Farc siguen atentando contra el Derecho Internacional Humanitario

Mayo 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Farc siguen atentando contra el Derecho Internacional Humanitario

De acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario, las Farc violan los principios de limitación y proporcionalidad al utilizar armas que causan daños innecesarios y excesivos, tal es el caso de las minas antipersona que afectan a la población civil.

El posible secuestro del periodista francés, Roméo Langlois, sería otra de las graves faltas de la guerrilla a los derechos humanos. Otros temas como el reclutamiento de menores también hacen parte del horror de las Farc.

Reclutar menores de edad, retener civiles, sembrar minas antipersona y utilizar a la población como escudo son algunas de las violaciones graves que cometen las Farc al Derecho Internacional Humanitario, DIH.Expertos en conflicto armado coinciden en que las infracciones a los protocolos de derechos humanos son uno de los grandes obstáculos que impedirían una posible negociación de esta guerrilla con el Gobierno, debido al repudio que han causado estos hechos en la comunidad internacional. El debate frente al incumplimiento de las Farc al DIH se revivió la semana pasada en el país cuando se conoció el supuesto plagio del periodista francés Roméo Langlois, quien acompañaba al Ejército en un operativo de control al narcotráfico en Caquetá. Aunque la guerrilla anunció en febrero pasado suspender la práctica del secuestro, el Frente 15 habría confirmado tener en su poder al corresponsal de la televisora France 24.De confirmarse el plagio de Langlois, las Farc estarían incurriendo -según analistas- en otra grave falta al DIH al retener a un civil. Uso de armas de daños excesivos La utilización de armas que causen daños excesivos e innecesarios al enemigo es condenada por el DIH, pues viola los principios de proporcionalidad y limitación. En ese sentido, las Farc cometen un crimen de guerra al usar minas antipersona y armas de fabricación artesanal que no tienen control de su dirección ni de su impacto indiscriminado.Pero lo que más preocupa es que estos artefactos no solo causan daño a los uniformados. “La mayoría de las víctimas de la siembra de minas es de la población civil y eso lo condena la comunidad internacional”, recordó Yesid Echeverry, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Icesi. Y es que desde 1990 hasta el 2011 se han registrado en el país 9.584 víctimas de estos artefactos, de las cuales el 10% corresponde a menores, según el Programa Presidencial para la Acción Integral Contra las Minas. En Cauca, Nariño y Caquetá el grupo subversivo utiliza armas como ‘tatucos’ y cilindros que han causado la muerte de miles de civiles. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos también aseguró que las Farc han violado el DIH con ataques indiscriminados, entre esos el atentado con ‘chivas bomba’ en Toribío (Cauca). Reclutamiento de menores La presencia de niños y adolescentes en las filas de las Farc es una de las violaciones más graves que comete esta guerrilla contra el Derecho Internacional Humanitario. Aunque en el país no se conoce una cifra real de los menores que están en la guerra, el Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, estima que serían más de 4.500. El analista internacional John Marulanda recuerda que a pesar de que el DIH señala que menores de 15 años no deben ser combatientes, en el país esta norma se extiende hasta los 18 años.Sin embargo, recientes estudios revelan que las Farc tampoco han respetado el límite de edad que establecen los protocolos internacionales, pues los niños son reclutados desde los 9 y 10 años, y los de 8 son amenazados, según lo denunció hace una semana la ONU. La entidad señala que “las Farc llevan un censo de menores para llevárselos cuando crezcan”. Incluso algunas niñas son víctimas de violencia sexual. Retención de rehenes Uno de los actos de las Farc que más ha condenado el país es el secuestro. De acuerdo con expertos, en el DIH esta práctica se conoce como retención de rehenes, cuando se trata de civiles, y es un crimen de guerra.“Se trata de una falta grave porque se ha convertido en una política de combate y además lo han hecho con fines extorsivos”, señaló el analista internacional Enrique Serrano. Y es que -según la Fundación País Libre- las Farc cometieron entre el 2002 y el 2011 2.678 plagios, lo que las ubica como el mayor secuestrador del país. Se estima que la guerrilla tendría unos 405 civiles en su poder.Hace dos meses las Farc anunciaron el fin de esta práctica, pero hoy es cuestionada por el supuesto plagio del periodista francés, a quien habrían catalogado como un “prisionero de guerra”, término que no se aplica en el conflicto colombiano. En cuanto a la privación de la libertad de uniformados, la guerrilla viola el DIH al ejecutarlos, pues aunque es legítimo capturarlos, deben proteger su vida. Incurrir en perfidia El término perfidia en el Derecho Internacional Humanitario se utiliza cuando uno de los bandos enfrentados utiliza emblemas y símbolos de actores neutros, como la Cruz Roja y las misiones médicas, con el fin de engañar al enemigo y ocasionarle daño.En ese sentido, expertos coinciden en que las Farc han caído en esta violación al disfrazarse de civiles en los combates para simular protección. En departamentos como el Cauca y Caquetá las Fuerzas Militares han denunciado que la guerrilla utiliza esto como una estrategia de guerra.“Los civiles son personas protegidas , entonces cuando un guerrillero se camufla en la población está violando el Derecho Internacional porque engaña a su enemigo, a no ser que lleve el arma a la vista”, manifestó Juan Carlos Varona, experto en DIH. Otra de las infracciones del grupo subversivo a estos protocolos internacionales tiene que ver con la utilización de las viviendas de los pobladores como refugio. En municipios del Cauca los militares y policías también han señalado que los guerrilleros les disparan desde las casas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad