El papel de los mediadores para el proceso de paz en Colombia

El papel de los mediadores para el proceso de paz en Colombia

Septiembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País | Colprensa
El papel de los mediadores para el proceso de paz en Colombia

Andrés Pastrana y las Farc crearon una comisión de acompañamiento conformada por 26 países y algunos delegados especiales de las Naciones Unidas y de la Unión Europea.

Venezuela y Chile servirán como países acompañantes. Por su parte, Cuba y Noruega serán garantes; el primero por ser sede de los acercamientos y el segundo por su experiencia en negociaciones de paz.

Hasta ahora, cuatro países están comprometidos con el proceso de paz que se iniciará entre el Gobierno colombiano y las Farc: Venezuela y Chile servirán de acompañantes. Cuba y Noruega serán garantes en el proceso; el primero, como sede de los acercamientos y el segundo, por su experiencia en negociaciones de paz. El presidente Juan Manuel Santos aseguró que está abierta la puerta para que otros países puedan participar en las negociaciones. Sin embargo, inquieta el papel que jugarán estos actores en la mesa de diálogo. Analistas se preguntan si su tarea sólo será de observación y acompañamiento, o si la comunidad internacional tendrá la autoridad para exigirles a las partes el cumplimiento de los acuerdos.El exmagistrado de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, considera que una intervención internacional directa sí resulta conveniente porque en ese caso, entraría en juego un rol mediador que podría ayudar a que se dé un consenso entre el Gobierno y las Farc.Explicó que esa mediación depende de las facultades que se les otorgue a los actores internacionales. A su juicio, el fracaso del proceso de paz con Pastrana “no se debió a la intervención extranjera sino a la actitud de la guerrilla que rompió unilateralmente las negociaciones”.Gustavo Sierra, docente de relaciones internacionales de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, dijo que la intervención de la ONU durante ese proceso “fue muy tímida y blanda”.Esto último, según explicó, porque estaba interviniendo por medio de la “misión de buenos oficios”, una figura que no permite que el organismo les exija a las partes el cumplimiento de los acuerdos, ni el respeto por el Derecho Internacional Humanitario, “simplemente es una mediación internacional sin ninguna fuerza”.Sostuvo que en el actual proceso, si llega a darse la intervención de la ONU, debe ser a través de una misión de verificación como en los procesos de paz en El Salvador y Guatemala. “Así cumpliría una función más efectiva y puede exigir la humanización del conflicto armado”.José Yesid Córdoba, abogado de la Universidad del Rosario, dice que la interferencia de terceros Estados y de actores garantes es fundamental para darle credibilidad al proceso, y para que las partes sientan confianza. “Las Farc en este momento sienten seguridad por Cuba y Venezuela, mientras que el respaldo del Gobierno radica en Noruega y Chile”.Insistió en que se debe limitar la participación internacional a pocos países o actores, porque “la paz es un asunto de los colombianos, quienes hemos vivido en la guerra somos los que tenemos que buscar la mejor alternativa para llegar a esa anhelada paz. La reconciliación y la capacidad de sobreponernos recae sobre nosotros”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad