en dichos asesinatos.El Ibis es una base de datos que almacena la información única e irrepetible de los proyectiles de armas involucradas en hechos delictivos. Al ingresar la información de una bala, este software muestra hasta 50 posibles coincidencias y es trabajo del perito en balísitica determinar cuál de ellas corresponde a la que se está investigando.Este procedimiento solo se puede realizar en Bogotá, porque aunque en Cali hay un Ibis que fue donado en 1994 a Medicina Legal por una empresa norteamericana, este solo funcionó hasta el 2004 por falta de dinero para actualizar el software y ahora no es compatible para alimentar la base de datos Nacional o hacer los respectivos cotejos balísticos.“Actualizar el Ibis es muy costoso. El software cuesta un millón de dólares y actualizarlo cuesta $700 millones“, explicó el director regional de Medicinal Legal.Cellebrite y Llave LinkEl Cellebrite es un equipo que permite extraer toda la información de un celular sin importar que haya sido borrada. Solo se requiere conectarlo al teléfono y automáticamente recuperará imágenes, mensajes de texto, conversaciones o la lista de llamadas entrantes y salientes.Por otra parte, la Llave Link, muy similar a cualquier memoria USB, recopila toda esta información telefónica en el software que trae instalado, la organiza, la grafica y permite mostrar coincidencias con información de otros hechos delictivos. Aunque en mayo de este año la Alcaldía de Cali otorgó a la Policía las últimas versiones de estos dos instrumentos, desde el año 2008 el laboratorio de Delitos Informáticos de la Sijín ha venido trabajando con sus antecesores conjuntamente en casos de extorsiones, homicidios y atentados.Precisamente, un miembro de la Sijín, encargado de la Llave Link, recordó que en el 2008 pusieron una motobomba frente a la estación de Policía del barrio El Vallado, al oriente de Cali. El explosivo fue activado por una llamada de celular, y a través de entrevistas a personas que se encontraban en el lugar, se determinó que unos sujetos sospechosos habían estado cerca antes de la explosión.La Policía identificó a estas personas, les incautaron los celulares, y con ayuda del Cellebrite extrajeron toda la información de las llamadas que habían realizado. Con la Llave Link, que arrojó también los lugares desde donde se habían efectuado las llamadas entrantes y salientes, graficó esa información y al relacionarla las autoridades descubrieron que esas personas no solo habían estado en el barrio El Vallado el día de la explosión, sino también en Guachené (Cauca) el día en que se había cometido un homicidio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad