Hasta los ojos se afectan por estrés, esta y otras 5 enfermedades que puede evitar

Hasta los ojos se afectan por estrés, esta y otras 5 enfermedades que puede evitar

Octubre 26, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Estrés Ansiedad

Sistemas como el cardiovascular, el inmunológico y el endocrino pueden afectarse con el estrés. Los ojos también se afectan. Conozca las enfermedades asociadas más comunes.

Pexels

El estrés es inherente al mundo moderno. Las múltiples ocupaciones, preocupaciones y problemas de todo tipo, entre ellos, los de índole familiar, de pareja, económicos, de salud y laborales generan todo un cúmulo de reacciones biológicas y psicológicas en las personas.

Sin embargo, no todos los seres humanos cuentan con las herramientas suficientes para controlar ese tipo de situaciones que aceleran el corazón, confunden el pensamiento, alteran los ánimos y hasta quitan el sueño.

Y es entonces cuando el estrés se torna crónico, se sale de las manos y termina por pasar su cuenta de cobro en la salud.


De hecho, tal como lo explica Martha Isabel Pérez, especialista en ayuda psicosomática adscrita a Colsanitas, “cuando el estrés se prolonga, el paciente puede incurrir en conductas que no son saludables y se vuelven factores de riesgo para desarrollar enfermedades. Por ejemplo, con el estrés elevado el paciente puede aumentar el consumo de cigarrillo y alcohol, llevar una vida sedentaria, así como preferir comida que tiene grandes cantidades de grasa, azúcar y sal”.

Lea también: 'El alto nivel de estrés puede aumentar el riesgo de infarto, ¡cuídese!'.

Lo peor, según la profesional, es que se puede entrar en un círculo vicioso en el que el estrés conduce a disparar o agravar la enfermedad y a la vez esta conlleva estrés.

Las más comunes

Colon irritable
Dolor abdominal, cambios en las deposiciones, gases y distención son algunos de los síntomas que puede presentar en sus sistema digestivo un paciente con estrés, tal como lo confirma la doctora Pérez. Es usual que ante situaciones demandantes y de ansiedad el intestino se contraiga más.

Enfermedades cardiovasculares

Ante episodios estresantes el corazón se tensiona de varias maneras: aumenta la frecuencia cardíaca y constricción de las arterias, lo que incide en que la presión arterial se eleve. En las últimas décadas, cada vez más se asocia el estrés como un factor psicosocial que, sumado a otros factores de riesgo, desencadena enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica o acelera la ocurrencia de un accidente cerebro vascular.

Estudios sobre el estrés y la salud cardiovascular relacionan el riesgo de sufrir infarto agudo de miocardio, arritmogénesis o muerte súbita durante las 2 horas seguidas a un evento de alteración emocional.

Enfermedades de la piel
Personas con estrés crónico son más susceptibles a las enfermedades inflamatorias, ya que se suprime la respuesta del sistema inmunológico para reaccionar a los agentes que la desencadenan. Las enfermedades más comunes a las que se expone este tipo de pacientes son el eccema, el acné y la psoriasis, ya sea que con el estrés aparezcan o empeoren. Se caracterizan por enrojecimiento de la piel, erupción cutánea, inflamación, comezón y ardor.

Además: '¿Loco de ira?, 10 consejos para no dejarse llevar del 'mal genio''.

Los brotes de psoriasis están relacionados con el estrés junto a otros factores genéticos y ambientales. Esta enfermedad se caracteriza por la presencia de parches gruesos rojizos con escamas blancas en los codos, rodillas, palmas de las manos, la parte baja de la espalda y hasta el cuero cabelludo, en algunos casos.

Enfermedades autoinmunes

El lupus y la artritis reumatoide son las más comunes. Estas ocurren porque el sistema inmunológico ataca y debilita por error el tejido corporal sano. Los estudios indican que ante el estrés fuerte se liberan glucocorticoides en mayor cantidad y desencadena en un mal funcionamiento del sistema de defensas.

Problemas con el ciclo menstrual
Los desajustes a nivel bioquímico que ocasiona el estrés afectan considerablemente la salud de la mujer. “Puede suceder que se alteren los ciclos menstruales, ya sea que se retrasen, sean cortos o se ausenten”, explica la doctora Pérez. El estrés crónico mantiene una liberación excesiva de sustancias que cambian las reacciones del organismo.

Diabetes

Lidiar con el estrés puede convertirse en una barrera para controlar la glucosa en sangre. Tal como lo advierte Pérez “para liberar la tensión se pueden comer compulsivamente alimentos que elevan los niveles de glucosa, como la comida ultraprocesada, rica en azúcar refinada. Y cuando el organismo libera mucho cortisol pone a circular altos índices de glucosa en sangre y afecta el manejo de la diabetes”.

Cómo afecta los ojos

Según estudios del Departamento de Salud Pública de la Ucla, “estar hiperconectado a los equipos electrónicos aumenta los niveles de cortisol en el organismo y esta reacción en nuestro cerebro es la misma que tenemos cuando estamos a la defensiva o al acecho, lo cual, a mediano plazo genera altos niveles de estrés”.

Los ojos llegan a sufrir estrés visual o astenopia con la alta demanda de estar siempre conectados. “Los ojos esfuerzan su enfoque y repetidamente tienen que ajustarse a distancias variables, cambiando entre diferentes dispositivos y caracteres cada vez más pequeños y pixelados que muestran las pantallas. Además, tienen que soportar el brillo de la pantalla y exponerse al daño de la luz azul-violeta nociva”, comenta Nubia Bejarano, optómetra del Grupo Essilor. “Así, cuando las personas creen estar relajadas delante de una pantalla, sus ojos no dejan de trabajar”, agregó.

Lea aquí: '¿Cómo ganarle la 'batalla' a la ansiedad? Siga estos seis ejercicios en casa'.

Según estudios de Audirep, instituto independiente de estudios de marketing, el estrés visual ocasiona molestias oculares en un 88%, visión borrosa en un 47% o dolor de cabeza en un 39%. Dos de cada tres personas, sienten que para ver bien las pantallas requieren de un esfuerzo adicional, tres de cada cuatro reportan uno o varios de estos síntomas en su visión, y el 70% se queja de dolor de cuello y hombros por la utilización de las pantallas.

Con tan contundentes cifras parece ineludible que todas las personas necesiten nuevos hábitos y utilización de gafas aunque norequieran corrección de la visión.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad