¿Crispetas y perros calientes saludables?, estos son 10 alimentos muy ricos y nutritivos

default: ¿Crispetas y perros calientes saludables?, estos son 10 alimentos muy ricos y nutritivos

Conozca las comidas más completas para brindarle a sus hijos todos los nutrientes y vitaminas necesarios para su correcto crecimiento y desarrollo.

¿Crispetas y perros calientes saludables?, estos son 10 alimentos muy ricos y nutritivos

Septiembre 28, 2017 - 11:52 p.m. Por:
Elpais.com.co
Crispetas

Para que los niños no se aburran de comer lo mismo, se recomienda servirles la comida de manera original y divertida, para que llame su atención.

El País.com.co

Cada vez las madres cuentan con menos tiempo para cocinar, debido a los compromisos, el trabajo y las labores del hogar. Sin embargo, esto no debe ser un impedimento para servirles a sus hijos alimentos balanceados y saludables.

De hecho, cuidar la alimentación diaria de los más pequeños de la casa permite que adopten hábitos saludables que les acompañarán el resto de sus vidas, para que tengan un riesgo menor de desarrollar obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Para Lina María Valencia, nutricionista y dietista, directora y fundadora del centro de nutrición y bienestar ‘Nutrición en Movimiento’, en este proceso los primeros cinco años de vida son cruciales, porque en ese periodo deben recibir alimentos que contengan nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Entre ellos, la vitamina A y minerales como el hierro, el zinc y el calcio.

“Actualmente contamos con diversas opciones de víveres en el mercado, solo es necesario aprender a escoger qué es lo más conveniente para alimentar a los más pequeños y llevarles alternativas variadas y deliciosas”, afirma Gabriel Gómez Morales, director médico regional del área de Nutrición en Abbott.

Macarrones

La pasta es una excelente fuente de energía y sus distintas formas y colores hacen que los platos resulten muy atractivos para los niños.
Así opina Gabriel Gómez, quien sugiere asegurarse de elegir la de grano entero, “para que les brinde saciedad. Se puede acompañar con vegetales nuevos cada vez”.

Fríjoles

Según el doctor Gómez son una excelente fuente de proteína y fibra, importante para reducir los niveles de colesterol en sangre y el riesgo de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer.
Contribuyen a mejorar la salud cardiovascular, tienen un bajo contenido de grasa y pocas calorías.
Se pueden agregar a sopas, guisos, arroz y ensaladas, entre otras preparaciones. Otra opción es usar fríjoles enlatados como merienda.

Camarones

Son rápidos y fáciles de cocinar. “Resultan los más indicados en la dieta de los niños por su calidad, ya que contienen escasa cantidad de grasas saturadas y una importante proporción de ácidos grasos Omega 3”, comenta Gómez.

“Aportan proteínas, vitamina E y B12 (que ayuda a transformar los hidratos de carbono en energía) y minerales como selenio, fósforo, zinc y yodo, que estimulan el funcionamiento del cerebro” explica la nutricionista y dietista Lina María Valencia. Por ser altamente alergénicos, es decir, que pueden generar alergias, se recomienda iniciar su consumo a partir de los 2 años, más si alguno de los padres presenta alergias alimentarias. Puede servirlos con un aderezo o mezclarlos con pasta en una comida principal.

Batidos

Una forma de darles a los niños la energía y la fibra que necesitan es con un batido recién hecho, tal como lo confirma el doctor Gómez.

Se puede preparar licuando sus frutas favoritas, con una base de agua, leche o yogur. De hecho, las frutas no pueden faltar en la dieta de los niños, ya que son ricas en vitaminas y minerales esenciales y antioxidantes. Igual importancia tienen los lácteos, por su aporte de proteína y calcio.

Pimentón

Crujiente, colorido y lleno de antioxidantes, betacaroteno y vitaminas A, C, E, B1, B2, B3 Y B6, previene enfermedades degenerativas y crónicas.
Tiene un aporte calórico importante, mucha agua y casi no tiene grasas.

“Contiene cantidades de minerales como magnesio, fósforo, potasio, calcio, ácido fólico, entre otros. Es recomendado para los pequeños porque favorece la formación de colágeno, huesos y dientes, estimula el crecimiento del cabello y las uñas y favorece la visión y las mucosas”, asegura Valencia.

Refuerza el sistema inmunológico, ayudando a la creación de glóbulos rojos y blancos.

Para involucrarlo en la dieta de sus hijos inclúyalo en los platos de sal como guisos, salteados o asados. También se pueden servir como merienda, acompañados con un aderezo de fríjoles.

Palomitas de maíz

Contienen antioxidantes, fibra y granos integrales, lo que las convierte en un excelente aperitivo. “Dado que son un grano entero natural, contienen toda la fibra del salvado, minerales, vitaminas del complejo B y vitamina E”, precisa la profesional en nutrición. Se les puede dar un toque extra de sabor agregando una pizca de queso parmesano o canela.

Perros calientes de pavo

Los perros calientes con salchicha de pavo son una buena fuente de proteína y tienen menos grasa saturada que los de embutidos regulares. Eso asegura Gómez, quien agrega que el componente principal del pavo es el agua, que representa alrededor del 75% de su composición, lo que hace que sea un alimento con pocas calorías. “Entre los minerales que contiene se destacan el magnesio, el zinc, el potasio, el fósforo y el selenio. Y las vitaminas que aporta son las del grupo B, como la niacina, vitamina B6 y B12 y ácido fólico, agrega Lina María Valencia.

Paletas de fruta

Una opción que sin duda atraerá a los niños. Lo mejor es que sean preparadas en casa o a base de fruta natural, lo que los salvará de todo el azúcar de un helado regular.
No solo son refrescantes, sino que son una fuente de energía y nutrientes. “Un helado de frutas con leche aporta carbohidratos, grasa y proteína. También vitaminas A, C, D, E y K” declara Valencia.

Mantequilla

La mantequilla es una fuente fácil de absorber, rica en vitamina A, que favorece la visión y el sistema endocrino.

Ayuda a mantener la salud intestinal y el desarrollo del sistema nervioso y cerebral en los jóvenes.

Puede agregar una pizca a las verduras al vapor.
Elija la que está sin pasteurizar.

Aguacate

Para el doctor Gómez esta es una excelente opción, ya que tiene un alto contenido de grasas saludables que reducen el colesterol malo. Contiene fibra, que ayuda a estabilizar el azúcar en sangre y vitaminas que benefician el metabolismo de los niños como la E y D, necesarias para absorber el calcio y el fósforo. Fortalece la salud de huesos y dientes y se puede esparcir en tostadas, galletas, hamburguesas y sándwiches.

Recuerde:

La nutricionista y dietista Lina María Valencia explica que todos los nutrientes son importantes, pero que hay cuatro que resultan fundamentales:

Hierro y zinc: presentes en las proteínas (carnes, pollo, pescado o huevo). Son de alto valor biológico y permiten que el cuerpo haga el máximo aprovechamiento de ellas.

Vitamina A: son fuente de este nutriente las hortalizas de hojas verdes, como las espinacas y las lechugas. También se encuentra en las frutas o vegetales de colores rojos, amarillo y naranja intenso, como papaya, zanahoria, mango, zapallo o calabaza.

Esta vitamina está directamente implicada en procesos biológicos de crecimiento y desarrollo y del metabolismo de otros nutrientes.

Calcio: principal mineral presente en los huesos. Hace parte fundamental de la mineralización ósea para el crecimiento de los niños. Puede consumirse en la leche, el queso, el yogur, el kumis y todos los derivados lácteos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad