Indígenas destruyeron campamento de las Farc en Cauca y exigieron salida de sus territorios

Julio 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE
Indígenas destruyeron campamento de las Farc en Cauca y exigieron salida de sus territorios

Las comunidades indígenas de Toribío exigen que los actores armados salgan de sus territorios.

Así lo dio a conocer James Yatacué, consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas, quien aseguró que que las comunidades se dirigieron a la parte alta del resguardo de Tacueyó y destruyeron uno de los campamentos guerrilleros.

Una comisión de indígenas del Cauca, que se dirigió hasta la parte alta de la zona rural de Toribío, destruyó un campamento de las Farc como parte de las acciones de esta comunidad para exigir la salida de los actores armados de su territorio. Así lo confirmó James Yatacué, consejero mayor de la Acín, quien indicó que "así como una comisión salió a quitar las garitas de la Policía en el municipio, otra fue a hacer lo mismo con la gente de las Farc". Agregó que, a pesar de que no se pudo hablar con uno de los jefes guerrilleros, como tenían pensado, los indígenas "desmontaron lo que tenían en el campamento y lo destruyeron".Horas antes, el secretario de Gobierno de Toribío, Miller Correa, había informado que los subversivos "eludieron a los indígenas" del pueblo Nasa cuando estos les exigieron el retiro definitivo de sus territorios. "Unos 300 guardias y unidades indígenas salieron al área rural en busca de la guerrilla, pero no hubo prácticamente encuentro ni diálogo porque la guerrilla los eludió, salieron corriendo y no le dieron la cara al pueblo", dijo Correa. Los subversivos, al parecer, "trasladaron sus campamentos como suelen hacerlo", admitió el funcionario municipal y añadió que la situación este martes "es de completa calma".El lunes, centenares de indígenas llegaron a Toribío para exigir a las Farc y a la Policía, "a la fuerza", que abandonen las armas y permitan que se imponga la paz en su territorio, que incluye más de una docena de localidades.Los nasas levantaron las barricadas de sacos de arena y palos que rodeaban el cuartel policial de Toribío, donde el próximo miércoles el presidente Juan Manuel Santos realizará un consejo de ministros, para analizar la situación de las últimas semanas en el departamento del Cauca."Hay mucha presencia militar. La gente ha empezado a retornar a sus actividades como de costumbre, y algunos con mucha expectativa de lo que se va a presentar mañana. También muchos de los pobladores que salieron el viernes empezaron a retornar al municipio", añadió Correa.El funcionario precisó que del casco urbano, de un poco más de tres mil habitantes, salieron entre el viernes y el domingo un total de 1.278 personas por temor a los hostigamientos de las Farc y a los enfrentamientos de la Fuerza Pública con esa guerrilla, según un censo de la Alcaldía.Muchas de esas personas "empezaron a regresar", subrayó Correa, quien destacó también que en el municipio prosigue la presencia de centenares de guardias indígenas y de unidades de la Asociación de los Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin). Los hostigamientos de los subversivos desde las montañas vecinas con el lanzamiento de bombas artesanales y algunos disparos, dejaron unas seis personas heridas.El portavoz de Acin, Feliciano Valencia, indicó también este martes que en la visita de Santos y los ministros, los indígenas van a presentar "una propuesta de desmilitarización" y advirtió que "si no salen de aquí, los sacamos nosotros". Explicó: "desde ayer somos más de 1.500 personas tratando de sacar de Toribío a los actores del conflicto, como ya hicimos en Miranda", otro municipio del norte del Cauca."Ellos (los miembros de la Policía) nos dijeron que no van a chocar con la gente civil aunque seguirán las órdenes del Gobierno, que es permanecer aquí. Dicen que si los civiles les respaldan, se retiran", indicó Valencia.El portavoz de Acín recordó que desde el lunes "la guardia indígena entró en el monte para derribar también los campamentos de la guerrilla". Valencia denunció el cansancio de la población después de tantos años "de guerra" y pidió el acompañamiento de organismos internacionales para que se permita el ingreso de los indígenas a los campamentos rebeldes para exigir el cese de fuego."El arma nuestra siempre es la palabra y el diálogo, y también las herramientas jurídicas como la consulta previa y la Constitución", concluyó el líder indígena. Entre tanto, un grupo de subversivos hostigaron a la Fuerza Pública en el corregimiento de El Mango, en el municipio de Argelia. El coronel Ricardo Alarcón, comandante de la Policía del Cauca, indicó que la situación ya está controlada.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad